La hostelería no encuentra trabajadores cualificados

Óscar Fraile
-

La patronal lamenta la alta rotación en las plantillas por «falta de compromiso» de los empleados y sostiene que los «pocos» que salen de los centros de formación acaban contratados fuera de Valladolid

La hostelería no encuentra trabajadores cualificados - Foto: Jonathan Tajes

Si por algo se ha caracterizado el mercado laboral en los últimos años es por la dificultad que tienen miles de personas para acceder a él, sobre todo si carecen de formación. Sin embargo, en algunos sectores sucede actualmente lo contrario. Por ejemplo, el de la hostelería. Muchos bares y restaurantes de la ciudad tienen verdaderas dificultades para encontrar personal cualificado que les permita ofrecer al cliente un servicio de verdadera calidad. Profesionales que cuiden detalles como la forma de saludar a los clientes, cómo abrir y servir una botella de vino o cómo preparar una mesa.
Según el estudio El futuro laboral del sector hostelería, publicado recientemente por Randstad, tres de cada cuatro empresas del sector aseguran que el «déficit de talento» de los potenciales trabajadores es una de las dificultades para crecer. Un problema que denuncian los empresarios locales. «No se cubren las vacantes porque no hay personal cualificado; de hecho, muchos empresarios se ven obligados a contratar a personal que no está cualificado y eso influye en que el negocio vaya bien o mal», asegura la presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (Apeh), María José Hernández.
Una de las consecuencias de estas dificultades es el alto nivel de rotación en las plantillas, una factor que Hernández atribuye a la «falta de compromiso de los trabajadores» con la empresa. De hecho, explica que se han dado casos en Valladolid de personas contratadas que han abandonado su puesto de trabajo sin ni siquiera acudir a él el primer día.
De este modo, son los propietarios de los negocios los que tienen que asumir la formación de los trabajadores nuevos, sin garantía de que vayan a permanecer en él durante un largo periodo. La Apeh tiene acuerdos puntuales con el instituto Diego de Praves, donde se imparten ciclos formativos de Hostelería y Turismo, la Escuela de Profesionales de Alcazarén, donde se imparte un grado medio en Cocina y Hostelería, y con la Escuela Internacional de Cocina Fernando Pérez.
Unos acuerdos que no garantizan la contratación de esos futuros profesionales, muy demandados por el mercado. «Muchos de ellos incluso se van fuera de Valladolid», asegura Hernández.
El informe de Randstad va en la línea con lo que denuncia la patronal vallisoletana al asegurar que «el nivel de rotación en el sector es bastante elevado y representa un reto, reconocido por la mayoría de los expertos, para el crecimiento a corto plazo». También sostiene que «el déficit de talento es otro problema bastante importante en el sector, más pronunciado que en muchos otros sectores», al mismo tiempo que reconoce que «el absentismo no parece dificultar la situación más que en otros sectores».
El problema se repite en otras provincias cercanas y donde también tiene mucha importancia el sector servicios. Por ejemplo, en Salamanca la asociación provincial está negociando con el Ayuntamiento de la capital para empezar a impartir cursos de especialización entre los futuros profesionales.
No obstante, esta dificultad para encontrar trabajadores cualificados tiene otra explicación: la de los sindicatos. Los representantes de los trabajadores no han dejado de denunciar en los últimos meses que la hostelería es uno de los sectores con mayor precariedad laboral, caracterizado por la dureza del trabajo y los salarios bajos.

Veinticinco personas de etnia gitana trabajarán en la Feria de Día

La Apeh y la Fundación Secretariado Gitano (FSG) han firmado un acuerdo de colaboración para mejorar la inserción laboral de este colectivo durante la celebración de la Feria de Día. De este modo, entre 20 y 25 candidatos podrán trabajar en las casetas este año después de haber realizado prácticas en distintos establecimientos hosteleros de la ciudad y gracias a un convenio «pionero en Castilla y León», tal y como señaló la presidenta de la Apeh, María José Hernández, quien también reconoció que no habrá excesivas novedades este año en la Feria. El número de casetas volverá a rondar las cien, pese a que el listado definitivo todavía no está cerrado. Y el precio tampoco variará: 2,80 euros por la bebida más la tapa.