scorecardresearch

Mañueco traza una hoja de ruta hasta el 13 de febrero

SPC
-

El presidente establece diez «líneas fundamentales» de trabajo y reclama a su equipo «dedicación completa» con la consigna de que «la Junta no se para»

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (2i), llega junto a todos sus consejeros, a excepción de Juan Carlos Suárez-Quiñones, a la toma de posesión de Alejandro Vázquez (2d). - Foto: Ical

Primer día de colegio con un buen número de deberes. El máximo responsable de la Junta de Castilla y León,Alfonso Fernández Mañueco, presidió ayer el primer Consejo de Gobierno solo con miembros del PartidoPopular tras cesar este lunes a los cuatro de Ciudadanos y convocar elecciones anticipadas para el 13 de febrero en la Comunidad. Durante el encuentro, el presidente autonómico dibujó ante sus compañeros de gobierno y de partido las líneas maestras para el funcionamiento de la Junta de Castilla y León durante las próximas semanas. Para ello ha establecido diez puntos clave sobre los que se deben asentar los pasos que de el Ejecutivo regional hasta entrar en funciones el próximo 14 de febrero, donde la sanidad, la recuperación económica y los fondos europeos tendrán una importancia capital.

Con la idea de que el Gobierno «no se para», tal y como ya repitió este lunes en varias ocasiones el propioFernández Mañueco, el consejero de Economía y nuevo portavoz autonómico,Carlos Fernández Carriedo, desgranó ayer lo aconteció durante este primer Consejo de Gobierno donde no se aprobó ninguna medida y sirvió como toma de contacto ante ciclón político desatado este lunes. En este encuentro, Fernández Mañueco instó a los consejeros a continuar con sus tareas «al servicio» de las personas de la Comunidad, con una «dedicación completa», puesto que hasta el 13 de febrero, la Junta mantiene todas sus competencias, fecha en la que entrará en funciones.

Fernández Carriedo, que ya fue portavoz de la Junta durante el primer Gobierno de JuanVicente Herrera a principios de siglo, defendió que continúa su actividad un Ejecutivo que es «eficaz», que tiene «experiencia» y que está «centrado» en las personas de Castilla y León. Asimismo, el también consejero de Economía y Hacienda, y desde hoy de Empleo e Industria en sustitución de Carlota Amigo, destacó que el Gobierno autonómico, el primero en solitario del PP que preside Mañueco, quiere hacer del diálogo una seña de identidad y un instrumento de trabajo. Esta línea, dijo, marcará la relación con los agentes económicos y sociales del Diálogo Social, con los sindicatos, los colegios profesionales y el resto de instituciones, tanto el Gobierno, como las corporaciones locales.

En conjunto, el portavoz recalcó que Fernández Mañueco situó como prioridad la protección de los ciudadanos en este momento, así como la «modernización» y el trabajo por el futuro de la Comunidad. Además, estableció, dijo, diez líneas fundamentales de tarea para las próximas semanas. Unos puntos sobre los que el Ejecutivo trabajará que con carácter «inmediato», y recordó que el presidente les pidió a todos que dediquen todo su tiempo, interés y atención al servicio de estos objetivos. 

La primera, es la crisis sanitaria, la lucha contra la pandemia, la prestación de un servicio de calidad en condiciones de igualdad y equidad. La segunda, continuó, es la recuperación económica y del empleo, para alcanzar cuanto antes y como estaba previsto los niveles de actividad y PIB anteriores a la pandemia. En tercer lugar, Mañueco situó la continuidad de los aspectos presupuestarios, con la aprobación de la prórroga el las cuentas el 30 de diciembre, con el fin de garantizar el trabajo ordinario de la Comunidad. En cuarto lugar, colocó la gestión de los fondos de la Unión Europea, en especial, los Next Generation. Además, su agenda incluye la garantía de los servicios públicos -sanidad, educación y servicios sociales- y la protección social de los más necesitados; la negociación de la PAC y el apoyo a agricultores, ganaderos y el sector agroalimentario; el compromiso con el mundo rural, con sus actividades y los servicios en el territorio, y la financiación autonómica, después de que el Gobierno remitiera un primer documento de trabajo, al que la Comunidad tiene de plazo hasta enero para responder. Además, Fernández Mañueco quiere que Castilla y León siga siendo una referencia en transparencia y el buen gobierno, como una seña de identidad y consolidar la idea de Castilla y León como comunidad abierta, que refuerza el compromiso futuro con España y la nación española.

Durante su intervención ante los medios, Fernández Carriedo fue cuestionado por el movimiento realizado por el presidente Fernández Mañueco al adelantar las elecciones autonómicas, e hizo suyo el relato llevado a cabo hasta ahora por el máximo responsable de la Comunidad. «El PSOE ha venido buscando apoyos durante los últimos meses para poner sobre la mesa una segunda moción de censura con visos de salir adelante», explicó, al tiempo que también hizo hincapié en el «riesgo real» de ser descabalgados delGobierno regional. Así, aseguró que el presidente autonómico se encontraba en una «encrucijada» al enfrentarse a una posible moción «que diera pie a un Gobierno Frankenstein». «Mañueco ha decidido que sean los ciudadanos los que hablen y elijan, y no los despachos», concluyó Fernández Carriedo.