La teleasistencia avanzada será gratis y funcionará en 2021

SPC
-

El presidente de la Junta avanza las claves del futuro servicio que «apuesta por la transformación digital» y explica que habrá un cambio normativo para licitar un contrato único para toda la Comunidad

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (d), y la consejera de Familia, Isabel Blanco (2d), a su llegada a Zamora para participar en el foro.

La teleasistencia avanzada será un servicio gratuito que, previsiblemente, entrará en funcionamiento a finales de 2021. Así lo anunció ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien precisó que la Administración autonómica «impulsará un cambio normativo» que permita licitar un contrato único en Castilla y León del servicio que, además de suprimir el copago, facilitará la gestión. «El binomio medio rural-transformación digital va a suponer un auténtico cambio de paradigma en la sociedad actual y tiene mucho que aportar para afrontar el reto demográfico, para seguir mejorando el atractivo de los territorios rurales», aseguró en Zamora durante la inauguración de la jornada ‘Contigo, Foro de Transformación Digital de Castilla y León’, durante la cual se presentó el programa de teleasistencia avanzada, informa Ical.
El jefe del Ejecutivo autonómico destacó la «apuesta» de la Junta por la transformación digital «para seguir extendiendo la banda ancha», en colaboración con las diputaciones provinciales. «Es especialmente relevante y estratégica para el futuro de nuestra sociedad», rubricó.  Alfonso Fernández Mañueco, quien aseguró que Castilla y León mantiene un «claro compromiso» de «aprovechar» el potencial de las nuevas tecnologías en la transformación digital, recordó que la Comunidad fue «la primera en apostar» por una regulación de la teleasistencia avanzada y desarrollar esos contenidos técnicos «tal y como presentamos en marzo».
La teleasistencia avanzada incluirá dos nuevos servicios que permitirán detectar mejor los problemas o emergencias de los usuarios para dar respuesta a sus necesidades de manera más personalizada. El primero, «centrado en el apoyo al mantenimiento de la salud y el control de la atención que reciben», y el segundo, «de seguimiento proactivo y apoyo al cuidador responsable cuando es objeto de la prestación económica de cuidados en el entorno familiar», según detalló el máximo representante del Ejecutivo regional.
El pilotaje de los mismos se ha llevado a cabo con la ayuda de las diputaciones de Burgos, Segovia y Zamora y se prevé su entrada en funcionamiento en 2021. Todo ello mejorará la autonomía y calidad de vida de las personas y favorecerá la coordinación con otros servicios públicos sociales y sanitarios.
«Teníamos que anticiparnos todos en la actuación hacia esas necesidades. Pocos días después de decretarse el estado de alarma, respondimos muy rápido en esa productividad junto a las corporaciones locales, las diputaciones y los ayuntamientos y reforzamos el servicio de teleasistencia, que realizó miles de llamadas productivas a los usuarios más vulnerables», relató.
Funcionamiento

Fernández Mañueco explicó que la implantación de aparatos tecnológicos instalados en domicilios particulares, como sensores de presencia, detectores de humo y detectores de caídas, permitirán que las personas mayores y dependientes «puedan vivir mejor y más tiempo en sus propios domicilios» y apostilló: «Se van a sentir mucho más seguros con estas medidas. Estarán mejor atendidas y acompañadas por personas que seguirán de forma continua su situación y circunstancias».
Tramitación muy larga

Por su parte, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades,IsabelBlanco, también presente en el acto celebrado ayer en Zamora, reconoció que «la tramitación empieza hoy mismo». «Es una tramitación larga porque hay que introducir cambios en la legislación vigente y será efectiva a finales de 2021», anunció Blanco, que avanzó que «el objetivo es cambiar la normativa existente para licitar un único contrato, una única plataforma, y que los ayuntamientos sigan gestionándolo como lo gestionan pero a través de un único contrato y una única plataforma». En cualquier caso, Blanco advirtió de que «habrá que ir poco a poco» y, aunque ya existe la plataforma Argos, «un proyecto europeo, en colaboración con Sanidad», la idea es «ir adaptando todo a esa nueva realidad», motivo por el que «el cambio es más lento, complejo y amplio».