Las obras de la Autovía del Duero siguen al ralentí

R.G.R
-

Hace casi once meses que el BOE publicó la adjudicación del tramo de la Autovía del Duero entre Tudela y Olivares. De momento, solo se han realizado movimiento de tierras en un tramo de un kilómetro

Varias máquinas excavadoras trabajan en la futura autovía. - Foto: Jonathan Tajes

Avanzan sí, pero muy lentamente. Las obras del primer tramo adjudicado de la Autovía del Duero en Valladolid comenzaron hace casi diez meses y continúan su desarrollo, aunque lo hacen de una forma exageradamente lenta. Fue en diciembre de 2019, un mes después de su adjudicación cuando la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por San José y Avintia Proyectos y Construcciones comenzó las obras. Cuando ya han pasado diez meses, con un plazo de ejecución de 36, lo único que se puede observar son movimientos de tierras en cerca de un kilómetro de longitud junto a la carretera CP-3302, cerca del Canal del Duero. Un par de máquinas excavadoras trabajan junto a dos camiones de carga de grandes dimensiones que están moviendo la tierra para comenzar a señalar lo que será la futura calzada desde el Canal de Duero hasta el páramo.   
Las obras ya dejan entrever el tramo de la actual autovía, pasada la localidad de Tudela de Duero en dirección Peñafiel, que quedará en desuso un vez que finalicen los trabajos de este tramo.  De igual forma, ya se puede ver la dirección hacía los páramos de Tudela que cogerá la autovía para salvar los viñedos. 
La Delegación del Gobierno lo ha reconocido, los trabajos no han comenzado a buen ritmo y las obras van lentas. Solo se ha movido tierra en un tramo de un kilómetro aproximadamente y no hay maquinaria en la zona, al menos de momento, para acelerar las obras. Fuentes de Delegación indicaron a El Día de Valladolid que por el momento se han venido haciendo trabajos en los proyectos de reposición de los diversos servicios afectados, en el replanteo topográfico y en la campaña geotécnica, tanto de estructuras como de los terraplenes y desmontes para completar a la del proyecto. También indican que se está desbrozando el terreno por el que discurre el trazado. Fue a finales de agosto cuando se comenzó a trabajar en el movimiento de tierras para terraplenado. También afirman las mismas fuentes que se van a comenzar las obras de drenaje trasversal con tubos, aunque todavía no hay físicamente trabajos con estas unidades. 
Solo se han movido tierras en un espacio aproximado de un kilómetro. Solo se han movido tierras en un espacio aproximado de un kilómetro. - Foto: Jonathan TajesDesde finales de agosto se ha marcado el trazado de la futura autovía en un tramo de un kilómetro y tan solo un par de máquinas y una aplanadora se pueden ver de momento en las obras. La empresa no ha querido hacer declaraciones sobre el transcurrir de los trabajos y se ha remitido al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma). 
Aunque el arranque de los trabajos se produjo en el mes de diciembre del año pasado, con un importe de 79.093.509 euros, desde la Plataforma A11 Pasos han recalcado en varias ocasiones la lentitud con la que estaban transcurriendo esta obra y han manifestado que en varias ocasiones ni tan siquiera han sabido con exactitud dónde se estaban llevando a cabo. «Muchos de nosotros hemos podido ver cómo estaba trabajando tan solo una excavadora» en la zona y con ese ritmo «va a resultar imposible» que las obras se terminen a tiempo. 
La Plataforma entiende que todavía es muy prematuro para hablar de plazos concretos, ya que los trabajos aún  están en su fase inicial y aún restan más de dos años para que se cumpla el plazo de ejecución marcado en la licitación por el Ministerio de Transportes.   
La futura calzada de la autovía ya se aprecia en Tudela de Duero. La futura calzada de la autovía ya se aprecia en Tudela de Duero. - Foto: Jonathan Tajespor el páramo. El nuevo trazado discurre por los términos municipales de Tudela de Duero, Villabáñez, Villavaquerín y Olivares de Duero, en una longitud de 20,2 kilómetros. Las obras ya han alcanzado el páramo, aunque solo llegan hasta la primera de las laderas que se ha visto afectada y aún no ha llegado más lejos. Las máquinas excavadoras están trabajando entre los términos municipales de Tudela y Villabáñez. El tramo en el que se ha actuado es una línea recta de una anchura de unos 50 metros, que simula la calzada de la autovía. Existen también algunos montones de tierra, que se encuentran apartados del tramo principal de los trabajos y también señalización cada pocos kilómetros de la CP-3302 sobre el comienzo de los trabajos.  
Los planos de la obra prevén la construcción de dos enlaces. El primero dará acceso a las localidades de Sardón de Duero y Quintanilla de Onésimo por la N-122, así como a Tudela de Duero por su vertiente oeste a través de la VP-3302 y la propia N-122. El segundo será por la carretera de Villabáñez.