scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


La guerra de Zelenski, en la Carrera de San Jerónimo

05/04/2022

No hacía falta ver las terribles imágenes de la retirada de las tropas rusas de territorios ocupados en Ucrania para decir que Volodomir Zelenski ha ganado la guerra de la imagen a Vladimir Putin: es imposible evitar el rechazo a la actuación brutal del Kremlin. Pero ganar esa batalla, la de la opinión pública, es muy importante para ganar la guerra: Putin se ha convertido, a ojos del mundo, en un genocida, independientemente de cuál sea el estado de opinión interno en esa Rusia donde la libertad de expresión no es que brille con luz propia, precisamente.
Me interesa, sin embargo, destacar que, frente a la cerrazón informativa de Putin, frente al encarcelamiento de periodistas y el cierre de medios críticos, el líder ucraniano hace todo lo contrario: visita telemáticamente todos los foros que puede, difundiendo su verdad, que es la verdad de las víctimas frente a los verdugos. Este martes, Volodomir Zelenski 'visitará', a través de la pantalla que tan bien utiliza, el Congreso de los Diputados. Allí lanzará el mensaje que le conocemos: ayudadme a ganar esta guerra, porque es también vuestra guerra.
Ya sé que en el Parlamente español hay diversas opiniones respecto a Rusia. Pero no creo que haya muchas discrepancias sobre las atrocidades de Putin. Y, si quedasen dudas, que repasen las fotografías que hemos visto este fin de semana en las calles atestadas de cadáveres de Bucha. Que no, no son un montaje, como han sugerido algunos 'enterados' de esos que todo lo analizan con la lupa distorsionadora de lo conspiranoico. No: Zelenski llega a la Carrera de San Jerónimo contando una realidad que, en el caso de Ucrania, se ha vuelto dramática y heroica. Un respeto para Ucrania. Un respeto, lleno de admiración, para Zelenski. Ojalá pronto pueda visitarnos, como jefe de un Estado libre y entero, de manera no telemática: yo sería el primer en acudir a vitorearle con la bandera bicolor, azul y amarilla, que se ha convertido en la más popular del mundo. Y no es una mera cuestión de imagen, claro.