scorecardresearch

El Pucela regresa a puestos de ascenso directo

M.B
-

La victoria ante el Lugo y los empates de Eibar y Almería devuelven a los blanquivioleta a la segunda plaza, a tres puntos del liderato

Sergio León celebra su gol ante el Lugo. - Foto: realvalladolid.es

El Real Valladolid regresó a puestos de ascenso directo tras una jornada idílica para sus intereses, con una nueva victoria, en forma de goleada, ante el Lugo; y los empates de Eibar y Almería. El cuadro de Pacheta no desaprovechó el tropiezo del cuadro de Rubi, que no pudo pasar este domingo del empate (1-1) en su visita al campo del Huesca, y arrebató al conjunto andaluz la segunda posición, la última que concede el ascenso directo, tras su 4-1 ante el Lugo.

Su contundente triunfo pone de nuevo al rojo vivo la pelea que el equipo blanquivioleta mantiene por el ascenso con el Almería y un Eibar, líder de la clasificación que siente ya el aliento de los pucelanos, a los que aventaja en tan solo tres puntos, tras ser incapaz de pasar este domingo de la igualada (1-1) en casa ante el Mirandés.

Con nueve jugadores finalizó el Almería el encuentro que le enfrentó este domingo con el Huesca en El Alcoraz, en un choque en el que a los andaluces sólo les valía la victoria. Pero las expulsiones del guineano Sergio Akieme, a los 65 minutos de juego, y de Juan Villar, ya en el tiempo de prolongación, le impidieron pasar del empate (1-1) en un choque en el que los indálicos ya marchaban a los once minutos por detrás en el marcador. Un panorama que pareció cambiar con el gol del empate (1-1) del argentino Lucas Robertone, pero la expulsión de Akieme a los veinte minutos de la segunda mitad, acabó con las esperanzas de victoria de un Almería, que con la tarjeta roja de Juan Villar acabó conformándose con la igualada, recoge Efe. Resultado que relegó a los andaluces a la tercera posición en beneficio de un Real Valladolid que sumó su segunda victoria seguida.

Pero si el Real Valladolid llega lanzado al tramo final de la temporada, en combustión afronta el Girona los últimos ocho partidos del campeonato, tras encadenar el viernes ante el Málaga (1-0) su quinta victoria consecutiva en las últimas cinco jornadas. Un triunfo en el que volvió a jugar un papel fundamental el atacante argentino Nahuel Bustos, que sumó su quinta diana en las cuatro últimos encuentros, tras firmar a falta de ocho minutos para la conclusión el gol del triunfo (1-0) del equipo catalán con un remate desde el área pequeña. Victoria que permitió al Girona, cuarto clasificado, seguir soñando con la posibilidad de alcanzar las plazas de ascenso directo, de las que ya sólo separan seis puntos a los de Míchel Sánchez. Eso si la acción de Samu Sáiz, que llamó "payaso" y lanzó la camiseta a su entrenador, que tuvo que ver el partido desde la grada por sanción, tras ser sustituido a los 36 minutos del primer tiempo.

Más tranquilo se muestra el Eibar que seguirá una jornada más al frente de la clasificación, pese a no poder pasar este domingo del empate (1-1) en casa ante un Mirandés que se mostró sin complejos en su visita a Ipurúa. De hecho, el conjunto burgalés pudo adelantarse a los 34 minutos de juego en el marcador en un remate de Rodrigo Riquelme que acabó en la portería local, pero el colegiado invalidó la acción a instancias del VAR por un fuera de juego previo de Iñigo Vicente. El tanto que sí subió al marcador fue el de Juan Diego Molina, Stoichkov, que estableció a los 49 minutos el 1-0 en el marcador al transformar un penalti cometido sobre José Corpas. Pero ni así se rindió el Mirandés que encontró premio a sus desparpajo a los 79 minutos con el gol de Alejandro Marqués que estableció el definitivo 1-1, que deja al conjunto "armero" al frente de la clasificación, pero inquieto ante la escalada del Valladolid.