Las plazas mayores se convierten en el centro de las fiestas

R.G.R
-

Los pueblos que celebran sus fiestas en mayo y junio se decantan por no celebrar cualquier tipo de espectáculos que suponga «una gran afluencia de público». Se inclinan por música tradicional, teatro y actuaciones con sillas numeradas en las plazas

Los vecinos de Arroyo asistieron a la misa por San Juan en la calle, junto a la iglesia.

Los alcaldes no tienen claro cómo celebrar sus fiestas patronales. Especialmente en aquellos municipios donde tienen lugar durante los meses de mayo y junio, los regidores no han contratado ninguna actividad por el momento, salvo contadas excepciones. Desconocen el panorama más allá de este fin de semana, cuando concluirá el estado de alarma y están a la espera de las futuras restricciones que se puedan implementar para saber cómo desarrollar los festejos. 

Lo que sí tienen claro la mayor parte de los alcaldes es que van a hacer actuaciones culturales, sociales, y deportivas, y solo en casos contados ya se ha descartado por completo hacer cualquier tipo de iniciativa y se han suspendido las fiestas patronales. Sí es cierto que cada ayuntamiento está tomando sus propias decisiones al antojo de cada equipo de Gobierno y mientras que algunos han ido un poco más lejos, otros prácticamente se limitarán a la misa patronal y la procesión por las calles. 

Todos lamentan que no exista una normativa más ajustada a las fiestas por parte de la Junta de Castilla y León y afirman que no hacen más actividades por dos razones básicas. Evitar cualquier tipo de riesgo por un lado y, por otro, el desconocimiento sobre qué se debe o no se debe hacer. Lo que tienen claro es que no harán verbenas y mucho menos espectáculos taurinos, ni populares ni festejos profesionales en las plazas de toros. «Con el 30 por ciento del aforo se hace imposible hacer nada», comentan.

De esta forma, las plazas mayores se convertirán en los centros neurálgicos de la mayor parte de las actuaciones, donde se llevarán a cabo los espectáculos de música, teatro, cine o cualquier otra actividad en la mayor parte de los municipios. El aire libre será la tónica general en casi todas las actividades, incluso en algunos casos los regidores han hablado con los párrocos para que las misas durante las fiestas, a las que acude una gran cantidad de personas, se celebren en la calle. 

El primero en dar rienda suelta de las fiestas será Valdestillas, que ya esté fin de semana estará inmerso en un sinfín de actividades. No por ser el primero, el alcalde Alberto Sanz, ha sido el más prudente, sino todo lo contrario. Se podría decir que es uno de los más atrevidos o el que más y eso ha despertado ciertos recelos en otros regidores. Sanz indica que todas las actividades se llevarán a cabo con todas las medidas de seguridad, ya que se ha instalado una carpa en la plaza mayor que rondará los 1.600 metros cuadrados donde se celebrarán los conciertos musicales, el pregón y el resto de actividades. 

Las fiestas de la Santísima Virgen del Milagro y San Isidro Labrador contarán con el presidente de la Diputación y del PP de Valladolid, Conrado Íscar, como pregonero. «Los fuegos artificiales serán a las once de la noche, pero ya el martes cuando no habrá toque de queda». Actuaciones de copla, hinchables para los más pequeños, concierto de Alfonso Pahino y Happening, noche flamenca… Y todo ello en la plaza de la Constitución, donde la carpa se convertirá en el centro de la mayor parte de las actuaciones. Incluso se han organizado para el día 15 un viodemapping que se hará con los asistentes sentados y manteniendo las distancias de seguridad. «Hemos organizado todas estas actividades teniendo en cuenta las restricciones, pero también pensando que a partir del día 9 se termina el toque de queda», destaca el alcalde. 

Se podía decir que Valdestillas es un caso excepcional, ya que la mayor parte de los municipios no tiene tantas actividades programadas. El alcalde de Arroyo, Sarbelio Fernández, descarta celebrar grandes conciertos, verbenas o encierros. «En las fiestas de Arroyo vamos a hacer la eucaristía (que ha tenido lugar esta semana) en la calle. Aún no sé si vamos a hacer algo gastronómico y lo que sí espero tener es espectáculos culturales en La Flecha». Pero descarta que en el mes de junio, cuando lleguen las fiestas patronales, se programen eventos de cierta relevancia. «Sí vamos a hacer fiestas, pero no van a ser como en años normales».

En esta línea se mueve también el alcalde de Zaratán, Roberto Migallón, quien señala que van a hacer unas «fiestas alternativas» donde primarán música, teatro, cine, y actividades culturales seguras y controladas por aforo y al aire libre. No habrá verbenas, aunque sí conciertos controlados con sillas para un determinado número de asistentes. «Tenemos que hablar aún con el sacerdote para ver si podemos hacer la misma al aire libre y lo que no habrá será procesión». 

En Medina de Rioseco, que celebran San Juan, ni siquiera se han puesto aún manos a la obra para realizar el programa. Están a la espera de las medidas que puedan llegar a partir del día 9 de mayo. «Será entonces cuando nos sentaremos con el grupo de trabajo multiedad constituido para valorarlo», comenta el alcalde, David Esteban. 

Olivares de Duero celebra sus fiesta a finales de junio. «No haremos verbenas, pero sí espectáculos en la Plaza Mayor con mascarillas y distancia», comenta el alcalde, Tomás Andrés, quien señala que responsables de orquestas ya le han comunicado que no será al menos hasta el mes de septiembre cuando se puedan llevar a cabo. «Nosotros vamos a hacer algo sencillo, pero esperamos que en junio haya mucha población vacunada y podemos hacer cosas». 

El regidor de Santervás de Campos, Santiago Baeza, va un poco más lejos y afirma que no tiene previsto «música en directo» para las fiestas de San Gervasio y San Protasio. «No me atrevo a decir si vamos a tener los mercados medievales o no. La misa si quieren los vecinos la vamos a hacer fuera». Sobre la gastronomía, está sopesando hacer una actividad relacionada con el corte de jamón. 

El alcalde de Valbuena de Duero, José Augusto Rodríguez, es el único que manifiesta abiertamente que no celebrará ningún tipo de actividad en las fiestas patronales debido a que entiende que existe todavía un riesgo de contagios entre los vecinos. «Aquí en Valbuena no se va a hacer nada y por tanto en San Bernardo tampoco». Son los únicos alcaldes que reconocen que no se harán actividades. 

Así, las plazas mayores de los municipios serán los enclaves para unas fiestas ‘descafeinadas’ al menos hasta la mitad del verano y habrá que esperar para ver qué actividades llevarán a cabo los municipios que celebrar sus fiestas en los meses de julio, agosto y septiembre.



Las más vistas