scorecardresearch

La Comisión de Ética archiva la denuncia a Mañueco y Gallardo

SPC
-

El organismo considera que cumplieron con la Ley de Altos Cargos ante las denuncias de Igea por el viaje a la final de la Champions y a una corrida de toros

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (i), y el presidente, Alfonso Fernández Mañueco, en las Cortes. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente, Juan García-Gallardo, no incumplieron ni vulneraron el Código Ético al asistir, en el caso del primero, a la final de la Champions League en París (Francia), ni a una corrida de toros en Roa de Duero (Burgos), en el segundo. Así lo ha decidido por unanimidad la Comisión de Ética Pública, que considera que Fernández Mañueco y García-Gallardo no se saltaron el Código Ético de altos cargos del Ejecutivo en sendos viajes.

Una decisión que este órgano colegiado, que tiene entre sus funciones efectuar el seguimiento del cumplimiento del Código Ético por los altos cargos de la Junta de Castilla y León, tomó en un reunión celebrada ayer en la que acordó desestimar y archivar las denuncias formuladas por el procurador de Ciudadanos y exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea, según informa en nota de prensa el Ejecutivo. 

Y es que, el pasado mes de junio, Francisco Igea pidió al Ejecutivo regional la documentación y facturas del viaje a París (Francia) del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para presenciar la final de la Champions el 28 de mayo de 2022 en el estadio de Saint-Denis con objeto de comprobar que no había incumplido el Código Ético de Altos Cargos de la Administración autonómica.

El parlamentario de Cs consideró entonces «legítimo» que el presidente acudiera a presenciar la final de la máxima competición europea de fútbol, pero también recordó que esa norma impide que los altos cargos reciban regalos y sean invitados.

En aquellas fechas, también desde el PSOE exigieron al presidente que demostrase que se pagó el viaje a París y la entrada al partido de la final de la Champions League, y que no fue una invitación del empresario «amiguete» y exdirigente del PP, Julián Ramos, dueño de Biorama Guijuelo, empresa adjudicataria de los test de antígenos contratados «a dedo» a principios de año. No obstante, y a diferencia del procurador de Ciudadanos, los socialistas no elevaron ninguna denuncia.

Por otra parte, Francisco Igea también presentó una consulta a la Comisión de Ética Pública para que analizara si García-Gallardo (Vox) cumplió con el Código de Altos Cargos en sus asistencia a una corrida de toros en la localidad burgalesa de Roa el pasado 17 de agosto, de la que, según el único procurador de Ciudadanos, «nada se menciona en la agenda de altos cargos», según informa la Agencia Ical.

Desde  la Consejería de la Presidencia recordaron ayer que, en aras a garantizar su compromiso con la transparencia, desde esta legislatura se pueden consultar en su web las actas de la citada Comisión.