'Las mujeres de Goya. Grabados de una época' llega a Pasión

Ical
-

El Museo de la Pasión acogerá a partir del viernes una exposición que reunirá cerca de un centenar de piezas hasta el 1 de septiembre

'Las mujeres de Goya. Grabados de una época' llega a Pasión - Foto: Photographer: Pablo Lines

La Sala de Exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid acogerá, desde el viernes 14 de junio hasta el 1 de septiembre, la exposición ‘Las mujeres de Goya. Grabados de un época’, que reunirá cerca de un centenar de grabados del artista maño. Esta producción se presenta en Valladolid por primera vez en España y ha sido especialmente realizada para la Sala del Museo de Pasión.

Las obras de Goya son un testimonio único de la época en la que vivió. A través de su obra gráfica expresó con libertad todo aquello que no podía hacer a través de las pinturas. Era consciente que gracias a los grabados podía llegar a un mayor número de público e incluso atravesar las fronteras españolas.

Según destacan desde la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid en un comunicado recogido por Ical, a lo largo de su vida realizó numerosos grabadosentre los cuales destacan cuatro grandes series que estarán representadas en la muestra: ‘Los caprichos’ (1799), ‘La tauromaquia’ (1814-1816), ‘Los desastres de la guerra’ (1810-1820) y ‘Los disparates o proverbios’ (1815-1824).

En ellas destaca la presencia femenina. “Pocos artistas han sido capaces como Goya de alejarse de la idea de la mujer como musa para representarla de distintas formas”, señalan. “Gracias a Goya veremos facetas casi imposibles de ver ‘retratadas’ desde mujeres valientes como Agustina de Aragón, a una mujer torera como ‘la Pajuelera’, a mujeres solidarias, prostitutas y Los caprichos’.

En cuanto a temas, uno de los que abordará la muestra es el matrimonio. Para el Antiguo Régimen, el matrimonio había sido un útil instrumento para asegurar una estabilidad y un orden en el ámbito familiar. Muchos textos de la época de autores como Jovellanos o Meléndez Valdés comenzaron a ser críticos con los enlaces de conveniencia que sólo buscaban beneficios económicos o de prestigio de clases. También en el teatro se trataba este tema, como fue el caso de Moratín y su obra ‘El sí de las niñas’. Por tanto no es de extrañar que Goya sintiera la misma necesidad de criticar con sus grabados, lo que sus amigos decían en sus escritos, y mostrar la visión del espíritu ilustrado con respecto a estas prácticas. En ellos, trata de poner de manifiesto no sólo el derecho al matrimonio por amor, sino también plantea el conflicto de la autoridad paterna, el respeto a las normas sociales y el papel de la mujer en la sociedad.

El otro gran tema es la prostitución clandestina en España, que era un problema que venía de tiempo atrás. En el siglo XVII, se ensayaron intentos para clausurar los prostíbulos por razones tanto religiosas como sanitarias, pero la medida sólo trasladó el problema a las calles de las ciudades. La Europa ilustrada veía la prostitución como algo que no debía prohibirse, sino más bien tender hacia un control que no hiciera peligrar el orden ni la salud pública. Goya se mostró muy crítico con una práctica muy mal regulada y que hacía que las mujeres a menudo la ejercieran de manera obligada.