scorecardresearch

Alertan de una oleada de estafas telefónicas a mayores

D.V.
-

Los delincuentes simulan ser policías y abogados, y hacen creer a las víctimas que familiares suyos han provocado accidentes, mientras le reclaman el pago de una fianza de hasta 25.000 euros para evitar el ingreso en prisión del pariente

Oficina de denuncias de la Comisaría de Las Delicias. - Foto: D.V.

La Policía Nacional alerta de una estafa telefónica, de la que se habrían recibido varias denuncias en Valladolid en los últimos días, y en la que las víctimas, normalmente personas de avanzada edad de las que los autores pueden conocer algunos datos como nombre y domicilio, reciben una llamada telefónica, generalmente con prefijo extranjero, para intentar conseguir de ellos diversas cantidades de dinero.

Los estafadores, que se hacen pasar por policías o abogados, hacen creer a la persona mayor que un familiar directo suyo ha resultado implicado en un accidente de tráfico, en el que ha atropellado a alguien -una mujer embarazada o un niño-  que se encuentra muy grave, debatiéndose entre la vida y la muerte. Al mismo tiempo le informan de que su familiar irá a prisión inmediatamente si no se abona una cantidad de dinero, que pueden alcanzar los 25.000 euros en concepto de fianza.

Normalmente la víctima no dispone de esa cantidad en casa, por lo que a menudo los autores se conforman con el dinero y joyas que se encuentran en casa y que la víctima entrega a una persona que se presenta en su domicilio o en las inmediaciones de éste, siguiendo las indicaciones telefónicas de sus cómplices.

La Policía Nacional, que se ha hecho cargo de las investigaciones, recuerda que en ningún caso se debe hacer un pago solicitado en estas circunstancias, dado que el procedimiento, de tener que hacer frente a una fianza judicial está perfectamente reglado y nunca se solicita por vía telefónica, correo electrónico y menos en persona, según la información recogida por Ical.

En caso de recibir una llamada de estas características,  desde la Policía se recomienda que nunca se facilite ningún otro número de teléfono, nombres de familiares o cualquier otra información personal. Además, también se pide que se tenga en cuenta que a veces los autores ponen al teléfono a terceras personas que simularán las voces de sus familiares y se aconseja cortar la llamada y comunicar inmediatamente con el teléfono 091 de la Policía Nacional.