scorecardresearch

Rehabilitarse o morir

SPC
-

El consejero Suárez-Quiñones recuerda que la Comunidad dispone de 250 millones de euros de fondos europeos para actuaciones de rehabilitación y regeneración urbana

Viviendas en rehabilitación en el barrio de la Cacharra, en Ávila. - Foto: Isabel García

Castilla y León dispone de 250 millones de euros procedentes de fondos europeos para realizar actuaciones de rehabilitación y regeneración urbana, según recordó el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante la inauguración del congreso 'ITE+3R', organizado por el Instituto de la Construcción de Castilla y León, que abordará cómo emplear de la mejor manera posible el dinero.

Tras Burgos, León y Ávila, Salamanca estrenó ayer la cuarta edición de un congreso que el próximo año será en Zamora. Suárez-Quiñones manifestó que las políticas de rehabilitación y regeneración urbanas son «clave en el futuro de las ciudades» en materia de sostenibilidad económica, social y ambiental.

El consejero recordó, de hecho, que Castilla y León ha sido «pionera», pues desde 2014 existe la ley especial de rehabilitación y regeneración urbana». «Después creamos un reglamento de urbanismo y una estrategia en 2016 y hoy es una absoluta necesidad para, entre otras cosas, luchar contra el cambio climático y poder ejecutar los fondos europeos», explicó Quiñones.

Por lo tanto, como «referencia» en la rehabilitación, la Junta facilita información, formación y reflexión en estos congresos, «donde los mayores expertos de España ponen encima de la mesa sus experiencias y se reflexionamos sobre qué ha pasado hasta ahora, qué hemos hecho bien, que no, y cómo podemos aprovechar al máximo estos fondos europeos», resumió.

En este sentido, Suárez-Quiñones reiteró que Castilla y León va a recibir cerca de 250 millones de los fondos europeos y la Junta ya tiene en marcha una convocatoria de 42 millones en ayudas para particulares y comunidades de propietarios.

Las actuaciones parten de un informe técnico de evaluación del edificio que determina su estado y las necesidades. Sobre esa base, las comunidades tienen que acometer un proyecto de rehabilitación y «van a tener a la Junta a su lado, con ayudas. Lo importante es que se conciencie a la ciudadanía de que va a mejorar su calidad de vida y va a tener ahorros importantes en materia energética», añadió.

Suárez-Quiñones mencionó el «efecto indirecto» de creación de actividad y de empleo. «Es un paquete trasversal, muy relevante, con dinero público, que va a contar con una importante financiación. Estamos hablando de todo, desde lo más básico, cómo cambiar las ventanas y dar ahorro energético mínimo. Por tanto, yo invito a la ciudadanía, administradores de fincas, comunidades de propietarios a que se asomen a las ayudas porque es importante aprovechar los fondos», resumió.

La convocatoria de 42 millones está abierta hasta el próximo año. «Puede ser gran oportunidad con ayudas de hasta 18.000 euros por actuación. Hay fondos suficientes, pero si se agotan, pondremos más. Los fondos europeos no van a volver, pero va a seguir la política de la Junta, como lleva haciendo siempre, con 95 áreas de recreación y rehabilitación», concluyó.

Cadena de rehabilitación

Por su parte la presidenta del Instituto de Construcción de Castilla y León, Eva Testa San Juan, afirmó que «trataremos de dar voz a todas las entidades y sectores que intervienen» y advirtió que la rehabilitación es «compleja» porque interviene una cadena de profesionales «muy amplia», además de los mismos los propietarios, que "no siempre saben que su edificio se puede rehabilitar y cómo hacerlo».