scorecardresearch

Un proyecto de la Universidad ya dispone de fondos europeos

D.V.
-

El Gobierno central y la Junta de Castilla y León firman el primer plan de investigación conjunto 'Q-CAYLE: Comunicaciones cuánticas seguras en Castilla y León'

La Universidad de Valladolid lidera el único proyecto de Castilla y León financiado hasta el momento por el Ministerio de Ciencia e Innovación dentro del Plan Complementario de I+D+I en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El proyecto aprobado, 'Q-CAYLE: Comunicaciones cuánticas seguras en Castilla y León', está dentro del área científico-técnica de comunicación cuántica y será dirigido por el catedrático de Física Teórica de la Universidad de Valladolid, Luis Miguel Nieto Calzada. Además de la UVa, en él participan las universidades de Burgos (UBU), Salamanca (USAL) y el SCAYLE (Centro de Supercomputación de Castilla y León).

Este Plan Complementario de I+D+I supone un paquete de medidas para el fortalecimiento de las capacidades del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación integradas dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El objetivo que persigue es la modernización de la economía española, la creación de empleo y la reconstrucción del país tras la crisis de la COVID-19, y para ello se busca la coordinación de las políticas en materia de innovación de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas, informó la Universidad de Valladolid en un comunicado remitido a Ical. 

El Plan tiene una dotación presupuestaria global de 200 millones de euros para este año y para el 2022 en ocho áreas científico-técnicas. Castilla y León participa en el área de comunicación cuántica, en un proyecto coordinado con las comunidades autónomas de Cataluña, Madrid, el País Vasco y Galicia, con una dotación económica para los próximos tres años de 3,5 millones de euros en Castilla y León.

La mecánica cuántica es una teoría que explica el funcionamiento del mundo microscópico de moléculas, átomos y electrones. Gracias a ella, se ha conseguido entender la realidad en ese nivel, muy diferente a la que vemos y sentimos en nuestra vida cotidiana, ya que en el mundo microscópico tienen lugar sucesos que no ocurren en el mundo macroscópico. La comprensión del mundo microscópico a través de la mecánica cuántica permitió, en el siglo XX, el desarrollo de herramientas técnicas capaces de mejorar notablemente la vida de las personas como el láser, la resonancia magnética y otros muchos instrumentos médicos o tecnológicos como los semiconductores y los dispositivos asociados a ellos.

Las nuevas tecnologías cuánticas del siglo XXI se basan en la utilización de propiedades específicamente cuánticas, como la superposición y el entrelazamiento, para el desarrollo de nuevas técnicas radicalmente innovadoras. La superposición describe cómo una partícula cuántica puede encontrarse en diferentes estados a la vez, lo que tiene prometedoras aplicaciones en el campo de la computación, y el entrelazamiento, que describe cómo dos partículas cuánticas muy alejadas pueden estar "conectadas" de forma instantánea, de especial aplicación en las comunicaciones. El proyecto que se desarrollará en estos tres años pretende utilizar estas propiedades para diseñar nuevas tecnologías de comunicaciones mucho más eficientes y seguras que las actuales.

El objetivo esencial del proyecto aprobado es el impulso a la investigación, innovación y transferencia en el ámbito de las comunicaciones cuánticas en Castilla y León, aprovechando las infraestructuras del Centro de Supercomputación de Castilla y León (SCAYLE) y la experiencia en investigación del 'Grupo Interuniversitario de Tecnologías Cuánticas', formado por investigadores de dos Unidades de Investigación Consolidadas: Física Matemática, de las Universidades de Burgos, Salamanca y Valladolid, y Fotónica, Información Cuántica y Radiación y Dispersión de Ondas, de la Universidad de Valladolid.

El proyecto pretende constituir un entorno distribuido regional de generación y retención de talento en comunicaciones y computación cuántica. Asimismo, persigue el diseño, planificación, despliegue y puesta a disposición de los grupos de investigación y empresas de la región de una red experimental de comunicaciones cuánticas para la prestación de conexiones fiables y seguras sobre la infraestructura de la red regional de I+D+I RedCAYLE. El proyecto también pretende aprovechar la presencia del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) en Castilla y León para explotar las potencialidades de la comunicación cuántica en el campo de la ciberseguridad.