scorecardresearch

Desarticulada una banda dedicada al robo de cable del AVE

D.V.
-

Hay tres detenidos, a los que la Guardia Civil les atribuye seis delitos de robo con fuerza en vías férreas, de donde se llevaron material valorado en 185.000 euros

Material intervenido por la Guardia Civil. - Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil de Valladolid detuvo a tres personas pertenecientes a un grupo criminal dedicado en sustraer cableado de cobre de la línea férrea de alta velocidad en las provincias de Valladolid, Palencia y Burgos y hurtos en varias explotaciones agrícolas. En total, se les atribuye seis delitos de robo con fuerza en vías férreas, de donde se llevaron material valorado en 185.000 euros, según informaron hoy fuentes del instituto armado.

La operación se inició a finales del mes de agosto, cuando el Equipo Roca tuvo constancia de que se habían producido robos de cable de cobre en varias líneas férreas de alta velocidad; línea (Valladolid-León), término municipal de Santovenia de Pisuerga, línea (Valladolid-Venta de Baños-Burgos), términos municipales de Valoria la Buena (Valladolid), Soto del Cerrato y Torquemada en Palencia y en la línea (Madrid-Burgos), término municipal de Villaquirán de los Infantes (Burgos). Tras analizar los hechos, se pudo verificar que, igualmente habían sido objeto de robos en varias explotaciones agrícolas próximas a Tudela de Duero y Laguna de Duero.

Los investigadores pudieron identificar a los tres integrantes del grupo criminal y el vehículo utilizado para la comisión de varios de esos hechos delictivos. Paralelamente se inspeccionaron centros de reciclaje de metales en la provincia de Valladolid y Palencia, realizando un estudio y análisis "exhaustivo" de diversa documentación obrante en los establecimientos, localizando varias ventas de cable de cobre realizadas por las tres personas investigadas. Los autores empleaban vehículos sustraídos para el transporte del material robado.

Una vez identificados los presuntos integrantes del grupo criminal, se establecieron continuos dispositivos operativos de vigilancia y seguimientos sobre estos. En el transcurso de uno de los dispositivos de vigilancia, se pudo constatar cómo los mismos utilizaron un vehículo sustraído para desplazarse hasta varias explotaciones agrícolas en la cuales sustrajeron baterías de automoción, utilizadas para el funcionamiento de los motores de riego, siendo posteriormente localizadas e intervenidas por los investigadores en un centro de reciclaje.

El pasado 03 de octubre se procedió a la explotación de la Operación 'Cuvaro', procediendo a la detención de tres personas, con domicilio en Valladolid capital. Los componentes del grupo criminal acumulaban numerosos antecedentes policiales por diferentes delitos. Así, O.P.C. de 52 años de edad, tiene un historial de 15 delitos, por robo con fuerza, robo de vehículos y tráfico de drogas; a T.Ñ.M. de 39 años de edad, le constan 42 delitos, por robo con fuerza, robo con violencia e intimidación, robo de vehículo y hurto, y R.G.M. de 50 años de edad, cinco detenciones e imputaciones, por delitos de amenazas, hurtos y contra la seguridad vial. 

La Guardia Civil ha recuperado dos vehículos sustraídos y utilizados para la comisión de los robos, así como baterías sustraídas en explotaciones agrícolas de Valladolid. A los detenidos se les considera presuntos autores de seis delitos de robo con fuerza en la vía férrea de alta velocidad, ascendiendo el valor de los daños y del material sustraído en más de 185.000 euros, así como presuntos autores de dos delitos de hurto y uso de vehículo, dos delitos de hurto en explotaciones agrícolas y un delito de desórdenes públicos, continuando las investigaciones para determinar la implicación de los tres detenidos en otros cuatro robos con fuerza cometidos en la vía férrea con el mismo modus operandi.

Modus operandi

Por parte, se pudo constatar el "modus operandi" utilizado por los autores, que se trasladaban a la zona de los robos, la mayor parte de las ocasiones con vehículos sustraídos. En el caso de los cometidos en la vía de alta velocidad, se desplazaban por los caminos anexos a la vía, equipados con todo el material necesario para las "sustracciones" (destornilladores, tenazas, alicates, cizallas, cúter y guantes), así como prendas para cometer los robos y evitar ser "reconocidos" posteriormente durante el trayecto (gorras y diferentes prendas de ocultación).

Una vez reconocida la zona y cuando se daban las condiciones de seguridad necesarias, los autores cortaban la valla perimetral y accedían a la zona donde se ubican las vías férreas levantando las arquetas donde se encuentra el cableado y tras cortar con una cizalla el cable de cobre de la red de tierra, los sustraían trasladándolo a continuación hasta los vehículos utilizados para el transporte, huyendo del lugar a gran velocidad para evitar ser detectados. 

Posteriormente se desplazaban a los centros de reciclaje o chatarrerías, para llevar a cabo las ventas del material sustraído (cobre y baterías) dividido en pequeñas cantidades y diferentes días, para dificultar la labor policial y la identificación del material sustraído. La operación fue desarrollada por el Equipo Roca (Investigación de Robos en el Campo) de la Guardia Civil de Valladolid en colaboración con el Puesto de Cabezón de Pisuerga, dando por desarticulado un grupo delincuencial especializado en la sustracción de metales (cobre y plomo), en concreto robos de cobre en vías férreas y baterías en explotaciones agrícolas.

Las diligencias y los detenidos, fueron entregados en el Juzgado de Guardia de Valladolid, quedando los detenidos en libertad con cargos tras prestar declaración en sede judicial.