Las penas de 9 detenidos por traficar suman más de 87 años

Ical
-

El fiscal pide para cabecilla de la banda, a la que se incautó treinta kilos de marihuana y diez kilos de 'speed' en 2017, diez años y seis meses de prisión

Los nueve detenidos en la operación ‘Incocable’, desarrollada por la Guardia Civil de Valladolid y Vizcaya en diciembre de 2017, se enfrentan a penas que en global superan los 87 años de cárcel. Los agentes se incautaron 30 kilos de marihuana cultivaba en fincas de Villanueva de Duero y de Esguevillas de Esgueva, así como en Castroverde de Campos (Zamora), además de diez kilos de ‘speed’, 813 gramos de hachís y 49,5 gramos de cocaína, entre otras sustancias estupefacientes.

Los acusados se sentarán a partir del próximo miércoles, 20 de noviembre, en el banquillo de la Audiencia Provincial de Valladolid para responder de un delito contra la salud pública y de otro de pertenencia a grupo criminal, aunque uno de los acusados, J.J.C.T, también deberá responder de un delito de depósito de municiones, dado que en el registro de su domicilio los agentes encontraron una ballesta, flechas, gas lacrimógeno y numerosas municiones. No obstante, la pena más elevada que solicita el fiscal es para J.A.C., para el que reclama un total de 10 años y seis meses de cárcel, además de una multa de 750.000 euros

Además, el fiscal pide el sobreseimiento provisional para uno de los acusados, JL.A.F. así como un orden de busca y captura, dado que en el momento en el que se produjeron las detenciones se encontraba en Bolivia.

En Valladolid, la red suministraba la droga a una serie de camellos que eran los encargados de venderla en dosis en los lugares de ocio en Valladolid y pueblos del alfoz. La investigación, según explicó en su día la Guardia Civil, se puso en marcha en el mes de agosto al detectar en diferentes establecimientos un incremento de consumo y tenencia de ‘speed’.

La red estaba especializada en el cultivo y la distribución de marihuana, mientras que el ‘speed’ lo conseguían a través de otra rama del grupo, con base en el País Vasco.

La operación culminó cuando el 16 de diciembre de 2016 los agentes interceptaron a T.M.B.A., de 50 años de edad, en la estación de autobuses de Valladolid, cuando llevaba una mochila que contenía nueve kilos de ‘speed’, procedente de Bilbao. Posteriormente se realizaron once registros en domicilios y establecimientos públicos de Valladolid y Vizcaya: tres en domicilios de Valladolid, cinco en parcelas de cultivo (tres en Valladolid y dos en Zamora), dos en ‘growshops’ y tres registros en Vizcaya, en las localidades de Ciérvana, Muskiz y Santurce.