scorecardresearch

Lo que cuesta ganar los puntos

Diego Izco
-

El 15º tuvo al líder al borde del KO, el 12º apretó al segundo hasta el final, el 19º aguantó 87 minutos a un mal Barça... Y, para rematar, LaLiga se ha abonado al vértigo de la 'Zona Cesarini': el descuento y sus volteretas

Lo que cuesta ganar los puntos - Foto: AFP7 vía Europa Press

La 'Zona Cesarini' es una expresión que hace referencia a los últimos instantes de un partido y su 'padre' fue el italo-argentino de la Juventus (1909-1969) Renato Cesarini, que tenía una extraña habilidad para anotar goles cuando el encuentro se terminaba. El Real Madrid perdía por 0-2 en el minuto 82 y terminó empatando con un gol de Militao en el descuento (y festejándolo con rabia); el Sevilla, su inmediato perseguidor, encontró dos goles en el añadido para equilibrar el merecido 0-2 que había conquistado el Celta; el Atlético de Madrid, loco por incordiar a los de arriba, perdía 1-2 en el 89 y ganó al Valencia con goles en el 90 y el 92; el Barça, que visitaba al 19º clasificado, el Alavés, tuvo que esperar al minuto 87 para encontrar una fisura y marcar el tanto del triunfo.  

 

Equilibrio

El fútbol moderno lo ha equilibrado prácticamente todo en lo físico y lo táctico. Solo queda lo técnico para marcar diferencias. Así que en un mal día, cualquiera puede pintarte la cara. Ése es el diagnóstico de este 'neofútbol', más concretamente el que se juega en España, donde ya no hay fenómenos individuales (Messi o Cristiano) capaces de convertir un partido penoso en una goleada. Por eso tienen tanto mérito algunas victorias: conseguir los puntos, algo que algunos privilegiados hacían antes por inercia, es cada vez más costoso. 

 

Los 'ausentes'

Dará Luis Enrique su próxima lista y quizás no estén algunos de los jugadores más en forma: Canales o Juanmi desde un Betis al que solo le faltó un poquito de regularidad (porque gol le sobra) para estar 'ahí arriba'; Iago Aspas (Celta) atravesando una tercera juventud, David García (Osasuna) como el mejor del campeonato en el juego aéreo defensivo (líder en despejes) y ofensivo (cuatro goles: el defensa más goleador) o algún Williams desde un Athletic eléctrico. Son jugadores que a los que les correspondería un merecido hueco en rojo de no ser por aquello de hacer piña. Aunque la 'piña' de 'Lucho' cambia tanto que cualquier cosa es posible.