scorecardresearch

Pollo asado y ambiente deportivo

R.G.R
-

El restaurante Rudo es el protagonista de nuestra sección El Fogón

181122JT_0042.JPG - Foto: Jonathan Tajes

Una antigua fábrica de maderas reconvertida a restaurante. Y no uno cualquiera, sino el único que tiene un convenio de colaboración con Estrella Galicia que proporciona a sus clientes diversas variedades de cerveza. Ni más ni menos que ocho grifos reciben a los clientes justo a la entrada junto a varios bidones de cerveza. Así, nada más entrar ya los clientes se hacen una idea de lo que van a encontrar en Rudo. «Un concepto 'healthy' pero sin pasarse», bromea Alberto Pastor, uno de los socios. El otro es Daniel Gracia. Un experimentado hostelero que ya cuenta con otros establecimientos en la ciudad. 

Es un restaurante amplísimo después de que el local se reconvirtiera. Se trata de un histórico almacén de maderas cuya estructura original data del siglo XVI con cerchas en la cubierta. Previamente albergaba la desaparecida Iglesia de San Nicolás de Bari fundada por el Conde Ansúrez.

Es el único que cuenta con el  BeerCfaft concept de Castilla y León, con cerveza 1906 de bodega y más de 10 referencias  de cerveza tanto nacional como internacional. Cuenta también con alimentos de kilómetro cero con 'Alimentos de Valladolid' preparados en horno Josper, con el pollo como la principal especialidad. 

Con más de 200 metros cuadrados en Rudo cuentan con dos espacios claramente diferenciados donde desarrollar todo tipo de eventos y reuniones. Ahora, con la llegada del Mundial de fútbol, este establecimiento dispone de una enorme ventaja, ya que en la planta de arriba cuenta con un gran proyector sobre una pared blanca, donde se pueden ver de forma cómoda los partidos de fútbol de cualquiera de las selecciones. 

«Creemos que durante las próximas semanas vamos a funcionar muy bien porque es un sitio magnífico para ver los partidos», comenta Pastor. 

Incluso en este espacio de la planta superior ya se han celebrado distintos eventos, como bautizos y reuniones de amigos, debido al amplio espacio existente. Esta claro que en este tipo de eventos tiene que ir acompañado de una buena cerveza y de las delicias gastronómicas correspondientes. En el caso de este restaurante es el pollo el plato estrella. Con diferentes formas de hacerlo?, con distintos estilos y salsas, pero siempre con el sabor tradicional de unas buenas brasas. «Lo hacemos al estilo de Portugal, nos parece una forma muy rica de hacerlo y nos gusta. Uno de nuestros platos estrella es el pollo piri piri . Lo conocimos en un viaje a Londres y nos encantó la forma de hacerlo», reconocen Alberto y Daniel. 

Los clientes tipo que se acercan hasta el Rudo son muy variados, ya que tanto parejas como familias cenan y comen en el restaurante. «Nuestra clientela es muy variada y viene gente de todas las partes. Estamos junto a dos barrios muy poblados como La Rondilla y La Victoria y además estamos muy cerca del centro», matizan ambos socios. 

Este restaurante también tiene la particularidad de que está ubicado en el mismo espacio que un salón de crossfit, lo que hace que muchos usuarios del gimnasio lo visiten después de las sesiones. «Primero hacen deporte para ganarse las cervezas y luego vienen a tomarlas». 

El precio medio para los comensales pueden rondar entre los 18 y los 20 euros. Aguacate braseado, straciatella de Portillo y mojo picón, verduras de temporada al carbón, revolcones de boniato, burger de vacuno KM0, bacon a la brasa, kétchup de tomates asados y cheddar castellano o churrasco con chimichurri picante son solo alguno de sus platos. Siempre acompañados con una buena jarra de cerveza y un ambiente saludable.