scorecardresearch

Los delitos también vuelven a los niveles prepandemia

A. G. Mozo
-

La provincia registra una media de 47 casos al día, casi los mismos que en 2019 y un 21% más de los 39 que hubo en 2020. Los delitos sexuales incluso superan ya las cifras prepandémicas, tras haberse denunciado 17 violaciones en lo que va de año

En septiembre cayó la última versión de la banda del BMW, presuntamente liderada por ‘Rafita’. - Foto: D.V.

a. g. mozo / valladolid

El empleo, la venta de viviendas, las exportaciones... Casi todos los indicadores económicos van poco a poco regresando a los niveles que presentaban antes de la pandemia del coronavirus en Valladolid. Algo parecido ocurre con la criminalidad, después de que 2020 fuera un año especialmente 'complicado' para la actividad de los delincuentes, por las siete semanas de confinamiento de la primera ola y, después, por los ocho meses de toque de queda que limitaron la movilidad nocturna, incluso durante el primer tercio de este 2021.

Una vez instalados en la 'nueva normalidad', con las restricciones sociales guardadas en el cajón del olvido, la vida va volviendo al lugar en el que quedó cuando se produjo la eclosión de esta pandemia; y los delincuentes no son diferentes al resto de 'profesionales'. Así lo demuestra el último balance de criminalidad hecho público por el Ministerio del Interior, referente a los tres primeros trimestres de este año, en el que se da cuenta de casi trece mil infracciones penales en la provincia de Valladolid. Los 12.948 casos que se anotan en el informe son un 21% que los 10.633 que se notificaron en el mismo periodo de 2020 y casi igualan los 13.284 acumulados en los tres primeros trimestres de 2019 y que todavía suponen algo más de un dos por ciento más que lo de este año, un 2021 en el que, eso sí, ya se está por encima de lo registrado en 2018, 2017 y 2016.

Traducido todo esto a delitos al día, Valladolid ya está sufriendo una media de 47 casos diarios (dos a la hora), cuando en 2020 fueron solo 39. Las cosas van volviendo a esa normalidad que había antes de la pandemia, cuando se registraba una media de 49 delitos al día en la provincia. Este es el tope máximo registrado en los informes sobre criminalidad elaborados desde el Ministerio del Interior y que solo se remontan a 2015, cuando llegaron a ser 13.334 durante los primeros nueve meses del año, justo medio centenar más que en 2019. Ni que decir tiene que el mejor año de la serie analizada es el pasado 2020 con aquellas diez mil infracciones penales tan condicionadas por las restricciones sociales derivadas de la crisis del coronavirus.

MÁS HOMICIDIOS

Pero es que lo ocurrido en ese año fue único, con siete semanas de confinamiento que condicionó hasta el día a día de los 'malos', cayendo todas las estadísticas de tpdps los tipos de delitos. Ahora mismo, el análisis interanual evidencia una subida de la práctica totalidad de tipologías, si bien no ocurre lo mismo cuando la comparación se efectúa con 2019, el último año prepandemia que hay sobre la mesa. En ese caso se atestigua que, por ejemplo, los homicidios y asesinatos –tanto los consumados como los que fueron en grado de tentativa– se han multiplicado por tres, de los dos que se contabilizaron durante los tres primeros trimestres de 2019 (ambos sin consumar) a los seis (cinco en grado de tentativa) que se han registrado entre los meses de enero y septiembre de este mismo año.

Aunque no es el tipo delictivo que crezca de forma más evidente, ya que lo más llamativo está en el apartado de los delitos contra la libertad sexual, que han subido en más de un ocho por ciento; desde los 85 denunciados en 2019 a los 92 de los primeros nueve meses de 2021. Es la cifra más alta desde que hay registros en una provincia en la que hace solo un lustro había la mitad de delitos sexuales.

El de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual es un epígrafe que recoge desde la agresiones sexuales, a los abusos, pasando también por el acoso, el grooming (o ciberacoso sexual de menores), el exhibicionismo y la provocación sexual, así como la prostitución, la explotación sexual y corrupción de menores.

AGRESIONES SEXUALES

El informe de criminalidad únicamente detalla cuántos de esos 92 delitos sexuales son agresiones con penetración; la violación. El documento refleja que se han denunciado 17 a lo largo de este 2021, el doble de las nueve que se registraron en 2020 y de las diez de 2019. En 2018 hubo doce, por las siete de 2017 y las tres de 2016, unas estadísticas que sirven para poder darle contexto a esos 17 delitos de agresión sexual con penetración que manejan los investigadores de las Fuerzas de Seguridad. El grueso de todas ellas (14) se denunció en la capital (donde el año anterior solo había habido seis) y ninguno de los casos conocidos en el informe eran de Laguna de Duero, Medina o Arroyo (Interior solo especifica los datos de los municipios de más de 20.000 habitantes en sus informes de criminalidad).

El último caso de este tipo que se ha conocido fue de hace solo unas semanas, cuando una joven se presentó en dependencias de la Guardia Civil y denunció que un grupo de jóvenes la había drogado y violado en un local-bodega de La Cistérniga hace más de un año, si bien había dado el paso ahora de la denuncia después de que tuviese conocimiento de que había vídeos de la agresión sexual colgados en distintas páginas web porno. Ella incluso pedía ayuda en diferentes redes sociales para identificar a los supuestos violadores que, según las fuentes consultadas por este periódico, eran dos.

El balance de Interior recoge también el aumento de la actividad de los equipos antidroga, con 60 delitos esclarecidos en lo que va de año, por los 39 de 2019.

Todo lo demás va creciendo y se va acercando a cifras prepandemia, pero no llega a igualarlo todavía. 617 robos con fuerza (por los 789 de 2019), de los que 383 fueron en domicilios (antes eran 437, un 12% menos) y el resto, en bares, tiendas y otros establecimientos. Los hurtos aún están más lejos, ya que hace dos años fueron 3.444 y ahora son 2.323, lo mismo que ocurre con las sustracciones de vehículos, que las 87 actuales están por debajo de las 99 prepandémicas.

En este sentido, no será hasta el siguiente balance trimestral del Ministerio del Interior cuando se pueda analizar el efecto de la caída de la banda del BMW –el pasado septiembre– sobre la estadística de robos.