Sanidad destituye a la directora de Gestión de Medina

A.G.M.
-

La Consejería cesa en sus funciones a Arancha Migueláñez, aunque lo desvincula de la inundación del área quirúrgica del Hospital Comarcal, cuya reapertura se prevé para dentro de 10 días

Clausurados los quirófanos de Medina por una inundación

La crisis provocada por la clausura de los quirófanos de Medina se ha cobrado su primera ‘víctima’ en la figura de la directora de Gestión del Hospital Comarcal, Arancha Migueláñez. Aunque la Consejería de Sanidad lo desvincula de los problemas generados por las inundaciones del área quirúrgica y su obligado cierre desde el pasado 18 de octubre, la realidad es que esta destitución coincide en el tiempo con la peor parte de esta crisis, con la consejera compareciendo en las Cortes para dar explicaciones y con 370 intervenciones derivadas ya al Clínico. «El cese entra dentro de los cambios de equipos que se están haciendo tras las renovaciones de gerencias. Normalidad absoluta», argumentan desde Sacyl.
Pero lo cierto es que se produce un par de días después de que la propia Verónica Casado tuviera que responder en las Cortes por este asunto. Lo hizo, eso sí, tratando de darle cierta carta de normalidad al caso, recordando que en la gestión sanitaria «pasan cosas» y acusando de «tremendista» al PSOE. También asegurando que, cuando se reabran los quirófanos, habrá turnos «de mañana y tarde».
El cese llega después de que la clausura se haya dilatado más de lo esperado en Sacyl, que no ha movido ficha hasta hace poco más de una semana, cuando ya ordenó derivar al Hospital Clínico algo más que operaciones de urgencia y los partos. En concreto, se estableció que los equipos quirúrgicos y de anestesia de Medina irían tres días a la semana, en horario de mañana, al HCUV, para atender a los pacientes de cirugía general sin ingreso; serían 370 operaciones.

MÉDICOS VOLUNTARIOS

Esto se ha traducido en que varios médicos del Hospital Comarcal, todos ellos voluntarios, se han trasladado desde Medina para llevar a cabo todas esas operaciones programadas que se habían dejado en pausa y, de paso, también colaborar con parte de la actividad prevista del propio Clínico, ya que estaba sacando adelante con sus medios, sin refuerzos, tanto su lista como las urgencias diarias que se generaban en ambos centros.
Y todo, mientras se llega a la fase final de un problema que arrancó a mediados de octubre por lo que la consejera definió en las Cortes como «un golpe de la climatología» y de «malísima suerte».
«Este domingo estarán sellados los quirófanos y el lunes día 25 se realizará un estudio microbiológico para garantizar la seguridad, y en el momento que se pueda, empezarán a funcionar», avanzó la consejera, que adelantó que «en cuanto los quirófanos se puedan utilizar», la actividad se reanudará en turno «de mañana y tarde». Dos días después, el gerente regional de Sacyl, Manuel Mitadiel, ya apuntó que la fecha de reapertura podría ser «a finales de la semana que viene o la siguiente».
Casado admitió cancelaciones y cifró en 370 las intervenciones que se trasladarán al Clínico, pero afirmó que «no hay nadie en prioridad 1 al que no se le haya dado la respuesta adecuada». Además, señaló que, en este mes, se ha aprovechado para aligerar parte de la lista de espera: «Al mismo tiempo que intentábamos resolver el problema (de la humedad en la zona quirúrgica), lo que sí se ha hecho es abrir 73 consultas y disminuir en 1.150 pacientes la lista en espera para consulta médica».