La actividad económica podría descender entre un 9 y 12%

SPC
-

Unicaja prevé que en 2021 la economía regional podría crecer entre un 6,9 y un 8,5 por ciento

La actividad económica podría descender entre un 9 y 12%

La actividad económica de Castilla y León podría descender entre un 9,1 y un 12,1 por ciento en 2020, según el último número del informe trimestral ‘Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León’ elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, y que constata un «fuerte descenso» en la economía regional dentro de la crisis generada por la pandemia sanitaria del coronavirus. De acuerdo con sus estimaciones, dentro de una contexto de «gran incertidumbre», en el escenario más favorable, el hundimiento de la actividad económica estaría en línea con la media de España, «sin que pueda descartarse un mayor impacto si la situación sanitaria empeora», según se indica en el informe. De hecho, esta misma semana la Airef estimó una histórica caída del PIB autonómico durante el segundo trimestre cercana al 15,5 por ciento, lo que supondría perder más de 2.500 millones de euros de producción en tres meses.
Por otra parte, el informe de Unicaja Banco pronostica que la actividad comenzaría a recuperarse a partir del segundo semestre del año y en 2021 la economía regional podría crecer entre un 6,9 y un 8,5 por ciento. Sin embargo, «la incertidumbre sigue siendo muy elevada, lo que confiere una gran complejidad a la realización de previsiones», destacaron fuentes de la entidad. En cuanto al empleo, en el acumulado de enero a junio de 2020, el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social ha descendido un 1,6 por ciento, en términos interanuales, con una caída generalizada en toda la Comunidad.
En lo que respecta a las previsiones económica de las provincias, Unicaja Banco pronostica caídas de la actividad en 2020 que podrían oscilar entre el 7,9 por ciento de Ávila y el 10,3 por ciento de Burgos, y, en la situación más desfavorable, los descensos podrían variar entre el 11,5 por ciento de Segovia y el 12,8 por ciento de Burgos.
Según las estimaciones del Indicador Sintético de Actividad, en el primer trimestre de 2020 la actividad económica registró un retroceso generalizado en las provincias de Castilla y León, superando el promedio regional (-3,2 por ciento) en Burgos (-3,7 por ciento), Palencia (-3,5 por ciento), León (-3,4 por ciento) y Zamora (-3,4 por ciento), si bien estas tasas no serían estrictamente comparables.