scorecardresearch

Una veintena de 'museos' para "redescubrir" la Semana Santa

D.V.
-

A falta de procesiones, la Semana de Pasión de Valladolid se ha reinventado. Los pasos en las iglesias se convierten en exposiciones del mejor arte sacro mundial

Una veintena de 'museos' permite estos días "redescubrir" la Semana Santa a los vallisoletanos y a todos aquellos que puedan visitar la ciudad y que no estén condicionados por las restricciones sanitarias.

A falta de procesiones, la Semana de Pasión de Valladolid se ha reinventado. Pasos en las iglesias, que se convierten en exposiciones del mejor arte sacro mundial, muestras dedicadas a los grandes maestros de la imaginería y a las Cofradías de Valladolid y gente, sobre todo gente.

Solo hay que asomarse a uno de los numerosos templos que hay en la ciudad para comprobar que el fervor religioso está más vivo que nunca. Y con las mismas señas de identidad de siempre: recogimiento, sobriedad, solemnidad y respeto.

Las iglesias vallisoletanas se convierten estos días en museos de arte sacro.Las iglesias vallisoletanas se convierten estos días en museos de arte sacro. - Foto: Europa Press

El buen tiempo acompaña y los vallisoletanos están respondiendo a las jornadas de puertas abiertas planteadas por las Cofradías de Valladolid, que han puesto todos sus 'poderes' a la vista de los ciudadanos.

El olor a incienso se mezcla con ese silencio característico de las procesiones. Un silencio que se escucha, que pone voz a ese sentimiento cofrade que estos días invade la ciudad. Del drama meteorológico de hace unos años, en forma de tormentas, se ha pasado a la resignación pandémica, reconoce el presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa, Isaías Martínez, que asegura que este año había ilusión por "procesionar", si bien, finalmente, ha sido "imposible". Aun así, ha animado a todos, "vallisoletanos y castellanoleoneses", a visitar las iglesias que exponen la esencia y el espíritu de la Semana de Pasión pucelana.

"Es verdad que el año pasado estábamos encerrados y no hubo opción a la ilusión. Este año podemos salir a la calle y teníamos la ilusión de procesionar, pero ha sido imposible. Lo único que nos va a permitir quitarnos un poco el mono que tenemos de Semana Santa es hacer estas visitas y participar en los actos religiosos que, también, de vez en cuando, viene bien a ese espíritu religioso que no tenemos que perder", apela en declaraciones a Europa Press.

El representante de la Junta de Cofradías recuerda que Valladolid se convierte en un museo donde, prácticamente, la veintena de hermandades exponen sus pasos en las iglesias, un reclamo que sigue siendo "atractivo" para los ciudadanos.

"Hay cofradías que han motado sus exposiciones, otras que muestran todo su repertorio de pasos a través de circuitos seguros con aforo limitado...", señala para recordar, además, que estos días hay dos exposiciones, como la del Palacio Real, "de gran atractivo sobre todo para los más pequeños y que ya han visitado más de 4.000 personas", o la que acoge la Sala Municipal de Exposiciones de Las Francesas-Fundación Municipal de Cultura 'Vita Christi'.

Por ello, recomienda "tiempo y calma" para visitar cada uno de esos templos que exhiben las joyas de grandes maestros de la imaginería como Gregorio Fernández, Juan de Juni o Pedro de Ávila. "Hay una amplitud de horarios que permiten, con tiempo, visitar todas estas iglesias", resume.

Si bien las iglesias están abiertas a todos los ciudadanos, el Ayuntamiento organiza estos días distintas visitas guiadas para grupos reducidos de cinco personas, cumpliendo así con la normativa sanitaria, con el objetivo de que los vallisoletanos redescubran su Semana Santa y los templos de la ciudad con detallada información de la docena de guías dispuestos por el Consistorio para esta ocasión.

Jorge Febrero es uno de ellos. Su voz acompaña a aquellos que han reservado sitio en los programas 'Ruta de las Iglesias' y 'Paso a Paso'. El primero recupera la tradición de visitar las iglesias en los días de la Semana Santa con un recorrido que incluye alguno de los templos "más hermosos" del casco histórico de la ciudad en un momento "tan íntimo y especial" para sus cofrades como es la Pasión.

Así la visita para en la Iglesia de Santiago Apóstol, donde se puede ver su magnífico retablo de Alonso Berrugete; en la Iglesia de San Benito, la más importante de la orden benedictina en su tiempo, conocida por las impactantes dimensiones de su pórtico-fachada; en la Iglesia de San Miguel y San Julián, que atesora una valiosa colección de obras de Gregorio Fernández, Pedro de Sierra o Gil de Mena y en la Iglesia de San Pablo, templo cargado de historia donde fueron bautizados Felipe II o Ana Mauricia de Austria, reina consorte de Francia.

'Paso a paso' invita a conocer "desde dentro" la Semana de Pasión con un recorrido por las iglesias penitenciales del centro de la ciudad para descubre los "maravillosos" pasos que albergan en su interior, creados por los grandes escultores de la Escuela Castellana -Gregorio Fernández, Juan de Juni, Andrés Solanes o Francisco Rincón, entre otros.-

Valladolid cuenta con cinco cofradías penitenciales históricas, fundadas en torno al siglo XV, pero aún en activo como son la cofradía de la Vera-Cruz, con sede en la iglesia del mismo nombre; la hermandad de la Sagrada Pasión de Cristo, afincada en el Monasterio de San Quirce y Santa Julita; la de Las Angustias, en el templo homónimo; Nuestra Señora de la Piedad, con sede en la Iglesia de San Martín y San Benito el Viejo; y la de Jesús Nazareno.

"Hemos tenido que duplicar, e incluso triplicar los grupos ante la gran acogida que han tenido estos dos programas", explica Jorge Febrero que insiste en señalar que la mayoría de las personas que reservan plaza son "vallisoletanos" pero con un perfil muy "heterogéneo". "Gente joven, familias completas, universitarios", han colapsado las plazas estos días.

Cada visita sirve, añade el guía, para que los ciudadanos "redescubran" la Semana Santa y los templos de Valladolid. "La mayor parte de ellos conocen los pasos o las iglesias, por lo que nos detenemos más en la intrahistoria que hay detrás de ellos", concluye.