scorecardresearch

Mucho pop y rock, y una inspiración que sale del corazón

M.B
-

Martín H Band se subió a primeros de septiembre a la Plaza Mayor con tres discos a sus espaldas

Darío Martín, de Martín H Band. - Foto: MANU_GALAN

Darío Martín habla y compone desde el corazón. De él salió su último trabajo, el EP 'Labios por besar', cinco temas que vieron la luz en octubre del pasado 2021. No era su primer disco y, aunque anda en un momento de búsqueda de la inspiración, espera que no sea el último: «Me falta ella, pero hay que volver. No puedes dejar a gente huérfana, que, como yo, necesita canciones de Martín H».

Darío es el 'alma máter' de Martín H Band, un grupo de mucho pop y bastante rock, que nació de un buen número de temas que no tuvieron cabida en su anterior proyecto. «Llamé a Nando, de La Fuga, y grabé 'Manos Arriba' yo solo con una guitarra y la voz. Se vendió todo. Lo presentamos, ya con una banda, en Porta Caeli», recuerda. Era 2016 y atrás quedaban ocho años con Jenny James, un grupo de rock al que entró gracias a su primo, Antonio, dos trabajos y muchos conciertos.

«Martín (Hache) es mi película favorita y por eso decidí darle ese nombre al grupo y le añadimos Band. Porque con una banda todo funciona. Yo tenía un avión y ellos, las alas», añade sobre un nombre muy reconocible. Ya como formación, con Javi Arroyo (guitarra eléctrica y coros), Kili (bajo), Manu (batería), ganaron la III edición del Concurso de Bandas Pop-Rock organizado por la Escuela Municipal de Música de Valladolid; Emplazados 2017 y el premio de cervezas Mahou del mismo año (ya con Enrique Hidalgo por Javi a la guitarra), que les facilitó la grabación de su segundo disco, 'Héroes', 9 temas que vieron la luz en 2019.

Ese año, el grupo acabó segundo en el Onda Rock Valladolid, lo que les permitió grabar un EP, 'Labios por besar', y actuar en la Plaza Mayor al año siguiente (algo que no han podido hacer hasta este 2022 por la pandemia). «El último trabajo nace en el confinamiento... es un libro de autoayuda. Poco antes de la pandemia, mi mujer me pide un tiempo; luego me cogí el covid y estuve 32 días hospitalizado», explica sobre ese último trabajo. Lo grabaron en casa entre Enrique y él mismo, para rematarlo en Dobro Producciones, con Dino: «Presentamos y 'matamos' el disco en el Multiusos de La Vega, no he querido moverlo más».

Pero hace un par de semanas Darío (profesor de autoescuela en Laguna) volvió a los escenarios con la banda. En la Plaza Mayor, lo que era su sueño: «Fue increíble. Se me pasó volando y ni me enteré. Aunque nos faltaron ensayos, lo dimos todo. Mi padre, Antonio, es mi medidor y me dijo que le gustó». Ese recuerdo y ese regusto es el que le queda ahora, en un momento de búsqueda de inspiración, como dice él, sin su musa.