«El interés por Red Hugh O'Donnell es grande en Irlanda»

M.Rodríguez
-

Carlos Burgos, de la Asociación Hispano Irish destaca que el interés por dónde están enterrados los restos de Red Hugh O'Donnell es grande en Irlanda y Estados Unidos. Las excavaciones de la calle Constitución pone a Valladolid en el foco mediático

«El interés por Red Hugh O’Donnell es grande en Irlanda» - Foto: Jonathan Tajes

Las excavaciones arqueológicas en la calle Constitución para localizar los restos de la Capilla Maravillas del Convento de San Francisco y los restos del líder irlandés Red Hugh O’Donnell han despertado el interés de la prensa anglosajona. Localizarlos puede convertir la capital en un punto de visita obligado para los nostálgicos de una figura a la que se compara con William Wallace o el propio Cid Campeador. 


¿Qué tiene que ver Valladolid con la figura de Red Hugh O’Donnell?    
A Red Hugh O’Donnell le une con Valladolid lo que une a los irlandeses con España. Red Hugh era un líder irlandés, que falleció aquí en 1602. ¿Qué hacía un líder como él tan lejos de su casa? Vino a buscar la ayuda del rey de España para que defendiera a los irlandeses de la invasión de los ingleses. 
¿Qué pasó para que muriera en Valladolid?
Entró a España por La Coruña y se desplazó hasta el castillo de Simancas, donde se hospedó con su séquito. Parece ser que cogió unas fiebres y falleció a los pocos días de llegar. Eso sí, le dio tiempo a redactar su testamento y decir que quería ser enterrado en el monasterio de San Francisco.
¿Cómo justifica esa decisión de enterrarse aquí?
La relación de los irlandeses con España es muy anterior, viene de siglos atrás. Se dice que entre los primeros habitantes de Irlanda había relación con los celtíberos. Hay una  unión intensa entre ellos y los españoles. Y hay varios argumentos que avalan que quisiera ser enterrado aquí. Él venía a pedir ayuda a Felipe III, que en aquel momento estaba en Valladolid porque era la capital de España y aquí estaba el centro del poder para tomar la decisión de enviar soldados y barcos. Ya años atrás, otro rey, Felipe II había enviado ayuda para defenderles. Y ya se conocían porque Red Hugh había participado con las tropas de Felipe II en la defensa de Irlanda. Y ahora quería conseguir lo mismo, pero no llegó a reunirse con el nuevo rey porque la muerte le alcanzó antes. 
No llegaron a reunirse, pero sí tuvo funerales de con honores reales.
Evidentemente, Felipe III tenía un gran respeto a los irlandeses y valoraba lo que había hecho su padre. Pero era más cuidadoso que él, que actuó con fuerza para defender a los irlandeses con la Gran Armada. Pero aún así reconocía la valía de estos jefes de clanes irlandeses, y en cuanto se enteró de la muerte de Red Hugh ordenó que se enterrara con honores reales y su cuerpo se trasladó al Palacio Real. De allí salió en carroza, con grandes antorchas, acompañado de soldados, hacia el monasterio de San Francisco, en la Plaza Mayor.
Y casi medio siglo después puede que se recuperen sus restos.
En ello estamos. Desde hace varios años, dos investigadores estudian dónde podría estar enterrado. El interés es más grande en Irlanda y en Estados Unidos, con una amplia comunidad de descendientes de irlandeses, que aquí. Estos dos investigadores se motivaron al ver a irlandeses que venían a localizar la tumba. Y lograron identificar en qué capilla de ese gran monasterio estaba enterrado. Y resulta que es la capilla que albergó los restos de Cristóbal Colón cien años antes.
Siendo el monasterio de San Francisco tan importante, ¿cómo es posible que se borraran sus huellas y no se haya excavado antes, y se haga ahora porque hay una obra de peatonalización?
El monasterio fue derruido en tiempos de la desamortización de Mendizábal. Lo destrozaron y lo dejaron como un solar. Se sacaron obras de Juan de Juni, que sí se recuperaron, pero no hay constancia de qué sucedió con el cuerpo de Red Hugh. El objetivo ahora es identificar dónde está la Capilla de las Maravillas y eso lo hemos alcanzado. Los muros laterales se han localizado a pesar de no tener a la vista ninguna piedra de ese monasterio histórico. 
Y ahora que han aparecido los restos arqueológicos y, a falta de comprobar si son los de líder irlandes, ¿qué se hará con ellos?
El Ayuntamiento es el ejecutor de esta excavación. Todo esto se está llevando a cabo porque dos investigadores (Juan Carlos Urueña y Óscar Burón) identifican esta capilla, pero sí la Concejalía de Cultura no hubiera dado luz verde al tema, no habríamos llegado a nada. Y también gracias a la labor de los arqueólogos Olatz Villanueva y Jesús Misiego. Ahora mismo no se sabe qué se puede hacer. Hay varias ideas; la más sencilla es poner una placa y la solución más extrema es dejar visible la excavación, o una parte, con un cristal. Entre esos dos extremos hay alguna idea más, que el Ayuntamiento elegirá en función de los resultados finales de los trabajos. 
¿Cómo se puede valorar la importancia de la excavación?
Lo que ya ha aparecido es muy importante: es el interés desde EE.UU e Irlanda por lo que está sucediendo en una ciudad de España que se llama Valladolid. Estamos poniendo en mapa a esta ciudad.
¿Y eso cómo se monetiza o se puede aprovechar para el turismo?
Después de todo lo vivido con esta crisis sanitaria y económica, y de lo mucho que todavía queda, que haya una posibilidad de motivar, que Valladolid sea un centro de turismo para los interesados en el tema irlandés es importante. Es pronto para concretar qué va a suceder. Primero hay que ver si encontramos sus restos, y dependiendo de eso se tomarán decisiones. 
¿Cuánto queda por descubrir de la ciudad y de sus vínculos con otras comunidades?
La aportación irlandesa desde Felipe II hasta la actualidad ha sido muy potente. En los siglos posteriores a Felipe II hay cientos de soldados irlandeses que se alistan al Ejército español, llegando a existir un tercio irlandés, cuyo barco se hundió en aguas catalanas. 
¿Estas excavaciones volverán a situar a Valladolid como un punto cultural e histórico importante?
Todo suma. La BBC y los periódicos más importantes anglosajones hablan del tema, que para ellos tiene mucho interés. Y esto implica que muchas personas interesadas en la historia de sus ancestros mostrarán interés por venir a esta ciudad. Tener enlaces con personajes históricos de otros países no nos harán ser un lugar de peregrinaje pero sí un polo de atracción para conocernos.