scorecardresearch

A la venta casi 50 pisos sin uso residencial de un apartahotel

M. Rodríguez
-

La mayoría son propiedad del Sareb, pero también hay varios de particulares. Las ofertas llevan varios días en portales inmobiliarios y se venden por debajo del precio medio de la zona

100822JT_0003.JPG - Foto: Jonathan Tajes

Pisos de uno, dos y tres dormitorios, en una de las zonas de expansión de la capital, por debajo del precio medio de venta. Ese es el reclamo de las ofertas de venta de casi medio centenar de viviendas que forman parte del complejo conocido como apartahotel Doña Leonor, en la Ciudad de la Comunicación, junto a la nueva sede de la Seguridad Social, en la calle Boston.

La mayoría de estas viviendas son propiedad de la Sareb, según ha podido confirmar este periódico vía catastro, y unos treinta son de particulares. De hecho, la entidad apuntó a El Día de Valladolid que revisará una situación porque según su documentación sí que tiene esta calificación. Pero desde la Concejalía de Planeamiento y Vivienda aseguran no haber recibido ningún proyecto para ese cambio de uso. «Es algo que es factible por el PGOU 2020, pero que exige el cambio a través de una licencia de obras; dado que será necesario comprobar que cumplen con las condiciones del uso básico específico de vivienda, entre otras cosas, así como el Código Técnico de la Edificación, etc...», apunta Saravia. Y por eso, desde este área se entiende «que a día de hoy se están vendiendo apartamentos con uso de apartahotel, es decir, con uso básico de hospedaje».

Los precios de venta fijados por Solvia, que gestiona la operación, oscilan entre los 83.000 euros de un apartamento en la segunda planta, con una superficie de 45 metros cuadrados y con una habitación, y los 179.000 euros de un piso de 126 metros cuadrados, con tres habitaciones y dos baños en la octava planta. Además, en la oferta se señala que el inmueble cuenta con piscina. Muchos de estos apartamentos han estado alquilados durante estos años, por un precio medio de 500 euros al mes, pero se apunta que todos están bien conservados. En los portales inmobiliarios también hay algunas ofertas de particulares, que venden pisos de tres habitaciones y dos baños, y con garaje incluido, por  200.000 euros.

Problemas. Esta venta masiva de viviendas en este edificio está condicionada por la calificación que tiene en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). En el documento el edificio mantiene su catalogación como apartahotel y su uso básico sigue siendo el de hospedaje, como confirman desde la Concejalía de Planeamiento del Ayuntamiento de Valladolid.

100822JT_0002.JPG100822JT_0002.JPG - Foto: Jonathan TajesDe hecho, Izquierda Unidad ya denunció en 2015 los problemas de tramitación de este inmueble tras las quejas de varios compradores. Aunque el origen del proyecto se remonta a casi una década antes, ya que los expedientes de licencias de obras y primera ocupación están fechados en 2006, 2008 y 2010 y están a nombre del apartahotel de cuatro estrellas Doña Leonor. Un edificio que se proyectó con diez alturas sobre rasante y tres sótanos, con 143 apartamentos de lujo. En el acto de colocación de la primera piedra, en noviembre de 2007, se detalló a la prensa que el complejo contaría con recepción, piscina, sala de conferencias, gimnasio y sauna, centro de negocios, cafetería y restaurante. Y ahora también se venden tres de esos locales.

En ese momento, ya se advertía desde los grupos de la oposición al equipo de Gobierno que se podía producir un «fraude» al transmitirse el equipamiento hotelero como vivienda a particulares, lo que es «expresamente incompatible en ese suelo el uso residencial». 

Un problema que trataron de resolver años después algunos de los propietarios iniciales. En varias comunicaciones al Ayuntamiento advertían de que  el apartahotel Doña Leonor figuraba como terciario y solicitaban el cambio de uso a residencial. En sus escritos alegaban que la promotora, la empresa Vía Tertia, les vendió tanto las viviendas como las plazas de garaje en régimen de propiedad horizontal, pero advertían que no habían podido constituir la comunidad de propietarios por esta calificación como terciario.

«Al redactar el nuevo PGOU se presentaron numerosas alegaciones de vecinos en el segundo período de información pública, solicitando el cambio de uso, que, después de las consultas pertinentes, se aceptaron. Por esta razón en el PGOU 2020 figura como edificación singular, residencial mixto», explica Manuel Saravia. En la revisión del planeamiento se  aceptó esta alegación y se dispuso el uso 'residencial mixto' (RM), que permite como usos predominantes: vivienda (protegida VP o libre); residencia colectiva o comunitaria y hospedaje. «Con este nuevo uso se podría dar licencia a toda la edificabilidad construida adaptándola al uso básico de vivienda o una mezcla de usos entre vivienda y hospedaje en caso de que fuera necesario», subraya.