scorecardresearch

La Escuela de Música tendrá otra sede en el María de Molina

D.V.
-

Las obras que se están acometiendo en el antiguo colegio María de Molina servirán para que este edificio acoja la ampliación de la escuela 'Mariano de las Heras'

El Ayuntamiento destina medio millón a reformas en colegios

La concejala de Educación, Infancia, Juventud e Igualdad del Ayuntamiento de Valladolid, María Victoria Soto, visitó en la mañana de hoy las obras que se han llevado a cabo en el edificio del colegio María de Molina, en el barrio de Huerta del Rey, para adaptar sus espacios para su utilización como ampliación de la Escuela Municipal de Música Mariano de las Heras. La intención del Consistorio es adaptar el edificio, puesto que este inmueble ya no volverá a utilizarse como centro educativo o centro de educación especial, y la obra ejecutada este verano ha consistido en la realización de trabajos de pintura y en bajar techos en varias aulas.

“Pretendemos que la mejor Escuela Municipal de Música de Castilla y León y una de las más importantes del país tenga unas instalaciones más amplias y más modernas”, señaló la concejala en un comunicado recogido por Ical, donde se recuerda que hay más de 1.700 alumnos matriculados en la Escuela ubicada en el centro cívico José Luis Mosquera. 

Javier Alonso, director de la Escuela de Música, recalcó el “agradecimiento al Ayuntamiento de Valladolid por la apuesta que está realizando por la cultura musical y por ampliar y mejorar las futuras dependencias de este centro municipal”, según informa Ical.

Estas obras se suman a las que se realizan en numerosos colegios durante el periodo estival, para aprovechar el periodo de vacaciones escolares. En concreto, durante el verano de 2021 están ejecutándose obras en diversos colegios, a las que se destina un importe de 528.291 euros. La concejala garantizó que todas las obras y actuaciones pendientes en los colegios públicos de la ciudad estarán concluidas antes de que comience el nuevo curso 2021/22. 

Las obras que se están realizando y que finalizarán antes de que comience el curso escolar son muy diversas: la sustitución de calderas de gas en los colegios Antonio García Quintana, Macías Picavea (edificio de Primaria) y antiguo colegio Constanza Martín; colocación de estores en los CEIP Antonio García Quintana y Vicente Aleixandre; sustitución de peldaños de acceso al edificio de Infantil en el CEIP Pablo Picasso; arreglo de escaleras de acceso al patio del CEIP Teresa Íñigo de Toro; reparación de fisuras y pintura de vallados exteriores, accesos, columnas, etc en los CEIP Francisco Pino, Ignacio Martín Baró, Tierno Galván, León Felipe, Pedro Gómez Bosque y Allúe Morer; reparación de la cubierta del porche de acceso y de otras goteras en el CEIP Miguel Hernández; rehabilitación de parte del patio y poda y arreglo de alcorques de varios árboles en el CEIP Allúe Morer. 

También se están reparando suelos, pavimentación y mejora de accesos en el CEIP Alonso Berruguete; pintura de vallados exteriores, escalera metálica, techos, paredes de varias aulas, pasillos y huecos de escalera en los CEIP Vicente Aleixandre, San Fernando, Francisco de Quevedo, Miguel de Cervantes y Ponce de León; arreglo de soleras en los CEIP Vicente Aleixandre y Ponce de León; arreglo de goteras en los CEIP Antonio Machado, Cardenal Mendoza y Gonzalo de Córdoba; sustitución de suelos de PVC en los CEIP Pablo Picasso, Gonzalo de Córdoba, Cardenal Mendoza y Fray Luis de León; reparación y lijado de suelos de tarima en los CEIP Isabel la Católica y San Fernando; y sustitución de puertas en el CEIP Fray Luis de León.

Debido al actual estado de conservación de la sala de calderas existente en los colegios públicos García Quintana y Macías Picavea, así como en el antiguo centro Constanza Martín, se ha considerado necesaria su renovación. A además de ofrecer rendimientos muy bajos, en cualquier momento se podrían producir averías sin posibilidad de reparación, siendo el coste de mantenimiento muy elevado. 

Por ello se ha considerado oportuna la sustitución de la antigua instalación, dado su bajo rendimiento por antigüedad de la misma y el riesgo de suspensión del servicio, por una nueva que supondrá un ahorro en consumo y una mayor eficiencia energética. Con este contrato se pretende mejorar tanto en calidad del sistema de calefacción como en eficiencia y ahorro, al utilizar una tecnología de bajo consumo, fácil mantenimiento y alta vida útil.

Comparando los consumos anuales actuales de gas y los consumos anuales previstos tras la sustitución de las calderas, el Ayuntamiento de Valladolid calcula que obtendrá un ahorro cercano al 26 por ciento sólo en suministro de gas. A este ahorro hay que añadir otros directos como el eléctrico, al equipar con bombas electrónicas el circuito hidráulico, y otros indirectos, como la disminución de emisiones de CO2, contribuyendo así al medio ambiente.