La Junta critica un desfase de 470 millones en financiación

Santiago González
-
La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, valoró las cuentas del Estado para este año. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Pilar del Olmo califica de «irreales y ficticias» las cuentas del Estado y pide explicaciones a la ministra sobre el baile de cifras de las entregas a cuenta comunicadas el 10 de enero y las que se aprobaron al día siguiente en los presupuestos

Irreales y ficticios. Son los calificativos que empleó la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, para valorar el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado conocido esta semana. «Las cifras que contiene no son reales y si se aprueba, sobre lo cual aún hay muchas dudas, no se van a poder ejecutar», aseguró. Del Olmo y la consejera portavoz, Milagros Marcos, criticaron las cuentas presentadas por el Gobierno socialista, a quien tildaron de «mentiroso».
La Junta suma a estas críticas el «barullo» de cifras sobre las entregas a cuenta. La consejera de Hacienda explicó que el pasado 10 de enero recibieron una comunicación oficial que cuantificaba en 6.236 millones de euros lo que recibirá la administración autonómica durante este año, sin embargo el proyecto de ley aprobado por el Gobierno un día más tarde eleva esta cantidad a 6.710 millones.
«Son 474 millones de euros más de lo comunicado oficialmente sólo un día antes», ironizó Pilar del Olmo, que advirtió además que esa cantidad es «muchísimo menos» que la facilitada en julio de 2018 (6.534,5 millones) por lo que defendió la decisión de la Junta de no elaborar el proyecto de presupuestos de la Comunidad para este año ya que «hubiera sido una debacle», para lo que puso como ejemplo las retenciones de no disponibilidad aplicadas ya en algunas autonomías que sí aprobaron sus cuentas.
El Consejo de Gobierno realizó un análisis detallado de las cuentas del que informaron en la rueda de prensa posterior las consejeras de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, y la portavoz y titular de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos. «La valoración no puede ser más que negativa», resumió.
Del Olmo insistió en que son los primeros presupuestos que «se gestan» sin la aprobación del techo de gasto y la senda de estabilidad por parte de las Cortes Generales, a lo que unió la duda de que los ingresos se basen en un crecimiento del 12 por ciento por la recaudación impositiva, entre la que figura la presupuestación de dos impuestos -transferencias financieras y economía digital- que aún no se han aprobado aun y el Gobierno no lo tiene asegurado que salgan adelante por la aritmética parlamentaria.
«El aumento de impuestos es agua de borrajas, es una ilusión recaudatoria», esgrimió la consejera, convencida de que resulta «difícil de creer» en un marco de desaceleración de la economía, en que el Gobierno ya ha rebajado la previsión de crecimiento, y en el que se creará menos empleo.