scorecardresearch

Casi un cuarto de siglo a la parrilla

M.B
-

Fernando del Campo nos descubre los secretos de la brasería La Berrea, que este sábado cumple casi un cuarto de siglo en el barrio de Las Delicias

Fernando del Campo, en La Berrea. - Foto: Jonathan Tajes

Pinchos de lechazo y de pollo, parrilladas, abanico ibérico... pero, sobre todo, carne a la piedra. La Berrea está de aniversario este sábado, 30 de julio. Abrió sus puertas hace casi un cuarto de siglo, este mismo día de 1998, y desde entonces se ha convertido en una referencia en la ciudad, siempre con la parrilla por bandera: «Esa fue la idea directamente y la hemos mantenido, aunque hemos ido evolucionando, con algo de cocina, con hamburguesas y arroces por encargo...».

Al frente de este establecimiento en Las Delicias, ubicado en la calle Gerona, número 10, lleva Fernando del Campo estos 24 años. Recuerda que en plena etapa de estudiante –«la verdad es que no era muy constante con ello»– y empujado por su hermano Chuchi, que era vendedor y solía comer muchos días fuera de casa, se decidieron a abrir una brasería familiar: «Lo montamos entre los hermanos, Montse, Flor, Chuchi y yo. Con el paso del tiempo me fui quedando yo».

Aunque de Huerta del Rey, los hermanos Del Campo buscaron en todos los barrios de la ciudad el local ideal para su negocio: «Estuvimos mirando muchos y esta zona nos gustó. Queríamos que fuese un barrio para que la gente pudiese cenar o comer al lado de casa, sin necesidad de desplazarse en coche al centro o a algún pueblo».

Así que con el local ya encontrado, el siguiente paso fue el nombre. «Le dimos muchas vueltas hasta que pensamos en éste. Nos gusta la montaña palentina, la fotografía y la berrea. Y por eso nos decantamos. Además, nosotros hablamos a gritos y nos venía que ni pintado», bromea Fernando sobre el elegido.

Desde su apertura apostaron por la parrilla: «Es nuestra alma máter y sobre ella giramos», aunque reconoce que poco a poco han ido evolucionando. 

Al principio eran más tipo mesón, con esa carne, más las raciones de callos, morro y oreja... aunque ahora también han encontrado un buen nicho de mercado en las hamburguesas. Aunque su plato estrella ha sido y sigue siendo la carne a la piedra. De vacuno mayor y, como dice Fernando, «sin prisa». 

Y esa frase la aplica también a la parrilla, donde él se encarga de dar forma, color y sabor a sus manjares: «He ido aprendido en ella, a base de prueba y error. Al principio contamos con un asador pero pronto entré yo a los mandos».

Y para que funcione, tienen carbón de encina y buen producto, desde su inicio de la carnicería Sar, en Huerta del Rey; y ahora también con las tiendas de cercanía de Las Delicias: «Lo importante es la materia prima y eso de no tener prisa cuando se viene a comer».

También cuentan con menú del día, de lunes a viernes, por 12 euros, con dos primeros, dos segundo, bebida y postre (los inviernos, además, ofertan el cocido de la casa los jueves, por 14 euros). El resto funcionan con esa carta muy reconocible. Abren de martes a domingo, «aunque antes lo hacíamos también los lunes, pero la crisis y la falta de personal nos obliga a cerrar ese día». Con Fernando en la parrilla (que arranca a pleno funcionamiento entre la una y la una y cuarto del mediodía), el equipo de trabajo puede ir de las 3-4 personas entre semana a las siete los fines de semana.Además tienen una pequeña cocina, para esos encargos, esos menús del día...

Con una capacidad en el interior para unas 60 personas, más cerca de 50 en una amplia terraza, La Berrea es una institución de la parrilla y la carne ya no solo en Las Delicias si no en el resto de la ciudad: «Es verdad que nos vienen clientes de todos los barrios y que nos han ido conociendo generaciones de vallisoletanos».