scorecardresearch

Sánchez pide a las fuerzas progresistas que voten por cambio

SPC
-

El secretario general del PSOE cree que Tudanca será presidente de la Junta por su «fuerza» y carga contra la «continuidad» de 35 años de gobiernos de la derecha

Pedro Sánchez (2i) y Luis Tudanca (2d) saludan durante el acto político del PSOE celebrado en Zamora. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió ayer a todos los progresistas que vayan a votar el próximo 13 de febrero en Castilla y León, pero advirtió de que habrá muchas papeletas, pero señaló que solo una garantiza el «cambio» y la «esperanza» que representa el candidato socialista a la Junta, Luis Tudanca.

Sánchez cerró en el Teatro Ramos Carrión de Zamora el acto principal de este sábado del PSOE en estas elecciones junto al candidato socialista a la Junta, Luis Tudanca. Unas 500 personas asistieron a este encuentro político, que contó con autoridades como el presidente del Senado, Ander Gil, entre otros.

«Pido que el 13 de febrero nadie se quede en casa», afirmó Pedro Sánchez, quien insistió en que «nadie se quede en casa» y todos acudan a la cita con las urnas para llenarlas con el «grito de cambio y esperanza» que recalcó, ya ganó en 2019 y que hoy necesita de más votos para hacerlo «imparable» y que Luis Tudanca sea el próximo presidente y se convierta en un «aliado» en la Comunidad.

En ese sentido, pidió llenar las urnas de «cambio y esperanza». «Eso merece esta tierra». Además, aseguró que con la «fuerza» que demuestra Tudanca va a ser el próximo presidente de la Junta, frente a la «resignación» de 35 años de gobiernos de la derecha. «Esta tierra se merece algo mucho mejor», dijo en un momento de «encrucijada y definitorio».

Pedro Sánchez presumió, en declaraciones recogidas por Ical, del compromiso «rotundo» del Gobierno con Castilla y León y criticó que el PP no quiera hablar de la despoblación, del reto demográfico, de la sanidad, el empleo, la ocupación de los jóvenes, las residencias y la dependencia. Como ejemplo de su compromiso por Castilla yLeón, el presidente del Gobierno se refirió a su apuesta por la lucha contra la despoblación, a la que aseguró que el Ejecutivo socialista ha destinado 10 millones de euros, así como a los proyectos de descentralización. «Hablamos de repartir crecimiento y oportunidades y eso vale para las personas y para los territorios», aseveró.