scorecardresearch

El UMEC Pucela no rehúye hablar de ascenso a la ACB

M.B.
-

El Real Valladolid Baloncesto, a falta de un fichaje, quiere pelear con los 'grandes' por todo en la 2022-23. "Somos el único equipo de élite de Valladolid que no está en esa división y es el objetivo", señala Paco García

Paco García, con Sergio de la Fuente de espaldas. - Foto: realvalladolid.es

El UEMC Real Valladolid Baloncesto quiere ser ambicioso la próxima temporada 2022-23. Y habla abiertamente de ascenso, aunque con matices. Es decir, es el objetivo pero consciente de que la LEB Oro que se presenta puede ser la más difícil de la última década o incluso de más, con clubes y jugadores ACB: Burgos, Andorra, Estudiantes, Guipúzcoa...

«Tenemos un objetivo claro, queremos jugar en ACB. Así lo ha transmitido el Real Valladolid y nosotros. ¿Cuándo? No es cuándo nosotros queremos si no cuándo lo vamos a conseguir deportivamente», señalaba esta semana el director deportivo del club,Saúl Hernández, añadiendo que se estaban poniendo las bases para conseguir, «a lo largo de las próximas temporadas o quién sabe si en ésta, el ansiado ascenso a la ACB».

Para ello, el Pucela Basket mantiene su apuesta por Paco García, renovado por una campaña con opción de extender la relación también a la siguiente, la 2023/2024. El vallisoletano llegó en el tramo final de la pasada temporada, dirigiendo 14 encuentros con un balance de 10 triunfos y solo cuatro derrotas, todas ellas ante Movistar Estudiantes.

Conocedor del club (dirigió 120 partidos, con 63 victorias, a lo largo de tres temporadas), el técnico también es ambicioso. Con su renovación, habló de ello: «Nos invita a todos a soñar, pensar que podemos ser ambiciosos y que, en un plazo, no sé si corto, largo o medio, podemos pensar en devolver el baloncesto de Valladolid a donde nunca debió perder, la máxima categoría. Somos el único equipo de élite de Valladolid que no está en esa división y es el objetivo».

Para ello, ya cuenta con 10 jugadores y solo falta por concretarse uno, un escolta. Se está esperando por Kavion Pippen, que tiene unos días de margen para responder: «Pepe (Catalina) está trabajando para que, si no es él, el ultimo jugador sea un muy buen interior y que cierre un equipo lo más fuerte posible».

Por el momento las piezas de la plantilla son Sergio de la Fuente, «que es el capitán y símbolo de lo que representamos»; el combo estonio Jaan Puidet, el ala-pívot neerlandés Jordy Kuiper y el base sueco Melwin Pantzar, del que García asegura que «es un auténtico fichajazo, con ofertas ACB y LEB y ha hecho una apuesta para continuar aquí; el alero australiano-croata Dominic Gilbert, «que también ha querido continuar y ha apostado por este club, lo cual es de agradecer». A ellos se han unido el ala-pívot Alejandro Mazaira –«tiene una proyección tremenda, una formación excelente, experiencia y juventud y creemos que nos puede aportar muchas cosas»-; el pívot congoleño Herve Kabasele, «uno de los pívots dominantes y que hace que el pabellón se levante»; el base Mike Torres –«cuando apareció esa opción nos paralizamos todos, ya que conseguimos una pareja de bases brutal»-, el alero congoleño Romaric Belemene, «un jugador con una juventud y un desarrollo importante tanto en esta liga como para poder llegar a la máxima categoría en una fecha breve»; y Greg Gantt, un esperado regreso: «Su tiro exterior es su gran aval».

campaña de abonados. El club está esperando a las obras de las gradas de Pisuerga para dar a conocer su campaña de abonados, en un año en el que esperan alcanzar los 2.000 socios. «Ahora toca a la afición acompañarnos y que nos ayude por luchar por objetivos importantes y mirar hacia arriba», señaló Saúl Hernández.