El plan de infraestructuras agrarias actuará en 30.000 ht.

SPC
-

El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, avanza que más de 5.000 de ellas se transformarán, y las otras 25.000 se modernizarán

El plan de infraestructuras agrarias actuará en 30.000 ht. - Foto: Ana M. DÁ­ez

El ‘Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés Genera’ pondrá en marcha la modernización de las 30.000 hectáreas comprometidas de regadío en Castilla y León, de las que 5.600 serán transformadas y otras 25.000, modernizadas. Además, el plan de la Consejería de Agricultura también cuantificará las tareas y fijará un ciclo completo integral de la competitividad del recurso agua, tal y como anunció ayer el consejero, Jesús Julio Carnero, en Sahagún (León). Con esta tarea, el titular del ramo puso de relieve la «apuesta decidida desde un punto de vista integral por el regadío y su ciclo como pilar estratégico en el desarrollo rural», ya que «supone actualizar e impulsar la programación en el ámbito de las modernizaciones y transformaciones del regadío», así como «una herramienta de sostenibilidad del recurso agua», informaIcal.
Entre los objetivos de este programa, Carnero destacó como «fundamental y esencial» la creación de «más valor añadido y competitividad dentro de la agricultura», así como mejorar el nivel de vida de los agricultores; atraer jóvenes; el acceso de la mujer; tecnificar y digitalizar explotaciones; mitigar los efectos del cambio climático; diversificar las producciones; o potenciar el desarrollo de la industria agroalimentaria, entre otras.
Una serie de medidas que, para Jesús Julio Carnero, «responde al cumplimiento de los distintos compromisos de esta legislatura con todo lo relacionado con el agua y los regadíos», para lo que recordó que se comprometieron a «ser reivindicativos con el Gobierno en la creación de almacenamiento agua para su uso en tiempos de escasez, así como con infraestructuras agrarias comprometidas en el mapa».
El consejero de Agricultura destacó entre las novedades de este Programa presentado ayer en Sahagún que «abarca la planificación más allá de la ejecución y contempla todo un marco de actuación desde un punto de vista integral y estratégico dentro de la nueva cultura del agua que pone en entredicho muchas de las actuaciones que se llevan a cabo».
Siete pilares

Un programa que se sustenta en siete pilares que conforman un ciclo y que parte de la disponibilidad y regulación agua, para lo que se ha suscrito en primer lugar con Ferduero la realización de un estudio para analizar la posibilidad de los aumentos de los recursos hídricos de Castilla y León. En segundo lugar, un ámbito «necesario impuesto por la Ley agraria» es acometer las concentraciones parcelarias. En cuanto a la transformación del secano y regadío se actuará en siete zonas de modernización en las que se acometerá la transformación de 5.644 hectáreas. 
La propia modernización del regadío supondrá u cambio en la forma de actuar y llevar a cabo en los regadíos. Carnero también señaló la tecnificación y digitalización de las explotaciones. Finalmente, el programa también incluye las mejoras del desarrollo rural, ambiental y social, para que «la gente sepa lo que se está haciendo para cuidar el medio ambiente».
Regulación hidrográfica

Por otra parte, el consejero pidió a la CHD que contemple actuaciones que permitan aumentar la capacidad de regulación de la cuenca en el análisis que está haciendo del tercer ciclo de la planificación hidrológica de demarcación, porque «es fundamental».