La provincia pierde el 50% de ganaderos de ovino en 20 años

R. Gris
-

El número de ovejas ha bajado en casi cien mil animales. No obstante, la producción de leche se ha incrementado en más de un 15% hasta llegar a los 63 millones anuales

La provincia pierde el 50% de ganaderos de ovino en 20 años - Foto: J.TAJES

Crisis permanente. Los ganaderos de de ovino de leche reconocen que están siempre en una situación «límite» debido al escaso precio que la industria paga por la leche y los lechazos. Una vez más. Los costes de producción sobrepasan el precio de venta de los productos y eso lleva consigo que cada vez mayor número de ganaderos tengan que decir basta y echar el cierre a sus explotaciones.
Esta situación, con el precio del litro de leche rozando los 75 céntimos de euro y los corderos por debajo de los 55, ha llevado a la provincia a dejar la actividad y buscar otro medio de vida. De esta forma, según los datos que maneja el sindicato UCCL, el número de ganaderos de ovino se ha reducido prácticamente a la mitad desde el año 2002, cuando trabajaban 799 frente a los 386 de 2018, lo que supone un descenso del 51,6 por ciento.
Los propios sindicatos advierten de que el número de ganaderos ha ido disminuyendo debido a que algunos lo han dejado y, especialmente, porque falta un relevo generacional. Es decir, no hay jóvenes que puedan suplir a aquellos profesionales que dejan la actividad cuando llega la edad de jubilación. Advierten de que la inversión necesaria para la puesta en marcha de una explotación es «inasumible» por los jóvenes teniendo en cuenta que la rentabilidad
La Alianza por la Unidad del Campo denuncia la situación actual de los ganaderos, que apenas perciben 0,74 euros por litro, que supone una pérdida de 4.000 euros por explotación respecto al año pasado, cuando el umbral de la rentabilidad debería alcanzar al menos un precio por la leche de 0,85 euros por litro.
Según avisan desde UCCL, a modo de ejemplo, el precio de la leche de ovino ha bajado un 17,9 desde mayo 2015 a mayo 2018, mientras que el de vacuno de leche lo ha hecho en un 13,4%. «Mientras que todos los ganaderos saben las importantes bajadas de precio a los productores que se han producido en los últimos años. ¿Entonces para quién está trabajando la Interprofesional y los allí se sientan?», comentan desde el sindicato.
Esta reducción del número de ganaderos ha llevado consigo también una importante disminución en la cifra de cabezas de ganado. Es decir, las explotaciones producen menos que hace años al convivir menos ovejas. En este sentido, la reducción ha sido del 29,7 por ciento al bajar de los 331.798 animales que había en explotaciones de la provincia en el año 2007 a las 233.079 de 2017. Este descenso se ha registrado en esta década de forma pronunciada y tuvo especial relevancia durante los años más duros de la crisis. En 2010 había 335.779 ovejas en la provincia, mientras que tanto solo unos años más tarde, en 2013 eran 264.940.
La tónica general es que los ganaderos que todavía se mantienen trabajando hayan aumentado el número de ovejas que tenían para poder mantener la explotación. Igualmente, muchos de ellos también siembran cereal y forraje en tierras propias o alquiladas para poder alimentar al ganado, lo que permite abaratar los costes de producción y poder mantener las granjas. Lo sindicatos coinciden en señalar que si no se hace de esta forma «cada vez es más complicado» sacar adelante estos negocios.
«Somos conscientes que a través del diálogo y del compromiso de todas las partes implicadas y con la tutela de la Administración se puede establecer relaciones contractuales que garanticen la sostenibilidad del sector de ovino de leche que garantice la rentabilidad de todos los agentes de la cadena alimentaria en igualdad de condiciones», destacan desde Asaja.
Sin embargo, los ganaderos que mantienen las explotaciones están aumentando la producción de los animales. La recomendación por parte de la Junta de Castilla y León es que para que una explotación sea viable económicamente una oveja debe producir unos 400 litros de leche anuales, pero actualmente no se llega a esa cantidad. En el año 2016 esta media fue de 257,2 litros, lejos de la recomendación del Ejecutivo regional.
Según los datos de UCCL, la producción de leche en la provincia durante 2016 fue de 63.285.000 litros de leche, siendo Valladolid la provincia de la región con mayor producción, aunque todavía por debajo de los límites aconsejables para garantizar la rentabilidad.
Así las cosas, las organizaciones agrarias ven un futuro «poco esperanzador» si no se alcanzar acuerdos contractuales con las industriales que garanticen unos precios dignos a los productores y aventuran que se continuarán cerrando más explotaciones durante los próximos años.