scorecardresearch

La inmunización supera el 53% con una semana de adelanto

A. G. Mozo
-

El Gobierno había fijado el 25 de julio como fecha tope para tener al 53% de las personas con dos dosis y Valladolid ya está en el 55%. Pese a la reducción del envío de viales, julio está dejando por ahora el mejor ritmo de inoculación: 7.000 diarias

Cola de personas en el punto de vacunación del Centro Cultural Miguel Delibes. - Foto: Jonathan Tajes

La vacunación ya ha superado la penúltima etapa en Valladolid y camina decididamente en pos del último objetivo marcado por el Gobierno, el de la inmunidad de grupo, convertido ahora en un anhelo más perentorio que nunca, después de que los alivios en las restricciones hayan desembocado en una feroz quinta ola que ha multiplicado por diez la incidencia acumulada del coronavirus en la provincia en solo dos semanas, devolviendo a la población a una situación de riesgo extremo de contagio que no se vivía desde la tercera ola, en enero.

Pese a los recortes en los envíos de viales sufridos en estas últimas semanas, Valladolid ha alcanzado en esta primera mitad de julio el mejor ritmo de inoculación de este medio año largo de pinchazos, a más de 7.000 diarios, un millar más que en junio y casi dos mil más de lo que se administraba en mayo. Sacyl ya tiene con al menos una dosis a casi todos los mayores de 40 años de Valladolid, ha empezado a pinchar a los treintañeros –incluso a algún veinteañero en la comarca de Peñafiel– y prácticamente ha completado la pauta de los mayores de 50, lo que sitúa ya la cobertura vallisoletana incluso por encima de ese 53% que exigía el Gobierno para estas fechas: 55,13%..

Se ha logrado, como ya ocurrió con los anteriores hitos (10, 21 y 31 por ciento de inmunizados) con una semana de adelanto sobre lo señalado por Pedro Sánchez, que marcó este penúltimo reto para la franja comprendida entre el 19 y el 25 de julio, cuando en España se debería llegar a los 25 millones de inoculados con las dos dosis; algo que, por cierto, no está en la mano todavía.

El siguiente objetivo es ese 70% que se sitúa como la ratio que da la llamada inmunidad de grupo o ‘de rebaño’ y que debe llegar antes de acabar agosto, para empezar luego con jóvenes y adolescentes antes de que comience el curso, y rematar con los menores de 12 a medida que se vayan autorizando las vacunas en esos grupos etarios.

Las autoridades tienen claro que el único camino para ganarle el pulso a esta pandemia pasa por la vacunación y de ahí que se hayan adelantado las segundas dosis de los sexagenarios de AstraZeneca y que el ritmo de inyecciones sea el más intenso de la campaña. La propia consejera de Sanidad reconocía hace unos días que «hasta que no se alcance la inmunidad de rebaño, ese 70-80% de vacunados, hay que seguir siendo cautos y recordar que la pandemia no se ha acabado». Verónica Casado admitía contagios entre vacunados, pero también aseguraba que las «cifras de escape inmunitario son muy bajas» y que, a pesar de ello, se está demostrando como «los ingresos son más cortos, la enfermedad cursa con menor gravedad y esos contagios entre vacunados suelen ir vinculados  a otros factores de riesgo».

En Valladolid arranca la semana con más de 287.000 inmunizados, a falta de que en la segunda quincena de julio se administre la segunda a los repescados de los años 1955 y 1961 (día 23), y a los nacidos entre 1975 y 1978 (días 21, 22, 26, 28 y 29), que son los últimos convocados. En los primeros días de agosto se acabará con la pauta de todos los mayores de 40, lo que sumará unos 320.000 vallisoletanos con la protección completa, es decir, se tendría a más del 60% de la población con las dos dosis y se estaría a poco más de 40.000 de la inmunidad de grupo.

SIETE MESES

Para cuando se acabe con los cuadragenarios se habrá completado el séptimo mes de vacunación. La campaña nacía en los últimos días de 2020 en las residencias sociosanitarias, para extenderse luego al ámbito sanitario y a las personas de avanzada edad, y que no empezó a generalizarse en el Centro Cultural Miguel Delibes con el resto de la población hasta abril, para acelerar de un modo progresivo a partir de ahí: 5.200 vacunas diarias en mayo, 6.000 en junio y (por ahora) 7.000 en julio. Un proceso en el que la Junta ha querido seguir el criterio de grupos de edad para ir protegiendo a las personas de mayor riesgo frente al covid-19, tan vinculado a la edad. Ahora mismo, tienen la pauta el 100% de los mayores de 70 y en torno al 90% de las personas de 50 a 69 años, mientras que baja al 52% en el caso de los cuadragenarios, quienes, eso sí, tienen mayoritariamente una dosis (85%). En términos absolutos, el 63,18% de los vallisoletanos (333.000) llega a esta segunda mitad de julio con al menos un pinchazo contra el coronavirus, después de haberse administrado ya cerca de 600.000 dosis.

RÉCORD: 9.604 EN UN DIA

Los últimos convocados en el Miguel Delibes para empezar a pincharse son los nacidos de 1983 a 1990, a un ritmo de dos años por día, que se han señalado hasta el próximo 28 de julio. La década anterior, la más numerosa en Valladolid, necesitaba una jornada de vacunación por año, toda vez que se cifra en unos 88.000 los vallisoletanos de 40 a 49 años. Los equipos de vacunación ya han demostrado enorme su capacidad a la que se les han enviado sueros suficientes. El récord diario se ha marcado el jueves 8 de julio: 9.064 dosis.