scorecardresearch

Trabajadores del 112 denuncian su situación laboral

D. V.
-

La plantilla asegura sentirse "engañada" tras los acuerdos alcanzados en las negociaciones y los posteriores "incumplimientos" de la Dirección

Protesta de los trabajadores del Servicio de Emergencias 112. - Foto: Ical

Los trabajadores de los servicios 1-1-2 y 061 salieron hoy a la calle en Valladolid, frente a la sede ubicada en la Avenida del Hospital Militar, para protestar por los "incumplimientos" de la Dirección y decidieron así continuar con la huelga indefinida en la que están inmersos desde hace dos meses, según confirmaron algunos de los manifestantes, miembros del Comité de Empresa.

Ambas plantillas aseguran encontrarse "al límite de estrés y agotamiento por exceso de horas y cobrando un salario mínimo que además continúa congelado desde el año 2009". La asamblea de los trabajadores del 1-1-2 había acordado la semana pasada, mediante votación, la suspensión de la huelga ante la expectativa de firma que "ahora se disipa".

Tras varias negociaciones con la adjudicataria Ilunion emergencias, el comité de empresa recibió la semana pasada la llamada del consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien instó a la urgencia de firmar los acuerdos alcanzados con el fin de poder ser contemplados en los próximos presupuestos. Por este motivo, la plantilla se reunió en asamblea urgente y acordó suspender las movilizaciones si la empresa se comprometía a cumplir con los pactos alcanzados con un plazo de materialización tanto en cumplimiento como en la elaboración del nuevo acuerdo interno.

Los trabajadores explicaron que esta "buena disposición" de la plantilla "se ha visto truncada" al recibir un preacuerdo escrito en el que "reiteradamente se niegan a contemplar gran parte de los puntos negociados y reflejados en las actas de cada reunión". Ese es el motivo, "ajeno a la plantilla", por el que no se ha podido dar cumplimiento a la petición de firma urgente del consejero.

Los trabajadores manifiestan además que la existencia de una "gran desconfianza" hacia su equipo directivo, motivada por los reiterados "incumplimientos y deslealtades" que durante años han llevado a la plantilla a una relación laboral "minada de incertidumbre debido a la línea constante de empeoramiento que han seguido". Por este motivo, aseguran no poder "dar credibilidad y confianza a las palabras y tener un gran recelo en cuanto a los motivos por los que la dirección se niega a firmar los preacuerdos alcanzados en las reuniones con Ilunion, y que constan en su totalidad firmados en acta".

De esta manera, los trabajadores del 1-1-2 exponen que tras su "buena voluntad" de desconvocar la huelga por los pactos alcanzados, "aunque éstos no supongan ni la mitad de las reivindicaciones iniciales", es la propia dirección del servicio quien "se ha negado a firmarlos".

En cuanto al 061 (Emergencias sanitarias), dependientes de la subcontrata con la empresa Serveo, la administración "ni siquiera se reúne con sus representantes, ninguneando a los trabajadores y a sus reiteradas peticiones de respuesta". La empresa, tras haber llegado a un acuerdo verbal sobre la implantación de una ronda antiestrés a cambio de que no hubiera ningún incremento salarial hasta dentro de 18 meses, ahora manifiesta que "no saben cuáles son las pretensiones de la plantilla".

Por lo tanto, ambas plantillas de emergencias comunican que se ven "obligados" a la continuidad de las movilizaciones e incluso plantean recrudecerlas "para hacer valer sus derechos". Informan a la ciudadanía que son las "personas que les amparan y ayudan al otro lado del teléfono cuando se encuentran en situación de emergencia".