scorecardresearch

Diputación: tres años de esfuerzo pero sin cumplir objetivos

R.G.R
-

La institución celebra este viernes el Debate del Estado de la Provincia. El equipo de Gobierno resalta la inversión realizada, mientras que la oposición destaca la línea continuista

Sesión plenaria en la Diputación de Valladolid. - Foto: ICAL

Un mandato que ha estado marcado de forma clara por la pandemia. La Diputación de Valladolid celebra este viernes el Debate del Estado de la Provincia, donde el equipo de Gobierno sacará pecho por la gestión realizada en estos tres últimos años, mientras que la oposición criticará la línea continuista del presidente, Conrado Íscar, y la falta de proyectos de envergadura que hayan supuesto cambios de cierta relevancia para la provincia. 

Se podría decir que ha sido el mandato con más reveses en la historia de la Diputación desde la llegada de las elecciones democráticas. Desde el primer momento, empezó ya de forma complicada con la llegada in extremis de Íscar al despacho presidencial después de que la dirección nacional del PP vetara al candidato Jesús Julio Carnero, actual consejero de Presidencia. El recién envestido presidente se enteró en el mismo Salón de Plenos de un acuerdo alcanzado a nivel regional con Ciudadanos, un pacto que aún hoy perdura. 

Esta forma de arrancar el mandato complicó sobremanera los siguientes meses, con una desconfianza mutua entre el PP y Ciudadanos y ciertas controversias entre los 'populares', por la situación vivida en la elección del nuevo presidente.

En su discurso de investidura, Íscar puso de manifiesto sus intenciones a desarrollar en el mandato, algunas se han cumplido ya y otras, por el contrario, aún están pendientes. Algunas más tienen visos de no hacerse ni siquiera realidad en el año que resta de mandato. El presidente dividió en seis bloques los ejes de actuación para el mandato. En el sector económico, prometió potenciar el Plan Impulso y el Diálogo Social, que ha cumplido a rajatabla, pero no ha llevado a cabo el Plan de Atracción de Inversiones, ni ha fomentado el teletrabajo, ni ha puesto en marcha un programa de tutores tecnológicos, como prometió. 

El Plan Impulso ha sido una de las herramientas de mayor envergadura, donde las pequeñas y medianas empresas y los autónomos rurales han continuado recibiendo ayudas por parte de la institución para instalarse en la provincia o mantener su actividad. No obstante, la institución no ha podido en este mandato revivir algunos polígonos industriales?, que siguen en un estado claramente mejorable.

En cuanto al gasto social, sí ha puesto en marcha el Plan de Juventud y mantiene los servicios de la teleasistencia y la comida a domicilio sin listas de espera, pero la institución no ha sido capaz de alcanzar un pacto provincial de lucha contra la exclusión social, aunque sí ha puesto en marcha el VI Plan de Igualdad de Oportunidades y Contra la Violencia de Género.

planes v. El tercero de los bloques hacía referencia a los ayuntamientos. Aquí, la institución ha realizado un esfuerzo enorme durante los tres años, especialmente desde la llegada del virus. Cabe resaltar el aumento considerable del dinero invertido en Planes Provinciales y el denominado Plan V, aprobado en dos ocasiones como libertad de gasto para los consistorios. Incluso, en el último la institución ha recurrido a crédito para ayudar a los consistorios en el gasto de facturas energéticas.  

La labor de asesoramiento también se ha incrementado, tanto en materia económica como jurídica, y también se ha continuado mejorando el Plan del Transporte. El programa electoral del PP también recogía un Plan de Promoción Nacional para la atracción de inversiones, además de los Planes de empleo para la Mujer Rural y para los jóvenes. El primero no ha visto la luz, pero sí los siguientes desde el año 2021.  

Donde el equipo de Gobierno puede continuar sacando pecho es el quinto de los pilares que resaltó el presidente. Trasparencia y participación. El portal de Datos Abiertos de la institución recoge multitud de datos tanto sobre los grupos políticos como sobre los propios diputados y el presidente, lo que ha ayudado a la institución a situarse entre las más transparentes del país. De la misma forma, los presupuestos participativos han aumentado su cuantía y continúan con su proceso. 

En el último de los bloques es donde la Diputación se lleva la peor de las notas. La institución tenía como uno de sus grandes objetivos que la conectividad mejorara. Es decir, que internet llegara a los pueblos, así como la cobertura móvil y la televisión. Algo que no se ha cumplido ni mucho menos si bien es cierto que la institución ha hecho sus deberes con un plan de actuación, pero no ha contado con el respaldo de la Junta y el Gobierno para contar con el resto de fondos. Un mandato para el que resta un año y que ha dejado esfuerzo pandémico, pero sin cumplir los grandes objetivos.