La CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en Valladolid

R. Gris
-

El Organismo de Cuenca invierte 1,5 millones para arreglar ríos y arroyos en la provincia con el objetivo de evitar la formación de tapones que puedan ocasionar problemas en invierno

La CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en Valladolid - Foto: Jonathan Tajes

Los operarios de la empresa Tragsa han estado trabajando sin descanso en la orilla del Eresma esta semana, dentro del término municipal de Alcazarén, en una de las cinco operaciones que mantiene abiertas la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en la provincia para la limpieza de los cauces de ríos y arroyos.  El Organismo de Cuenca aprobó un pliego para la implantación de medidas para la mejora de las condiciones hidrológicas de los cauces en la provincia en el mes de noviembre de 2018, con una duración de dos años, y en la actualidad se están llevando a cabo cinco actuaciones en cauces en más de 20,5 kilómetros. En Viloria se está trabajando en el arroyo del Henar en un tramo de 4,2 kilómetros, en Boecillo en Arroyo Molino, en otros cuatro kilómetros. En Alcazarén, en el río Eresma, en 2,6. En Santibáñez, en el arroyo Valcorba se han acondicionado 4,8 y en Villanueva de Duero, en el río Adaja se está trabajando en el tramo más prolongado de los cinco, con más de 5,1 kilómetros. 
Las labores consisten en retirar la maleza y basura existentes en los cauces. En la mayoría de los casos se debe a la formación de tapones ocasionados por troncos viejos, pero en otros la actitud incívica de los ciudadanos obliga a los trabajadores a retirar colchones, bolsas de basura  y todo tipo de suciedad que provoca que el agua del río busque nuevos caminos por los que pasar ante los bloqueos existentes. 
El presupuesto que ha destinado la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha sido de 1.521.809 euros. Los programas de conservación de cauces se empezaron a implementar desde el año 2000. Durante todo este tiempo, se han llevado a cabo actuaciones por toda la provincia, desde Mayorga hasta Fresno el Viejo, o desde Valoria la Buena a San Pedro Latarce. 
La CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en ValladolidLa CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en Valladolid - Foto: Jonathan TajesMás concretamente, desde el año 2015 se han desarrollado un gran número de intervenciones, más de 90, en distintos cauces de la provincia. Los arroyos del Prado, en Corcos del Valle, Revenga, en Cigales, Jaberas, en Barcial de la Loma,  el Hornija, en Peñaflor, el río Pisuerga, desde Santovenia a Valladolid, el Adaja, el Esgueva, o el arroyo Matallana, son solo algunos de los puntos donde se han procedido a hacer actuaciones. 
El comisario adjunto de Aguas de la Confederación, Urbano Sanz, indica que estas actuaciones se llevan a cabo bien a petición de los ayuntamientos o bien por medio de los agentes forestales de la propia CHD que detectan situaciones de peligro. Sin ir más lejos, incluso un puente de piedra en el término de Alcazarén corría peligro debido a la acumulación de grandes troncos y la Confederación no ha tenido más remedio que actuar. 
En la gran mayoría de las acciones, el tipo de actuaciones que se vienen desarrollando abarcó, en función de las necesidades de cada cauce, desde poner escolleras a tratamientos sobre la vegetación de la ribera, saneamiento, retirada de tapones, repoblación y eliminación de barreras. Sanz indicó que la mayor parte de las obras se llevan a cabo durante los meses de mejor climatología. «Se suelen llevar a cabo desde marzo hasta octubre». En este sentido, los operarios deben tener especial cuidado con la nidificación, ya que es la época del año en la que los pájaros realizan sus nidos y se debe extremar la precaución. 


La CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en ValladolidLa CHD limpia más de 20 kilómetros de cauces en Valladolid - Foto: Jonathan TajesPróximas actuaciones. La Confederación Hidrográfica ya tiene previstas otras seis actuaciones durante los próximos meses. Se arreglarán 7,5 kilómetros en el río Duratón dentro del término municipal de Rábano, otros tres en el Cega a la altura de Viana. 7,2 en el arroyo la Golosa en El Campillo, 6,1 en Bocos en el río Duero, otros cuatro en Puente Duero y una actuación integral en el cauce del río Esgueva, con la plantación de vegetación autóctona. 
Dependiendo de la longitud y amplitud del cauce en el que se actúa, así como la cantidad de vegetación existente o los árboles que sean necesarios retirar los tiempos que los operarios emplean en cada actuación pueden variar, pero aproximadamente suelen estar entre dos y tres semanas en cada una de ellas. «Nosotros trabajamos con Tragsa o licitamos el trabajo dependiendo de cada ocasión», aclara Sanz. 
Los trabajos consisten en recuperar la vegetación riparia en los espacios abiertos, la disminución de la altura de las orillas y la realización de podas, desbroces y retirada de árboles muertos, así como todo tipo de basuras. Las cuadrillas también se ven obligadas a retirar cientos de kilos de basura que los ciudadanos arrojan a los cauces, incluso en ocasiones han detectado que se acercan con vehículos cargados de elementos como colchones o letrinas y los tiran a los ríos. 
El objetivo de estas limpiezas es mantener el agua de los ríos en movimiento y retirar tapones que pudieran ocasionar problemas con la llegada de las crecidas durante los meses de invierno. Eso sí, las cuadrillas intentan dejar los márgenes de los ríos de la forma más natural posible para conservar la biodiversidad. 
Las actuaciones solo se llevan a cabo fuera de los cascos urbanos. «El paso de los ríos por los municipios es competencia de los ayuntamientos, aunque nosotros hemos llegado en ocasiones a algún acuerdo con los ayuntamientos», indicó Urbano Sanz.