El túnel del arte urbano

M.Rodríguez
-

El túnel de Labrabores visto como una galería de arte urbano en los 10 lugares de Virginia Díez

El túnel del arte urbano - Foto: Jonathan Tajes

Virgina Díez diseña y coordina iniciativas culturales y educativas relacionadas con la cultura digital y el procomún. Ha desarrollado proyectos como #Coctelfeminista (Espacio Joven, Valladolid) o #Akelarreciberfeminsta (Medialab-Prado, Madrid). En la actualidad coordina la comunicación de Wikimedia España y forma parte del colectivo Néxodos y es co-directora del ccVAD Valladolid Creative Commons Film Festival desde 2014, un festival de cine gratuito e independiente que se celebra del 26 al 29 de septiembre en el Patio Herreriano. Mientras recorre sus diez lugares favoritos de la capital con El Día de Valladolid.

 

1.Calle Embajadores. Una de las arterias principales del barrio donde nació  y en el que pasó buena parte de la vida.  Asegura que le gusta mucho pasear por esta vía y hacer recados por el barrio. Además, al pasar por la Escuela Oficial de Idiomas se acuerda de su época en el instituto, cuando tenía tiempo para hacer actividades extraescolares, que además de entretenerle varios días resultaron venirle muy bien cuando creció. Al hablar de esta calle apunta que no puede dejar de mencionar el antiguo cine Embajadores, que no conoció, pero que regentaba su familia paterna y que, de alguna manera, es el responsable de su vínculo con el cine.
2.Plaza del Carmen. Atravesando la calle Embajadores se llega al corazón del barrio: la plaza del Carmen. Este espacio le evoca a la gestora cultural recuerdos de reuniones familiares, vermús en la terraza que ponía cuando salía el sol la bodega de la esquina y salidas al kiosko a por golosinas o a acompañar a su abuela a echar la lotería. También ha sido escenario de asambleas 15mayistas, mercados del trueque y manifestaciones barriales bien variadas y reivindicativas. 
3.Museo Patio Herreriano. La que fue durante varios años, y ahora vuelve a ser, la casa del ccVAD (el festival de cine Creative Commons de Valladolid, que co-dirige junto a Francisco Javier Criado).  Califica a este museo de referente cultural indiscutible en la ciudad que, sirve como escenario privilegiado para mostrar las últimas tendencias audiovisuales, hacer un recorrido por el mejor cine libre, montar cine-forums para ver y comentar un sin fin de documentales de corte social y entrar en debate con organizaciones y habitantes de Valladolid.
4.El Berenjenal, calle Duque de Lerma, 2. Este es el único restaurante vegetariano de la ciudad. A Virginia Díez le gusta porque explica que ofrecen comida sana, ecológica y respetuosa con los animales. «Tiene una carta sorprendente de platos y vinos para chuparse los dedos con ambiente muy acogedor».
5.La Otra Librería Café,  calle de Juan Mambrilla, 19. Tiene claro que este es su lugar favorito para conseguir libros en Valladolid. Lo define como un local precioso que, además, cuenta con una cafetería donde se hacen riquísimas infusiones y tartas caseras, que reitera son perfectas para degustar antes de la presentación de algún libro, seguida por tertulia y cañas. Lo mejor para ella es acompañar el vermú del sábado con los panes árabes que prepara Karima. 
6. El BAH!, carretera Arcas Reales.  En la lista también incluye esta antigua granja agrícola en desuso que se ha reconvertido en huerta agroecológica.  Recuerda que, además, tiene un espacio para cocinar, comer en grupo, hacer charlas, conciertos y talleres. «Un paraíso de tierra fértil donde reprendió a cultivar tomates, coles, calabacines, ajos y berenjenas». 
7.Túnel de Labradores. Esta conexión subterránea para unir el barrio de Las Delicias con el centro, separados por el paso «inquebrantable» de las vías del tren. Lo define como un lugar de tránsito y de encuentro, pero también como una galería de arte urbana donde explica que conviven graffiti, música en la calle y cartelismo combativo.
8.La luz de Las Delicias, calle Cádiz. La gestora cultural destaca que en este espacio se imparten clases de telas áreas, mástil chino, malabares, acrobacias y otras artes corporales y escénicas. El local también está abierto al público en sesiones de cabaret en las que apuntala que pequeños y mayores disfrutan de la magia del circo.
9.La Bienpagá, calle Cádiz. En esta escuela de entrenamiento actoral toma clases a modo de ‘terapia’ una vez a la semana. De hecho, asegura que Anahí Van der Blick y Evangelina Valdespino (AKA las Líbera Teatro) han conseguido que los alumnos formen parte de una gran familia entre bambalinas. Además explica que, de tanto en tanto, la Bienpagá abre sus puertas para mostrar el trabajo que hacen en los distintos grupos o para disfrutar en Valladolid de producciones que difícilmente llegan a los teatros del circuito local convencional.
10.El Penicilino. Este local lo considera como el punto de encuentro por excelencia y dice que es mucho más que un bar, centro de operaciones para muchas iniciativas de la ciudad. Allí se han conceptualizado muchas ediciones del ccVAD. Como curiosidad,  confiesa que allí también se realizó uno de los primeros encuentros wikipedistas del Estado, en el que se puso de manifiesto la necesidad de defender el acceso libre al conocimiento y dio el empujón a la creación de Wikimedia España, la organización sin ánimo de lucro para la que trabaja. Y verbaliza el deseo de que ojalá se pueda seguir bebiendo frascas en el Peni durante mucho tiempo.