scorecardresearch

Herido de gravedad al ser arrollado por un cabestro en Medina

D.V.
-

El percance se ha producido en el tramo vallado de la Calle de Carreras, donde el hombre arrollado, de unos 50 años, estaba pendiente de uno de los astados parados en la calle y no se percató de la embestida de uno de los bueyes

Un hombre de unos cincuenta años de edad ha resultado herido de gravedad este domingo al ser atropellado por un cabestro durante la celebración del segundo encierro campero de las fiestas de San Antolín en Medina del Campo, han informado fuentes municipales y recoge Efe.

El percance se ha producido en el tramo vallado de la Calle de Carreras, donde el hombre arrollado estaba pendiente de uno de los astados parados en la calle y no se percató, pese a la advertencia de los espectadores, de la embestida de uno de los bueyes que por detrás acudían a recoger al toro rezagado.

El cabestro arrolló al hombre por detrás, le propinó un fuerte golpe en la cabeza y posteriormente lo pisoteó. La cercana presencia del toro rezagado impidió una atención más rápida del herido, quien durante unos segundos permaneció tendido en el suelo, sin conocimiento y a merced de los dos animales.

Con anterioridad, en el tramo campero y a la entrada al embudo dentro del casco urbano, resultaron corneados dos personas, una de ellas junto a una talanquera en la que fue sorprendida y debajo de la cual fue arrastrada para liberarla de las astas.

El traslado de estos tres heridos hasta el Hospital Comarcal de Medina del Campo, en otras tantas ambulancias, obligó a la organización a detener el encierro en uno de los descansaderos habilitados en el recorrido urbano mediante cierres transversales con vallas metálicas.

La carencia de ambulancias obligó a detener la carrera, en previsión de nuevos percances, hasta que los vehículos sanitarios regresaron de nuevo y, pasadas las once de la mañana, pudo reanudarse.

En la plaza de toros entraron nueve bueyes -seis de compañía y tres soltados desde el coso para recoger a los astados rezagados- y cinco de los seis novillos que salieron de los corrales, ya que uno de ellos tuvo que ser aturdido en la zona de campo para evitar riesgos.