El alcalde dice que los daños por las lluvias son "mínimos"

Ical
-

"Lo que cayó ayer en la ciudad era difícil de asumir por las alcantarillas", recuerda Puente, quien criticó a "los ingenieros de las redes sociales". El Ayuntamiento desatasca cada año 115 kilómetros de su red de saneamiento para evitar inundaciones

Nuevo paso de la La Pilarica completamente inundado.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, defendió que los daños de la tromba de agua que registró la ciudad ayer a partir de las 21.00 horas “se reducen a la mínima expresión” un día después y cree que la ciudad tuvo “suerte por lo que pudo haber sido”. “Las previsiones ni siquiera recogían una llovizna. Y de repente una nube se desploma entera en Valladolid con 37 litros por metro cuadrado en diez minutos (fueron 37 durante las dos horas y media de tormenta, y 20 litros en diez minutos), una cantidad de agua imposible de asumir por la red de alcantarillado”, argumentó.

Al respecto, informó de que el Servicio de Bomberos trabajó en 180 incidencias y casi las mismas intervenciones, “un récord sin precedentes en la historia reciente de la ciudad”. Entre las zonas afectadas, citó varios túneles, pero también avenidas y calles del centro como Platerías y Macías Picavea, “que no son ningún túnel y tenían un metro de agua”. “He tenido que leer por ahí la opinión de muchos ingenieros por las redes sociales, cuando lo que cayó ayer en la ciudad era difícil de asumir por las alcantarillas”, reiteró.

Por fortuna, añadió que no hay que lamentar daños personales, gracias también al trabajo de los bomberos, al que se sumó un retén que no estaba de servicio. Sin embargo, sí admitió daños en garajes e inmuebles particulares, así como en el Centro Cultural Miguel Delibes o en locales de hostelería. El más conocido el del bar el Niño Perdido, en la calle Esgueva, un semisótano que quedó totalmente inundado.

MANTENIMIENTO

Por otra parte, desde el Ayuntamiento se difundió una nota de prensa en la que se recordaron los trabajos de mantenimiento realizados en los últimos meses para evitar inundaciones. "En agosto se acometieron obras de reparación, puesta a punto y limpieza de la infraestructura hidráulica y de drenaje de los túneles", explican estas fuentes, que detallan que "de los 735 kilómetros de red de saneamiento, se inspeccionan todos los años unos 1.200 kilómetros, es decir que la red de colectores se inspecciona casi dos veces al año", al tiempo que recuerdan que "fruto de esta inspección, en donde se detectan problemas de atascos o limpieza, se acometen labores de desatascos en aproximadamente 115 kilómetros cada año".


Las más vistas