Roban 30.000 € en tabaco a un transportista mientras comía

A.G.M.
-

Los ladrones forzaron la puerta de la furgoneta, que estaba aparcada en las inmediaciones de la calle Tudela, y a plena luz del día. Se llevaron más de 5.000 cajetillas y otros productos

Cajetillas de tabaco

La Policía Nacional investiga un robo de un cargamento de tabaco a un transportista de Valladolid, a plena luz del día y en pleno centro de la ciudad. El asalto se produjo mientras el repartidor comía en las inmediaciones de la calle Tudela, un tiempo que aprovecharon los ladrones para forzar la puerta del furgón y vaciarlo, según informan fuentes policiales a este periódico. La mercancía está valorada en más de 30.000 euros, ya que guardaba en ese momento más de cinco mil cajetillas.
El robo se produjo el jueves 6 en la calle Tudela y está en manos de un equipo de investigación de la Policía, que está analizando ya las grabaciones de seguridad de las cámaras de la zona para tratar de localizar cualquier indicio que les ponga la pista de la identidad de los autores.
Porque, según las mismas fuentes, se trabaja sobre la hipótesis de que fueran varios los autores del asalto, ya que tuvieron que hacerlo en pocos minutos –en lo que dura una comida en horario laboral de un transportista– y había esas más de cinco mil cajetillas y otros productos tabacaleros; la furgoneta quedó completamente vacía.
Lo que nadie tiene claro es si fue obra de una banda organizada que se dedique a la vigilancia y asalto de este tipo de transportistas o si puede estar detrás del robo unos delincuentes con menor nivel de profesionalización que pudo ver la ocasión del asalto «fácil».
En abril de 2018 hubo un robo con violencia a un estanquero en la zona del Cuatro de Marzo (en este caso solo de un dinero que él iba a ingresar en una sucursal bancaria) que fue obra de unos delincuentes comunes, no de ninguna banda especializada. Ese fue un caso, con un botín de 90.000 euros, que se ha saldado con una condena de tres años y siete de cárcel para uno de los presuntos autores.
OTROS CASOS

Nada que ver, en cambio, con la banda desarticulada a finales de ese mismo 2018 por la Guardia Civil, en una investigación que les llevó hasta Vallecas. Aquel era un grupo especializado en el que los ladrones se repartían las funciones de vigilancia y robo.
Parte de la banda se dedicaba a controlar la salida de camiones de la empresa Logista-España, para su distribución a estancos, a los que seguía hasta los estancos y saber así dónde podía haber mayores cantidades de tabaco. Después realizaban un estudio del lugar y del estanco, viendo especialmente la facilidad para acceder al mismo, mediante la modalidad del butrón, desde locales colindantes. Así fue como asaltaron dos en la provincia de Valladolid, en los municipios de Medina de Rioseco y Villalón, en los que obtuvieron unos 200.000 euros en mercancía.
Una vez que lograban el botín, regresaban a Madrid, para ya, con el resto de los componentes de la organización, desplazarse durante las noches, a otros puntos. Usaban furgones de alquiler para los robos y para transportar la mercancía, así como coches para las vigilancias.