scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Profundo cambio de gobierno

11/07/2021

No hay remodelación, sino un profundísimo cambio de gobierno en el que solo se mantiene una figura clave: el presidente. Salen los pesos pesados del partido, Carmen Calvo y José Luís Ábalos, sale el todopoderoso Jefe de Gabinete de la Presidencia Iván Redondo, al que se incluye entre los más importantes porque manda más – o mandaba hasta ahora -que la mayoría de los ministros y vicepresidentes, y salen los titulares de Asuntos Exteriores y de Justicia. De González Laya se esperaba, nunca un ministro de Exteriores ha cometido más torpezas, ha pisado más charcos, ha provocado más tensiones. En su caso acertaron los pronósticos, aunque fue la excepción, una vez más los agoreros apuntaban entradas y salidas que no se han producido. El caso de José Manuel Campo es un ejemplo: nadie pensó que día ser relevad de Justicia, pero un Pedro Sánchez implacable le ha hecho pagar caro los informes con los que se podían aplicar el indulto a los nueve dirigentes independentistas. Informes elaborados por mandato de Sánchez. Así son las cosas en el mundo del socialismo san chista: haz los deberes y te aseguras el cese.

Un dato muy significativo al que no ha dedicado Sánchez una sola palabra ha sido la continuidad de los cinco ministros de Podemos. Yolanda Díaz e Irene Montero le han metido un gol en ta la escuadra. Explica el círculo san chista, muy debilitado por la salida de Redondo que el pacto de coalición obligaba a mantener cinco carteras de Podemos y que los nombres los marcaba demos, no Sánchez. Como argumento justifica torio solo lo tragan los inclinados a dar por buenas las versiones de Monclova: cualquiera que tenga una cierta biografía policía sabe que en momentos como el actual, con Podemos de capa caída, Sánchez le dice a Yolanda Díaz que tiene que reducir ministerio y cambia un par de caras, y si no lo hace rompe la baraja, y aceptan el reto. Porque lo único que hoy tiene Podemos para sobrevivir es el gobierno. Además aún no ha tocado fondo, pero se adivina próximo con los disparates que promueven Belarra y Montero, por no hablar del ridículo permanente de Alberto Garzón. Ni siquiera le salva ser el líder de Izquierda Unida: Yolanda Díaz no es de Podemos, sino del PCE … integrado en Izquierda Unida. Carmen Calvo, que chocaba constantemente con Montero, no debe estar muy contenta con su continuidad. En su caso sí hacía tiempo que desde su entorno afirmaban que quería dejar el gobierno, harta de los enfrentamientos con Iván Redondo, harta de que Sánchez aprobara propuestas de Montero que a la hasta ahora vicepresidenta le parecían un insulto a la inteligencinteligencia, harta de que e los últimos tiempos se la ninguneara en las negociaciones catalanas … y cansada de dar todo, incluso con secuelas del corona virus que no acaban de desaparecer. El rumor es que podría ser Secretaria de Organización del PSOE, cargo que ha dejado José Luis Ábalos.

Nadie explica su salida, aunque los ajenos al partido sí aprueban el cese de un ministro que ha mentido hasta traspasar los límites de la decencia, que daba muestras constantes de su soberbia y que no ha solucionado ninguno de los grandes problemas de su ministerio. Varios de ellos provocados por él mismo. Por apuntar solo dos, el caso Delcy y el caso Plus Ultra, investigados por la Justicia. Su mujer está mal de salud, sí, pero ese argumento que utilizan os suyos para explicar su salida no convence. Sobre todo cuando lleva aparejada la salida del cargo más importante del partido tras la secretaría general.

Tampoco convence que Iván Redondo se ha ido por su propia voluntad. Hace nada decía que estaría al lado de Pedro Sánchez mientras fuera presidente. Se había hecho muchos enemigos en el gobierno y en el partido, cuando alguien tiene tanta influencia, tanto poder, suele ocurrir, pero él se había acomodado ya a esa situación de animadversión generalizada, que superaba trabajando a pleno rendimiento para el presidente en los asuntos de mayor relevancia, desde el control de los fondos europeos hasta los apartados más delicados del programa del PSOE. Acudía a Ferraz como si fuera miembro de la ejecutiva, cuando ni siquiera es militante.

Sale un miembro destacado del llamado “gobierno bonito”, Pedro Duque, sale un Rodríguez Uribe que ha pasado sin pena ni gloria, Félix Bolaños se convierte en ministro de la Presidencia –gran tipo, gran negociador, hará buen papel- y entre en Exteriores Albares, diplomático que además trabajó en Moncloa dirigiendo el departamento de Internacional. Por lo menos conoce lo que tendrá que gestionar a partir del lunes, no como González Laya. Y sale Celáa, que deja la Educación trastocada. Probablemente su sucesora intentará arreglar el desaguisado. Y se mantienen Marlaska, Robles y Planas, que pueden gustar o no, pero conocen sus respectivos negociados, aunque Marlaska provoca una decepción inconmensurable por su entreguismo a causas de las que abominaba.

La Economía sigue en manos de Calviño, pero ahora como vicepresidente primera, a lo mejor eso le permite ganar algunas batallas que es in dispensable que gane si Sánchez quiere de verdad capitanear la necesaria recuperación económica y la creación de empleo. De las nuevas ministras, solo se puede pedir que cumplan las expectativas que ha enunciado Pedro Sánchez en su locución. Esta periodista solo conoce, superficialmente, a Isabel Rodríguez, por sus años de diputada. Va a ser portavoz del gobierno, así que pronto será una figura popular.

Dijo Sánchez que había querido formar un gobierno que representara la renovación generacional, con más mujeres y más perfil municipal. Está bien. LO que hace falta ahora es que funcione. Por el bien del nuevo equipo y, sobre todo, por el bien de todos los españoles. Lo merecen, después de estos años en que han ido de sobresalto en sobresalto. Y no solo por la pandemia.