scorecardresearch

La Plataforma del Soterramiento recaba el apoyo de Aveco

D.V.
-

La Plataforma del Soterramiento sigue con sus reuniones para intentar buscar más respaldo social para rescatar un proyecto que, según insisten, "depende la voluntad municipal"

Última reunión de la Plataforma del Soterramiento. - Foto: Plataforma del Soterramiento

Los miembros del la Plataforma por el Soterramiento del Ferrocarril en Valladolid siguen recabando apoyo de diversas entidades de la ciudad, los últimos los constructores y la asociación de comerciantes, hosteleros y vecinos de Caño Argales. 

En un comunicado recogido por Ical, informan de que en la reunión con el presidente de la Asociación Vallisoletana de Empresarios de la Construcción (Aveco) y otros miembros de la directiva les explicaron que su objetivo prioritario es conseguir que "el soterramiento sea una prioridad en Valladolid" y que "para ello, es fundamental que todos los colectivos sociales colaboren para convencer a todas las administraciones que deben recuperar el proyecto del convenio de 2003, para que Valladolid no se quede sin la obra de regeneración urbanística más importante para el futuro de la ciudad". 

Los miembros de la plataforma detallaron "cómo el proyecto es posible desde el punto de vista económico y técnico, y que su realización depende de la voluntad política de los dirigentes municipales. Entienden que este es un momento propicio para la realización de este proyecto de regeneración urbanística que beneficiaría al conjunto de la ciudad, además de tener un profundo contenido social", tal como apuntan en la nota de prensa.

Tras analizar proyectos similares como el de Murcia, piensan que "financieramente es posible incluso sin los fondos europeos, aunque entienden que es una buena oportunidad puesto que las instituciones europeas pretenden favorecer la inversión pública como motor de recuperación de la economía y una buena oportunidad para realizar un proyecto de regeneración urbanística con una gran rentabilidad social". 

Además, recuerdan que "el proyecto de integración urbanística no resuelve los problemas de integración social ni urbanísticos que necesita la ciudad y mucho menos los barrios marginados al otro lado de las vías del tren". En este sentido, la nota apunta que "también los constructores creen que el proyecto daría un gran impulso a la ciudad desde el punto de vista económico e industrial generando mucho empleo en la ciudad y, a pesar de que en algún momento desde la crisis económica y con la situación de la pandemia haya podido haber dificultades, piensan que actualmente las condiciones financieras son "óptimas" para acometer un proyecto de regeneración urbanística tan importante que contribuiría a hacer de Valladolid una ciudad más sostenible". 

"Al respecto, indicaron que no se pueden adoptar soluciones de mediados del siglo XX en el siglo XXI, con túneles que a su juicio no van a resolver los problemas de la ciudad ni van a ser el impulso que necesita la ciudad en este momento. Ahora que se habla de ciudades conectadas, piensan que es importante conectar a los ciudadanos de Valladolid, a los que viven al otro lado del muro, facilitando su acceso a los servicios esenciales, haciendo de Valladolid una ciudad más compacta e integradora", concluye el comunicado.