scorecardresearch

Detección precoz del deterioro cognitivo contra la exclusión

D. V.
-

La Diputación y el Benito Menni han desarrollado en núcleos rurales un proyecto pionero en España en el que han detectado que las personas que lo sufren tienden a alejarse de los grupos de trabajo de sus municipios

El director gerente del Benito Menni, Ángel González (i), junto al presidente de la Diputación, Conrado Íscar. - Foto: Ical

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, y el director gerente del Centro Hospitalario Benito Menni de las Hermanas Hospitalarias en Valladolid, Ángel González, presentaron hoy el balance de un proyecto de detección precoz del deterioro cognitivo "pionero en España". En el programa, que se ha desarrollado durante el primer semestre del año en Olmedo, Pedrajas de San Esteban, Tudela de Duero, Aldeamayor de San Martín, Fompedraza y Medina de Rioseco, han participado 79 personas sin diagnóstico previo, con una edad media de 78,2 años, y entre ellos un 21 por ciento (16 personas en cifras absolutas) precisaron una valoración neuropsicológica individualizada.

En su intervención, recogida por Ical, Íscar señaló que los profesionales del Programa de Envejecimiento Activo de la institución habían recalcado la necesidad de avanzar en la detección precoz del deterioro cognitivo, ya que las personas mayores que comienzan a presentar determinadas limitaciones "tienden a autoexcluirse de los grupos habituales de trabajo que existen en sus municipios, por sentir que sus limitaciones no les permiten seguir la dinámica del resto del grupo". A su juicio, ese abandono se produce, precisamente, "cuando más necesitan seguir incidiendo en su cuidado personal y en la promoción de su autonomía", ya que "precisan "una terapia específica y personalizada para estabilizar su estado funcional y mantener su integración social". 

Según explicó, detectar estados de deterioro cognitivo y avanzar en esta línea de prevención del deterioro cognitivo de los mayores es una de las línea de trabajo de la Unidad de Funcionamiento Cognitivo del Benito Menni, por lo cual decidieron crear sinergias entre ambas instituciones para desarrollar un programa de detección y prevención en mayores de la provincia, que requieran de una valoración diagnóstica.

Por su parte, González señaló que "este proyecto no solo se centra en las personas de avanzada edad, sino también en sus cuidadores, que normalmente caen en el olvido y es muy importante darles las herramientas necesarias y ayudarles a comprender la situación". 

El programa

Los cerca de 80 participantes en el programa (de los cuales el 77 por ciento eran mujeres y el 23 por ciento restante, hombres)formaron parte de diferentes talleres de estimulación cognitiva y análisis desarrollados en los seis municipios. Cada grupo ha participado en 11 talleres de 90 minutos de duración guiados y dirigidos por un especialista en neuropsicología clínica del Centro Hospitalario Benito Menni, en los que se profundizó en la estimulación cognitiva de los participantes, la valoración de su funcionamiento cognitivo general y la detección de aquellos participantes con un perfil cognitivo más desajustado para posterior valoración individualizada del funcionamiento cognitivo.

En total,16 personas precisaron de esa valoración individualizada en la que se les realizó una valoración neuropsicológica con la emisión de un informe completo y la aportación de información comprensible tanto para la persona afectada como para sus familiares, junto a la propuesta de un plan rehabilitador, orientando a la persona afectada y a su familia hacia los recursos más idóneos en función de su estado cognitivo.

En este sentido, y para dotar a todo el proceso de un marco integrador, en la última fase se realizaron dos sesiones de rehabilitación y seguimiento individualizado de las personas a las que se ha realizado la valoración personalizada de su funcionamiento cognitivo, incidiendo en el aprendizaje de herramientas y estrategias de estimulación cognitiva por parte de la persona afectada y su familia, con el fin de que dichos aprendizajes puedan ser transferidos a la vida cotidiana y la estimulación se pueda alargar en el tiempo.

Los neuropsicólogos del Centro Hospitalario Benito Menni se han encargado de desplazarse hasta los pueblos, realizar las evaluaciones a los mayores de 65 años para el diagnóstico precoz de diferentes problemas de deterioro cognitivo como el Alzheimer o la demencia, hacer una evaluación psicológica de casi cinco horas donde se han valorado aspectos como la capacidad para aprender, para planificar, organizar, entender, percibir estímulos externos o a nivel de lenguaje.

El objetivo, según explicaron tanto Íscar como González, es poder expandir en el futuro este programa al resto de municipios vallisoletanos, una vez se tengan los resultados definitivos de la "experiencia piloto" desarrollada este año, tras una reunión prevista "a mediados de agosto" con los responsables técnicos del proyecto. "Todo apunta a que seguiremos profundizando en esta línea de trabajo", señaló Íscar.