scorecardresearch

Las opas lamentan la decisión del TC sobre el lobo

SPC
-

Denuncian que la población de este cánido está disparada en la Comunidad y exigen una norma clara que permita su control cinegético

Las opas lamentan la decisión del TC sobre el lobo - Foto: José Luis Leal (Ical)

El presidente de Asaja en la Castilla y León, Donaciano Dujo, el coordinador de la Alianza UPA-COAG y secretario autonómico de UPA, Aurelio González, y el coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín salieron hoy en tromba en defensa de la ganadería extensiva en la Comunidad, frente a la prohibición de controlar al lobo al norte del Duero y la sentencia del Tribunal Constitucional que avala la postura del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y advirtieron de que sin el pastoreo y los aprovechamientos tradicionales de los montes, los macroincendios que asolan estos días la Comunidad, se multiplicarán en el futuro.

Donaciano Dujo criticó duramente a los que ahora apuestan por "experimentos, como las cabras bomberas" cuando "todos sabemos que la única manera que hay de limpiar el monte y de evitar esta barbaridad de incendios" es con cabañas ganaderas.

"No se puede consentir tanta demagogia y mentira, protegiendo al lobo y luego lanzando estos mensajes", dijo, para sentenciar que "hay que proteger al ganadero y sus instalaciones, y no hacer experimentos con gaseosa, porque la ganadería es la que limpia los montes y el territorio". "No hay que maltratar a la ganadería, humillarla y matar a sus animales con el lobo", dijo a Ical.

Dujo indicó que con sentencia o sin ella, "no se puede cazar el lobo al norte del Duero", por la orden que sacó el ministerio de Teresa Ribera, y denunció que están "perjudicando gravemente a la ganadería de Castilla y León". "No son conscientes del daño que están están causando en el extensivo, con ataques de forma continuada que ponen en peligro la existencia de las explotaciones, echando del territorio a los ganaderos en algunas zonas".

En este sentido, exigió que las autonomías afectadas en unidad de acción con las opas elaboren un plan de gestión y control del lobo, bajo un análisis del número de animales que hay, cuántas manadas, en qué territorios se asientas, qué daños ocasionan" para que en la convivencia con el sector, "no sea el ganadero el gran perjudicado". "Hay espacio, hay sitio para todos en España, pero no debe haber una superpoblación, hay que controlarlo", razonó, para defender que "el lobo no está en peligro de extinción, está poblando el territorio de la cabaña ganadera y hecha al sector y crea muchos problemas". "La mayor explotación ganadera de Castilla y León es la que mata el lobo cada año, animales que son alimento para la sociedad; no hace ni más ni menos que daño, perjuicio y sacrificio y causa dolor a los ganaderos", resumió.

Discursos contradictorios

El coordinador regional de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, denunció los discursos contradictorios que defienden al lobo y apuesta por la ganadería extensiva para el control y la lucha contra los incendios.

Recordó que el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora arrasó 25.000 hectáreas y afectó solo a 25 ganaderos, lo que revela la "poca densidad" de estas explotaciones lo que provoca que "cuando hay un incendio no hay dios que loa apague". "La prevención de incendios pasa por fomentar la ganadería extensiva, que es totalmente incompatible con el lobo", resumió.

El dirigente agrario arremetió contra la decisión judicial del Tribunal Constitucional contra el control cinegético del lobo y sentenció que es un "error" para reprochar que "los jueces están para interpretar leyes no para dictar normas y jugar a ser políticos".

González Palacín aseguró que el lobo está causando unos daños "tremendos, poniendo en jaque la ganadería extensiva, con mucha presión sobre las explotaciones y hay que controlarlo". Al respecto, defendió que el control cinegético "no es el único pero si el más efectivo" y exigió una norma clara regional y nacional que permita su caza. El coordinador de UCCL indicó que los técnicos de la Junta aseguran que la especie está en expansión y "no corre peligro" y apeló a controlar con la caza su número, estableciendo un cupo de ejemplares, para "buscar un equilibrio" que garantice las ganaderías frenando los ataques.

Recordó que cuando se podía cazar al norte del Duero, no se alcanzaba ni el 50 por ciento del cupo, por la propia guardería de la Junta, que se tiraba semanas para matar un ejemplar, o los cazadores que son "mucho más rápidos".

Se están haciendo las cosas mal

El secretario de UPA, Aurelio González, explicó a Ical, que los incendios que asolan la Comunidad, llegan provocados por inclemencias meteorológicas, pero "sino hubiera combustible no se producirían" y denunció la persecución que ha sufrido el ganadero por los técnicos de medio ambiente, ahora también por el lobo, y la "gente de los pueblos" prohibiendo las limpiezas, coger leña o restringiendo los usos de los montes. "Pensaban que los enemigos eran los ganaderos", dijo, para denunciar reforestaciones sin sentido con pinos o eucaliptos que "son auténticas teas".

"Ahora nos tiramos de las orejas y nos preguntamos dónde están los ganaderos para hacer limpieza del monte", insistió, para atisbar que el discurso será otra vez "flor de un día" y denunciar que se llega tarde, porque ahora es muy difícil que desde una ciudad se vuelvan a un pueblo a pastorear.

"No se ha protegido al ganadero", dijo, para afirmar que junto al pastoreo, donde se cultiva entre masas forestales, no hay macroincendios.

El líder agrario afirmó que el lobo es compatible con la ganadería pero si está controlado porque "no puede haber siete ataques diarios como ahora" por parte de una población que "está disparada y no corre ningún peligro". "Puede que en otra parte si pero aquí no, porque tenemos lobos para exportar, no hay un problema", sostuvo.

González denunció que "se están haciendo las cosas mal" tanto por el Gobierno como por la Junta, porque la directiva del hábitat de la UE, asegura que "cuando hay graves daños por alguna especie protegida, se puede suspender esa protección, para hacer controles poblaciones". "Eso es lo que queremos que se haga de forma efectiva", dijo.

El secretario de UPA constató que la Junta se lleva "varapalo tras varapalo" y el Ministerio para la Transición Ecológica "no sabe lo que se hace en Castilla y León prohibiendo a ultranza esos controles necesarios". Así, exigió que "se pongan de acuerdo de una vez" para pagar las indemnizaciones a los afectados y que se cumpla la normativa europea ante los "excesivos daños" que sufren las provincias de la Comunidad por los ataques de la especie.