scorecardresearch

La fase informativa de restricciones en la ZBE se retrasa

M.Rodríguez
-

El Ayuntamiento resolverá este mes las alegaciones del plan de calidad del aire, donde se fijan los límites del nuevo área con restricciones de movilidad. La Concejalía de Medio Ambiente ya trabaja en los pliegos para la compra de las cámaras

La fase informativa de restricciones en la ZBE se retrasa

La tramitación de la normativa que auspicia la creación de la zona de bajas emisiones (ZBE) de Valladolid y la resolución de las subvenciones de los fondos europeos retrasa la puesta en marcha de su fase informativa, prevista para los inicios de 2022. Esta era la fecha elegida para pedir a los ciudadanos que ya no entraran con automóviles sin etiqueta ambiental en los límites de la bautizada como almendra central. Este futuro espacio limpio de humos está limitado por el paseo de Isabel la Católica, San Quirce, la Avenida de Santa Teresa, la calle Ramón y Cajal, Colón, Labradores, Miguel Íscar y Doctrinos. Un área que suma unos 18 kilómetros de calles transitables por tráfico rodado, según se fija en el plan de calidad del aire, que está pendiente de aprobación definitiva. 

 Ese paso es necesario porque desarrolla y establece la ZBE, conforme a las indicaciones de la Ley de Cambio Climático. Este plan se presentó en junio del año pasado y tras su aprobación inicial se presentaron diversas alegaciones. Entre ellas, las de la Federación de Vecinos Antonio Machado, Ecologistas en Acción y la Asociación Ciclista La Curva, que proponen una ZBE «más ambiciosa y amplia». Medio Ambiente deberá resolver también la petición del establecimiento de tres fases para limitaciones que puedan llegar a la Ronda Exterior, entre otras medidas que permitan una reducción «drástica» del tráfico. «Se presentaron diversas alegaciones, que se responderán este mes», adelanta María Sánchez, edil de Medio Ambiente.

A la vez, el Ayuntamiento está pendiente de la resolución de las subvenciones de los fondos europeos para la implantación de las zonas de bajas emisiones, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. La primera es específica para la implantación de la ZBE y actuaciones para el fomento de modos activos de movilidad, mejora de calidad del aire y reducción del ruido en Valladolid. «Estamos esperando que el Ministerio resuelva las convocatorias que se han solicitado de los fondos de resiliencia. Todavía no se sabe si habrá financiación o no, pero el Ayuntamiento tiene presupuesto para afrontarlo y no habría problemas».

Fases

Una vez superados estos dos trámites, el Ayuntamiento afrontará la fase de señalización. «Una vez que esté aprobado el plan de calidad y resueltas las alegaciones será el momento de comenzar a informar sobre la zona e intentar que salga cuanto antes a exposición pública de la ordenanza que la regule. Todo para que entre en vigor en el último semestre de de 2023», recalca Sánchez.

Y en este aspecto, los técnicos de la Concajalía ya están trabajando en los pliegos para la licitacion de las cámaras de vigilancia que se instalarán en 14 accesos a la almendra.

También se está con los trabajos previos para la redacción de una ordenanza para regular la zona, exenciones, mecanismos de entrada, sanciones y regulación de casos concretos como carga y descarga. En esta normativa se detallará quién tendrá entrada libre. 

En principio está asegurada para los residentes, Policía, Bomberos, Protección Civil, Auvasa, limpieza y recogida de residuos, otros autobuses, los vehículos de urgencias vía pública (agua, luz, internet.), los servicios funerarios, vehículos de Sacyl, grúas de rescate de vehículos. 

Se calcula que puede afectar a unos 27.500 de los 136.924 vehículos censados en la capital y que permitiría reducir los gases de efecto invernadero y los contaminantes entre el 30% y el 40%, aproximadamente. «Esto representa el 30% del parque móvil, pero son responsables del 50% de la contaminación».

También se contemplan excepciones para los visitantes empadronados, los clientes de hoteles, urgencias/consulta médica, los talleres y las mudanzas. «Valladolid se prepara para cumplir la legislación, no nos engañemos, quien mire para otro lado llegará tarde y mal. Nos jugamos cuidar y proteger la salud de los vecinos y vecinas de Valladolid. Valladolid tras la aprobación de este plan tendrá dos años por delante para realizar los informes, memorias y ordenanza que requiere un plan de estas características».

Una tercera línea de trabajo es también la de la proyección de obras estructurales para conseguir espacios 'amables', recorridos paseables y campañas de fomento del comercio de proximidad. Todo para que en el 1 de enero de 2025 quede definitivamente prohibida la entrada a los vehículos sin etiqueta, ni los de etiqueta B, y el 1 de enero de 2030 solo podrán acceder los eco y cero.

Control de accesos. La opcion elegida para vigilar la entrada a la zona de bajas emisiones (ZBE) es un sistema de control de cámaras, con detección en tiempo real de las matrículas y envío a los centros de control. La videovigilancia se instalará en los 14 puntos de entrada a la almendra central. En cada acceso se pintará la calzada para indicar la zona de restricción.

1. Isabel la Católica con Plaza de Poniente 

2. San Quirce con San Agustín 

3. San Quirce con San Diego 

4.Plaza San Pablo 

5. Gondomar con Torrecilla 

6.Chancillería con Ramón y Cajal 

7.Ramón y Cajal con Prado 

8.Colón con Facultad de Medicina 

9. Palacio Santa Cruz 

10.Alonso Pesquera con Santuario 

11.Acibelas con Cadena 

12.Plaza España con Duque de la Victoria 

13.Plaza Zorrilla   

14.Isabel la Católica con Veinte de Febrero

 

Los pliegos para la compra de las 14 cámaras de control de accesos ya están listos

El control de accesos a la ZBE se realizará mediante un sistema de control de cámaras, con detección en tiempo real de las matrículas y envío a los centros de control. Y la Concejalía ya tiene listos los pliegos para licitar su compra. Esta videovigilancia se instalará en los 14 puntos de entrada a la almendra central. Además, en cada vía de entrada se pintará la calzada de unos 3 metros de largo y todo su  ancho, para indicar la zona de restricción. Esta marca en el suelo irá acompañada de la correspondiente señalización vertical aprobada por la DGT. También está previsto el despliegue de la señalización vertical en los casos en los que una vía desemboque en un acceso a la zona, por ejemplo el puente de Poniente, la calle de Chancillería, y Alonso Pesquera. Además, el sistemas de control se completará con una web para la tramitación de las correspondientes exenciones, ya que tendrán entrada libre los residentes, Policía, Bomberos, Protección Civil, Auvasa, limpieza y recogida de residuos , otros autobuses, urgencias vía pública (agua, luz, internet...), servicios funerarios, vehículos Sacyl, grúas de rescate de vehículos, visitantes empadronados, hoteles, urgencias/consulta médica, talleres, mudanzas... Esta web gestionará todos los permisos, tanto permanentes como los temporales. También será la encargada de formular las correspondientes denuncias a los vehículos no autorizados.