scorecardresearch

"No sé para quién jugamos"

Agencias
-

Scaloni se muestra molesto por las informaciones sobre las posibles bajas de su equipo para el choque

Scaloni dirige una sesión de trabajo de su conjunto. - Foto: Juan Ignacio Roncoroni (EFE)

Las informaciones sobre el estado físico de Rodrigo de Paul y Ángel di María molestaron ayer al seleccionador de Argentina, Lionel Scaloni, antes del encuentro contra Países Bajos de cuartos de Qatar 2022. 

Aunque el equipo albiceleste se entrenó solo 15 minutos a puerta abierta, tras la sesión se conoció que De Paul sufrió un problema muscular que puede dejarle fuera del partido frente a los neerlandeses. Scaloni indicó que el jugador del Atlético Madrid, y Di María, lesionado tras el encuentro contra Polonia, de la fase de grupos, están bien.

«De Paul, entrenó y formó parte del entrenamiento, pero no me atrevo a decir si está o no un día antes del partido. Por otra parte, de lo que sale en prensa es difícil de manejar. Pero lo que sí tenemos claro es que el jugador que sale a la cancha tiene que estar bien», señaló el preparador sudamericano.

«El pasado miércoles entrenamos a puerta cerrada. No sé como saben esto. En principio están bien, vamos a ver la sesión para definir la alineación. No sé de donde salen estas informaciones. No sé si jugamos para Argentina o para Países Bajos. El entrenamiento fue a puerta cerrada y no nos interesa que salgan las cosas», añadió Scaloni.

«No se tiene que filtrar lo que pase. Ha ocurrido varias veces. La mitad de las preguntas son de esto y lo importante es el choque y no quién juegue. Vamos a darlo todo, con o sin ellos. Pero si el entrenamiento es a puerta cerrada, no se tiene que saber nada», insistió.

«No estoy enojado, pero si un futbolista no entrena, no sé cuál es la necesidad de informarlo al instante. No entiendo la necesidad de crear una alarma. No me interesa eso y el rival está pendiente», setenció el entrenador de la Albiceleste.

Por otro lado, Louis van Gaal destacó que es «triste» que Di María le considere el peor entrenador que ha tenido, tras su etapa en el United. «Memphis también pensaba como él, y ahora nos besamos en la boca», reconoció el técnico neerlandés de forma irónica en la previa del duelo de cuartos.