«Estamos intentando renovar a Salisu y ampliar su cláusula»

M.B
-

El director deportivo del Real Valladolid, Miguel Ángel Gómez, habla del mercado de fichajes, del futuro del club y de algunos nombres propios, como el del central, en una amplia entrevista

«Estamos intentando renovar a Salisu y ampliar su cláusula» - Foto: Jonathan Tajes

Miguel Ángel Gómez está al frente de la Dirección Deportiva del Real Valladolid desde junio de 2017. Hace un mes renovó. Y seguirá hasta 2022. Recién acabado el mercado invernal, habla sobre los movimientos del club, el futuro del mismo, jugadores...
Siete salidas, cuatro llegadas –más una de futuro con Sekou–, ¿mucho movimiento para este mercado?
Más el filial... Hace unos años, me acuerdo que Monchi me dijo en uno de esos mercados: ‘Tranquilo, este año vamos a hacer dos’ e hicimos doce. Al final, de lo que se trata es de intentar mejorar las cosas. Cuando se tiene la certeza de que hay algo que no funciona puedes dejarte llevar por el ego y ser cabezota, diciendo que ‘estos se quedan aquí’; y otra es reaccionar y volver a organizar todo de manera que se rinda, haciendo las operaciones que tienes que hacer. Y creo que eso es lo que ha ocurrido.
¿Le hubiese gustado hacer algo más o dependía de si había alguna otra marcha o del límite salarial?
Nuestro único objetivo en el mercado de invierno era sobre todo, por lo que nos pedía el entrenador, reducir la plantilla y un lateral izquierdo. Nos concentramos en analizar quién sería éste, lo conseguimos, y a partir de ahí nos quedamos esperando oportunidades de mercado. Al final, los dos últimos son esas oportunidades de mercado, que no tenemos nada que perder y mucho que ganar; además de accesibles a nivel económico. El riesgo es mínimo, como mucho se quedaría la cosa como estaba. Y hay que intentar tener mucho que ganar.
¿Qué ha pasado con Barba, Lunin y De Frutos, los tres cedidos que se han ido? No suele ser muy normal romper cesiones.
Se trata de reaccionar. El club que te lo cede lo hace pensando que va a tener continuidad. Como nosotros cuando cedimos a José Antonio (Caro) a la Ponferradina o el Albacete. Eso unido a la necesidad marcada del entrenador de reducir plantilla lo hizo todo fácil. Con el Real Madrid tenemos una buena relación y no queríamos sesgar eso. 
Las demás situaciones se deberían haber solucionado en verano. Los jugadores se negaron a que se resolviese de esta manera y al final el tiempo está demostrando que han acertado. 
La salida de Anuar es la que más sorprendió...
No estaba prevista. Anuar es un jugador propiedad del club. Y tenía una primera Liga que le garantizaba los minutos y la continuidad que necesita. Necesita sentirse útil todas las semanas. Al ser un futbolista muy vinculado al club creemos que había que acceder a esa petición del jugador.
En el otro lado la gran sorpresa ha sido Ben Arfa. ¿Cómo le está viendo?
Lo del otro día le vino bien y nos vino bien para ver que la alta competición hay que prepararla. Era una operación que había que hacer porque insisto, no hay mucho que perder. Él está extra motivado, la operación era muy accesible y cerca del área tiene una precisión encomiable. Evidentemente en el debe está que lleva seis meses parado –que la gente también le cuenta las vacaciones, que tienen todos–. El año pasado lo estuvimos siguiendo en Europa, incluso el míster le vio el día del Betis, y tenemos claro que es un jugador que una vez que esté con un mínimo de preparación física en condiciones va a estar... Es una situación como si te la planteasen el 30 de agosto traer al Chimy Ávila con unas condiciones económicas asequibles. En nuestro caso no ha habido ni lesión de por medio.
¿Él y Matheus pueden ser los refuerzos en el tramo final de la Liga?
Ellos vienen a sumar, no con una intención de hacerse con un liderazgo. Ellos vienen a ayudar al equipo a cumplir el objetivo lo antes posible. Nosotros tenemos claro que la fuerza de este equipo reside en el grupo. En el vestuario están súper contentos, por ejemplo, con Hatem. Es un chaval que ha encajado muy bien. Como Matheus, que viene con una actitud humilde. Y esperamos que, cuando el míster lo considera oportuno, si pueden ayudar, que lo hagan.
¿No hay ninguna opción de que alguno de los dos siga el año que viene?
Matheus, ¿quién sabe? Igual el Barcelona decide que quiere que el chico siga aquí. El problema de Hatem es su perfil económico. Ahora, por las características de la operación, no podía comprometerse con nosotros un año más. No está perdiendo dinero pero ha hecho un esfuerzo enorme por estar aquí, hasta el punto de diez veces menos de lo que estaba el año pasado. Él ha puesto mucho de su parte porque le hacía mucha ilusión jugar en LaLiga y en el equipo de Ronaldo.
A pesar de todos estos movimientos y de los de verano, nueve futbolistas de la temporada pasada salieron de inicio el pasado sábado.
Es como en el Getafe, que tiene una base de Segunda. Los equipos que ascienden, durante las 2-3 primeras temporadas mantienen una estructura parecida de Segunda. Luego, intentamos todos reforzar al equipo y dejarlo en manos del entrenador para que él decida. Con todo, la llegada de un jugador ayuda a que se incremente el nivel del que está y si el que está demuestra que está mejor que el que viene, nuestro objetivo es rendir, es ganar... el que viene de fuera no tiene que jugar por ello, sino por sus méritos o porque el míster cree que está para eso. 
A partir de ahí, esto se trata de lo que decía Luis Aragonés, de ganar, ganar y volver a ganar.
¿Le gusta el formato del mercado de invierno? Ahora un club poderoso económicamente puede revertir su situación a base de talonario...
Me parece bien. Lo que sí me parece importante es que casi todas las Ligas tengamos el mismo tramo de fechas. El mercado de invierno me gusta porque no es largo, el de verano es eterno, con junio, julio y agosto abierto. Eso distrae a los jugadores. En enero sabes que cuando llega el 31 se acabaron las historias.
Espanyol, Celta, Betis, muchos clubes de prestigio luchando en la misma parte de la clasificación que el Pucela...
Eso encarece y dificulta el objetivo. El Espanyol, solo en un delantero que nosotros también pretendíamos, se ha gastado 22 millones de euros. Esa es la realidad. Al final competimos con gente que tira de talonario y que sus presupuestos van a los 100 millones. Esto te dificulta mucho y te hace tener claro que nuestra fuerza reside en el grupo.
¿Cuántos jugadores ha intentado traer en este mercado, como Raúl de Tomás, y no ha podido?
Como Raúl no jugaba era uno que se tenía ahí... mantenemos una relación excelente con él y desde el primer momento sabíamos que era una operación inaccesible. No había que generar unas expectativas que no van a ser. Nuestra relación con él es de sinceridad, quiere mucho a este club y a esta ciudad, pero uno tiene que mirar las situaciones profesionales. Y las características de esa operación eran muy beneficiosas para el Benfica. 
Ha habido jugadores... aunque estoy contento con el objetivo de traer un lateral izquierdo que rindiese y que diera un nivel esperado.
Cambiemos de tercio, ¿un director deportivo se coge vacaciones en febrero?
No, no. Las vacaciones se cogen justo cuando se acaban el mercado de fichajes de verano. Y 15 días porque enseguida vuelve la Liga. 
De los 24 jugadores de la actual plantilla, Moyano, Míchel y Ben Arfa acaban contrato en junio; Porro, Raúl Carnero, Javi Sánchez, Sandro, Ünal y Matheus son cedidos, quedan 15 con contrato, más los 8 cedidos, ¿ya hay equipo?
La idea que tenemos siempre es que el club tenga la última palabra en las negociaciones por los jugadores. Hay algunos en otros equipos que al estar en año de finalización de contrato, los clubes pierden ventaja en las negociaciones, o los tienen que dejar salir o se les traspasa por cantidades mínimas o ni siquiera meter un bono. 
Nosotros queremos decidir siempre sobre el futuro de los jugadores que tenemos, que nos sentemos al finalizar la temporada, veamos lo que se puede hacer, cuál es la idea de plantilla y luego comunicarlo.
La idea es que los jóvenes, tipo Toni, Anuar, Waldo... sean jugadores sobre los que se pueda decidir su futuro.
¿Qué va a pasar con los dos capitanes, Moyano y Míchel? Terminan contrato aunque hay unas cláusulas...
Todos tienen cláusulas que al final de temporada, si se han cumplido, se pueden ejecutar o indemnizarles por no cumplirlas. 
Esa situación la tienen los 24 jugadores de esta plantilla y de todas. Son situaciones que iremos evaluando. Nosotros y el míster estamos muy contentos con ellos y cuando se acabe la temporada se evaluará.

En Valencia colocan a Míchel Herrero en Estados Unidos...
¿Sí? La relación de Míchel con nosotros es muy buena y nos lo comunicaría.
Una directa, ¿Salisu seguirá en Valladolid a partir de junio?
Me gustaría verlo y ampliando contrato. Estamos intentándolo aunque no es fácil. De todas formas tiene muchos años de contrato por delante y el que llegue, para llevárselo, ya sabe lo que tiene que hacer, ¿no?
Aunque la cláusula parece baja, tal y como está el fútbol.
Si la pagan sería la más grande de la historia del Real Valladolid. Sería la más grande que nunca se ha pagado aquí por un jugador. Evidentemente, una vez visto el rendimiento, si yo estuviera en un club poderoso la consideraría baja. Pero estamos intentando incrementarla y hacer una mejora contractual.
¿Se ha cerrado ya una salida en junio y una posible cesión?
No. A día de hoy no. Estando el jugador como está hay que intentar renovarle.
¿Ve más cerca renovarle o su salida?
Estamos intentándolo. Pero creo que no es momento de comprometerse con ningún club.
En los últimos meses han renovado a Toni, Anuar y Alcaraz, se decía que el siguiente iba a ser Waldo.
Sí, sí. Ya he dicho que nuestra idea es que tengamos la decisión sobre el futuro de nuestros jugadores jóvenes. Hay otro, que quiero que se siente valorado, que es Joaquín. Waldo y Joaquín pueden ser los siguientes.
¿Puede Ünal quedarse en propiedad?
Este verano intentamos un traspaso, intentamos pagar por él. Pero el Villarreal había hecho un desembolso importante por él y era consciente de que no llegábamos a eso. 
El chico pidió ser traspasado al Real Valladolid porque está muy identificado con este club, lo intentamos pero... El Villarreal es un club amigo, para mí el que mejor se porta con nosotros en todo (hay cosas que la gente no sabe), y es verdad que tenemos una participación en el futuro económico del jugador. Y eso no te lo dan muchos clubes. Ese tipo de cesiones son rentables.