scorecardresearch

Los fertilizantes tensan la cuerda

SPC
-

Los abonos son uno de los principales problemas de la agricultura y varios miembros comunitarios exigen a la Unión Europea seguridad en el abastecimiento de estos productos

Los fertilizantes tensan la cuerda

Los fertilizantes son uno de los insumos más importantes para la agricultura europea. De su disponibilidad depende que los profesionales del campo obtengan unas cosechas abundantes y rentables que repercuten en el abastecimiento de alimentos para las personas, tanto de manera directa por el acceso a productos vegetales, como indirecta, ya que las ganaderías que abastecen de carne a los mercados también dependen de los rendimientos agrícolas. Algunas de las normas más recientes de la Unión Europea están poniendo en peligro esa soberanía alimentaria que tanto se predica, y por eso los estados miembros han dado la voz de alarma.

«Los ministros estuvieron de acuerdo en que debemos asegurar que los agricultores tengan disponibles suficientes fertilizantes. Es muy importante para asegurar que tengamos una cosecha exitosa en el futuro», declaró el ministro checo de Agricultura, Zdenek Nekula, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, tras la reunión de titulares comunitarios del ramo celebrada esta semana en Luxemburgo. Nekula ha recordado que la interrupción del suministro de fertilizantes desde Rusia y Ucrania por la guerra y los precios altos de insumos como el gas han conducido a un aumento de precios.

En ese contexto, la Comisión Europea está preparando una comunicación sobre este asunto para el próximo 9 de noviembre. El comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, destacó que dicha comunicación abordará cómo apoyar al sector encargado de fabricar esos abonos «de modo que en la UE no se pierda ese sector y no tengamos que importar todos nuestros fertilizantes. Estos días muchos fabricantes de fertilizantes han suspendido su producción por los costes extremos del gas y la energía», dijo el político polaco, y agregó que los fertilizantes son un elemento «clave» para la soberanía alimentaria. Añadió que la comunicación, además, tratará cómo ayudar a los agricultores a obtener los fertilizantes y cómo reducir su uso a largo plazo sin poner en riesgo el abastecimiento alimentario de los miembros comunitarios.

Por otro lado, el comisario recalcó que el aumento de los costes en el sector agrario no se ve compensado por el aumento de los precios de los productos finales. «En la UE solo hay tres Estados miembros en los que la subida de los precios ha sido más alta que el aumento de los costes entre agosto de 2021 y 2022», manifestó en referencia a Estonia, Chequia y Rumanía. Y apuntilló que la situación es «peor» en los países donde hay más ganadería, pues se acumulan los precios de la energía y de los fertilizantes.

Por su parte, España, Bélgica, Hungría, Países Bajos y Portugal pidieron en la reunión a la Comisión Europea que presente una propuesta para facilitar el uso, como alternativa a los fertilizantes químicos, de los productos conocidos como RENURE, que recuperan nitrógeno a partir de purines y de estiércol. Los cinco países solicitaron a Bruselas que esos productos puedan usarse más allá de las restricciones impuestas por la legislación actual, teniendo en cuenta el menor impacto potencial sobre el medio ambiente.

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, expuso durante un debate que España está totalmente de acuerdo con la iniciativa planteada. «Hace falta disminuir la dependencia exterior energética y de fertilizantes, cada vez mas escasos y caros», señaló. Y añadió que al mismo tiempo se debe «facilitar la transición a una agricultura circular reutilizando los nutrientes disponibles a nivel local mediante la valorización de los subproductos ganaderos».

Los cinco países indicaron en un documento que los precios de las materias primas y los insumos dificultan actualmente la rentabilidad de las explotaciones agrícolas e insistieron en la importancia de los fertilizantes para mantener la producción de alimentos en la UE y limitar la dependencia del suministro de terceros países, que se ha revelado problemática. Consideran que Bruselas debería incluir como alternativa los llamados RENURE en su próxima comunicación sobre fertilizantes prevista para el 9 de noviembre.