scorecardresearch

La pandemia sube el censo de pueblos cercanos a la capital

R.G.R
-

Pueblos medianos a media hora de la capital cambian la tendencia descendente en el último año y medio y suben sus censos gracias a parejas huyendo del virus

Un vecino de Traspinedo entra en su vivienda. - Foto: Jonathan Tajes

Los municipios en un radio de 20 kilómetros de la capital están notando un incremento poblacional ocasionado por la pandemia. El miedo a los contagios ha ocasionado un cambio de tendencia en la búsqueda de vivienda por parte de los compradores vallisoletanos, que ahora buscan una mayor tranquilidad, menos contacto entre personas y viviendas con patio. Esta circunstancia ha ocasionado que los pueblos del alfoz estén registrando ligeros incrementos en su padrón municipal, que en algunos casos se ha disparado en el último año y medio. 

Se trata en la mayor parte de los casos de parejas residentes en Valladolid que se decantan por buscar una nueva residencia en el pueblo. Los hábitos de compra se han ido modificando como consecuencia de la aparición del virus. La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Valladolid (Aspriva) destaca que desde el año pasado se buscan casas unifamiliares con patio en municipios cercanos a Valladolid. Esta tendencia no ha pasado desapercibida para los ayuntamientos, que han recibido a «muchas personas» preguntando por la posibilidad de residir en este tipo de casas. 

Es más, los ayuntamientos del segundo cinturón de Valladolid están viendo cómo el mercado inmobiliario «se está recuperando» y algunos constructores bien están afrontando nuevas promociones o están recuperando algunas que llevaban años abandonadas ante la falta de demanda por parte de los compradores. «A nosotros nos están acabando una promoción de 25 viviendas unifamiliares que teníamos pendiente», destaca la alcaldesa de Mucientes, Emiliana Centeno. 

Existe un caso que sobresale por encima de todos. Es Traspinedo. Su censo ha pasado de 1.090 vecinos a principios de 2021 a más de 1.215 en al actualidad. Estas cifras ponen de manifiesto un aumento de más del 10 por ciento de su población en menos de un año y medio. «Lo estamos notando mucho y hemos tenido que destinar más dinero para la contratación de personal en el servicio de limpieza», comenta el regidor, Francisco Javier Fernández. Es el pueblo del segundo cinturón de Valladolid que más ha crecido. «En muchos casos se trata de personas que visitaban el municipio los fines de semana como segunda vivienda, que han decidido empadronarse para fijar definitivamente su residencia en el medio rural». 

El hecho de que los ayuntamientos estén fijando incentivos para aquellas personas que estén empadronadas en los servicios públicos con motivo de la pandemia también está ayudando a aumentar el padrón. Sin ir más lejos, buena parte de los consistorios no está vendiendo entradas en sus piscinas municipales, y solo permite obtener bonos a los censados en el pueblo. Medidas como esta están ocasionado que algunos vecinos que permanecían empadronados en la capital se hayan censado en los pueblos. «Nosotros lo llevamos notando desde hace más de un año que poco a poco llegan nuevos vecinos al pueblo», comenta el alcalde de Viana de Cega. 

Algunos alcaldes están percibiendo que la falta de viviendas lastra un mayor crecimiento. «No tenemos más vivienda y no podemos crecer mucho más, pero sí hemos notado que algunos vecinos que no estaban empadronados aquí finalmente sí han pasado a formar parte del censo», manifiesta el regidor de Portillo, Juan Antonio Esteban Salamanca. 

Esta falta de viviendas en los casos urbanos es una tónica común en muchos pueblos, que ven cómo esta circunstancia impide un mayor crecimiento. No obstante, las localidades aumentan poco a poco su población con un cambio de tendencia para algunos municipios a media hora de la capital. «Está viniendo gente a preguntar, no tenemos muchas casas porque somos un pueblo pequeño, pero vamos aumentando poco a poco», comenta el alcalde de Villanueva de Duero, Edilberto Ruiz. «Hemos aumentado en 53 vecinos el último año y ya estamos en 1.270. Notamos que viene gente buscando mayor tranquilidad y casas con patio donde estar más alejados del virus».

Eso sí, algunos ayuntamientos están teniendo problemas para la prestación de servicios, especialmente con la llegada de los veraneantes en este mes de julio, con mayor incidencia en la recogida de basuras. «No tenemos más remedio que contratar gente, duplicamos población». 

El regidor de Villanubla, Félix Velasco, señala que se están presentando en el Ayuntamiento nuevos proyectos para la construcción de viviendas. «Nuestro aumento fue el doble el año pasado que las cifras normales de crecimiento que solemos tener. Es una subida moderada, no son cifras muy elevadas, pero sí estamos creciendo». El regidor comenta que en los últimos meses están percibiendo la reanudación de los trabajos en nuevas promociones. 

Lo mismo está ocurriendo en Tudela de Duero, donde casi no hay nuevas promociones a la venta y existe un gran mercado del alquiler. «Todo lo que sale se alquila en muy poco tiempo con unas rentas que oscilan entre los 400 y los 500 euros», aclara el alcalde, quien sostiene que durante el año pasado la población ha crecido el doble que la media de los años anteriores. 

 

La capital pierde  1.892 habitantes desde 2020

 

Al contrario de lo que está ocurriendo en muchos municipios, en la ciudad se está registrando la tendencia contraria. Valladolid continúa perdiendo población y se aleja cada vez más de la barrera de los 300.000 habitantes. Según los datos del padrón que maneja el propio Consistorio, desde enero de 2020 hasta la actualidad, la ciudad ha perdido 1.892 habitantes, en buena medida como consecuencia del elevado número de fallecimientos ocasionado por la pandemia. 

De esta forma, mientras que 299.265 habitantes residían en la ciudad a comienzos de 2020, un año y medio más tarde esta cifra ha bajado hasta los 297.373, lo que dificulta en gran media que se puedan recuperar los 300.000 vecinos a corto plazo. 

Todo lo contrario está sucediendo en los otros dos municipios del alfoz de más de 20.000 vecinos. En el caso de Arroyo de la Encomienda, el incremento durante los últimos tres años casi asciende a 400 vecinos cada ejercicio. Es, sin duda, el municipio que más está creciendo y ya está cerca de los 21.000 vecinos, en su carrera para convertirse en el pueblo con más población de la provincia. 

En este puesto actualmente se encuentra Laguna de Duero. El último dato que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE) es de 22.765 vecinos en 2020, solo 74 más que tres años antes. La población de Laguna se encuentra estancada durante los últimos años.