scorecardresearch

Ferduero reclama a la CHD un aumento de la regulación

SPC
-

La Federación de Comunidades de Regantes encabeza una manifestación de unas 200 personas frente a la sede de la Confederación, cuya presidenta se compromete a nuevas reuniones antes de la aprobación definitiva del Plan Hidrológico

Ferduero celebra una concentración para visibilizar su descontento por el Plan Hidrológico del Duero. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

La Federación de Comunidades de Regantes del Duero (Ferduero) entregó hoy más de 1.500 alegaciones al Plan Hidrológico para el periodo 2022-2027 con el fin de que la regulación aumente desde el 31 por ciento actual hasta una horquilla entre el 45 y el 50 por ciento de la cuenca del Duero.

Así lo hizo saber el presidente de Ferduero, Ángel González Quintanilla, durante la manifestación desarrollada esta mañana para la presentación de alegaciones frente a la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en Valladolid, en la que aseguró el voto en contra de la Federación de Comunidades de Regantes en caso de que el organismo de cuenca no escuche las alegaciones presentadas.

"No estamos pidiendo tanto como otras cuencas, que tienen regulado el 200 por ciento, pero sí llegar a un 45 o 50 por ciento porque somos la cuenca menos regulada de España con solo el 31 por ciento con capacidad de regulación", afirmó González Quintanilla ante los medios, recordando que "el agua de los embalses no solo sirven para regar sino para dar de beber", con un coste que "pagamos todos los agricultores pero de lo que se beneficia todo el mundo".

Además, también pidió "medidas concretas y exactas" para que "pague el que corresponda" en relación a la contaminación, recordando que la agricultura "no es la única que contamina", y afirmó en ese sentido que los agricultores son "los más interesados en que el agua esté en las mejores condiciones técnicas y físicas para que los productos que crezcan con ese agua sean los mejores y podamos ser competitivos en España y fuera".

"Somos los más interesados en que el medio ambiente esté bien porque vivimos en él y de él", aseguró asimismo el presidente de Ferduero, que llamó a "hacer las cosas bien" y, en ese marco, colocó las más de 1.500 alegaciones presentadas que buscan que, además de las buenas condiciones del medio ambiente, se piense "en la economía, porque si solo nos fijamos en el medio ambiente, estamos expulsando del campo a todos los agricultores".

En ese sentido enmarcó también González Quintanilla la crítica que desde Ferduero se hace a la "principal" restricción que, a su juicio, tiene el nuevo Plan Hidrológico: "Nos reducen la cantidad de agua que tiene cada comunidad para regar y, si el agua es cada vez menor, eso va totalmente en contra de mantener la agricultura viva".

Nuevas reuniones

Tras recibir las alegaciones y valorar positivamente la alta participación registrada en este periodo, la Confederación Hidrográfica del Duero, a través de su presidenta, Cristina Danés, se comprometió a mantener nuevas reuniones con las asociaciones y federaciones de regantes de Castilla y León antes de la aprobación definitiva del Plan Hidrológico del Duero, que se encuentra en las últimas horas del periodo de alegaciones, que finaliza mañana.

"Nos vamos a sentar en estos próximos meses, antes de que el borrador pase a proyecto, con reuniones puntuales con los regantes para tratar temas concretos", confirmó Danés ante los medios, recordando que "no se nos puede acusar de que no ha habido colaboración" tras mantener "13 reuniones presenciales" con estos colectivos además de multitud de reuniones telemáticas con "más de 800 personas asistentes interesadas, entre ellas los regantes".

Destacó por ello Danés que "la participación en este borrador y en el Plan Hidrológico ha sido muy superior a la de anteriores ocasiones" y es, además, "más que suficiente" para una iniciativa para el periodo 2022-2027 que "contempla el cambio climático, el componente ambiental en línea con el pacto europeo y la protección de ecosistemas fluviales, y la reducción de la contaminación", pero que no se cierra a "las demandas de los agricultores, que pasan por el uso de este recurso" y ante lo que concluyó: "Si hay que regular, se regula", ya que "el plan contempla infraestructuras de regulación".