Los alcaldes insisten en la falta de secretarios municipales

R.G.R
-

Algunos secretarios recorren hasta cinco pueblos y no dan abasto para hacer las gestiones, mientras que otros pueblos ni siquiera cuentan con este funcionario

Los alcaldes insisten en la falta de secretarios municipales - Foto: Jonatan Tajes

Un problema que no es nuevo, pero que está haciendo «mucho daño» al trabajo diario de los ayuntamientos de la provincia y que no tiene visos de solucionarse, al menos a corto plazo. Muchos alcaldes de la provincia llevan años sufriendo la falta de un secretarios o su ausencia durante varios días a la semana, lo que está paralizando en gran medida o ralentizando las labores de los ayuntamientos. 
En la Diputación son perfectamente conocedores de este problema de los regidores, que tiene en previsión la aprobación de un convenio de colaboración con los consistorios de Becilla de Valderaduey y Urones de Castroponce después de que se quedaran sin secretaria el pasado mes de noviembre. De igual forma, en repetidas ocasiones durante los últimos años también se ha colaborado con distintos municipios.
Además, no son pocos los casos que se están registrando donde las diferencias entre los regidores y estos funcionarios están acabando con diferencias irreconciliables entre ambos. Un ejemplo es el Ayuntamiento de Peñafiel, donde el alcalde, Elías Arranz, ha sido incluso denunciado por la secretaria. «Es imposible trabajar así», reconoce Arranz.
Los alcaldes no tienen más remedio que ralentizar las labores municipales y algunas de ellas tienen un cierto carácter de urgencia. Es el caso de los municipios de la zona de Torozos y     Tierra de Campos donde se han instado parques eólicos. Es el caso de Valverde de Campos. Su alcalde, José Ignacio del Campo, reconoce que han tenido «muchos problemas» con toda la tramitación necesaria para la implantación de los molinos de viento en sus términos municipales. Tantos fueron los inconvenientes que el regidor solicitó ayuda al presidente de la Diputación para la incorporación de más personal. 
El alcalde de Cabezón, Sergio García, apuntó que ahora han sido capaces de solventar este hándicap, pero que en el anterior mandato sufrieron «enormemente» las continuadas ausencias de secretario que «paralizó la actividad muchas veces». Otros que ven venir el problema son los regidores del Valle del Cuco. Cinco municipios, Curiel de Duero, Bocos de Duero, Valdearcos de la Vega, Corrales de Duero y San Llorente, que tienen un único secretario que se jubila el próximo año. «Ahora estamos bien, pero ya vemos que el problema le tendremos el año que viene cuando se jubile el secretario y la plaza se quede vacante», indica el regidor de Bocos de Duero, Tomás Llanos. 
En la provincia hay unos 110 secretarios colegiados que están trabajando en la actualidad en la provincia, lo que significa que al menos la mitad de los municipios de Valladolid (225) no cuenta con un funcionario propio y tiene que compartirlo. Si bien es cierto que la actividad de los municipios varía mucho entre unos y otros. 
Cada ayuntamiento tiene sus circunstancias que han podido ocasionar problemas con el secretario. Es el caso de San Miguel del Arroyo, cuyo alcalde José Arenal Velasco perdió la figura del secretario interventor por la proyección de una granja de pollos en el término municipal. Este proyecto cuenta con la disconformidad de una parte importante del pueblo y eso, al final, ha ocasionado que el funcionario haya pedido el traslado.