scorecardresearch

Valladolid retoma el turismo congresual con más de 20 citas

Óscar Fraile
-

El sistema telemático se mantiene en muchos de los encuentros, pero se compatibilizará con el presencial

Los congresos representan un motor económico para el turismo. - Foto: Alberto Rodrigo

La declaración del estado de alarma el pasado año supuso un duro golpe para el turismo en general y el de congresos en particular. A partir de esa fecha, los que estaban programados para los siguientes meses se empezaron a cancelar, comenzando por los sanitarios. Quedaba por delante una travesía en el desierto durante la que estos eventos estuvieron completamente prohibidos. Los pocos que se empezaron a celebrar, con el paso del tiempo, fueron telemáticos, todo un reto para organizadores y potenciales participantes.

A medida que la situación sanitaria mejoró, los congresos y ferias apostaron por una fórmula mixta, en la que la vía online se compatibilizaba con la presencial. Un claro ejemplo fue la reciente segunda edición de la Feria Internacional de Enoturismo (FINE). Y parece que esta fórmula también se mantendrá en los próximos meses, en los que el sector ya empieza a ver una pequeña luz al final del túnel. Desde la Oficina de Congresos del Ayuntamiento reconocen que la recuperación de la actividad es lenta, pero constante. De hecho, de aquí a final de año ya hay cerrados más de 20 congresos y todo hace indicar que esa cifra mejorará a corto plazo. «Todas las semanas la Oficina de Congresos atiende peticiones de información para la realización de nuevos eventos en 2021 y 2022, y se va a cerrar el año con datos de ocupación positiva», explican desde este organismo.

El consejero de Agricultura de la Junta, Jesús Julio Carnero, anunció la pasada semana uno que demuestra que Valladolid sigue apostando por el vino como una de sus señas de identidad. Duero Wine se celebrará los días 18 y 19 de octubre con tres áreas diferenciadas: una sala de ponencias y mesas redondas, un Ágora Enológica para catas y talleres y una zona denominada Duero Wine Bar, que acogerá exposiciones y zonas de degustación con todas las denominaciones de origen de la Comunidad. El acceso estará reservado a los congresistas acreditados, aunque el público general podrá entrar a la zona de exposición.

El ámbito académico también tendrá importancia en las próximas citas. Por ejemplo, los días 1, 2 y 3 de septiembre tendrá lugar la segunda edición del Congreso Internacional de Orientación Universitaria, que se tendría que haber celebrado el año pasado, pero la pandemia lo impidió. Valladolid será la sede de esta segunda edición, tomando el relevo de Zaragoza. Como su propio nombre indica, este congreso tiene como objetivo orientar a los estudiantes antes, durante y después de haber terminado su formación. De hecho, el lema es 'Buena orientación, buena elección. Tú eliges, tú decides'. Verónica Morcillo, secretaría técnica de la organización, asegura que ya están confirmada la participación de 270 personas, cien de ellas de forma presencial y el resto, telemática. Aunque se trata de una cifra cambiante en función de la evolución de la pandemia.

citas internacionales. Otro de los retos es recuperar los congresos de carácter internacional. Además del de Orientación Universitaria, hay alguno más cerrado. Por ejemplo, la tercera edición del Congreso Internacional de Jóvenes Investigadores sobre la Unión Europea, convocado por el Instituto de Estudios Europeos de la UVa. Está destinado a estudiantes de posgrado,  máster y doctorado, así como a jóvenes doctores  que hayan defendido la tesis en los últimos cinco años y quieran compartir sus conocimientos sobre el proceso de integración europea. Begoña Vidal, codirectora del congreso, asegura que han recibido más de 40 solicitudes de participación, algunas de ellas desde Portugal e Italia. No obstante, solo participarán las investigaciones que cumplan con un estándar de calidad.

Otro tipo de congresos que también se empiezan a recuperar son los sanitarios que, con permiso de las citas deportivas, suelen ser los que más visitantes atraen a la ciudad. Un ejemplo es la XVIII Convención Internacional de Cirujanos Vasculares de Habla Hispana, que está previsto que se celebre del 9 al 12 de octubre también con un formato mixto: presencial y telemático. La sede será el Palacio de Congresos Conde Ansúrez. El catedrático y jefe de Cirugía Vascular del Hospital Clínico, Carlos Vaquero, es el presidente del comité local organizador y reconoce el reto que supone organizar un evento de este tipo en estas circunstancias. «Cirujanos Vasculares de Habla Hispana no puede permitirse el permanecer sin el encuentro de sus socios cada dos años, que casi sin excepciones se ha desarrollado desde su fundación», señala. La última cita, en 2019, se celebró en Guadalajara (México).

A las fechas que tiene marcadas en rojo la Oficina de Congresos hay que añadir los eventos de la Feria de Valladolid. Diez citas entre las que se encuentra el regreso de la Feria de Muestras, del 8 al 12 de septiembre, que el año pasado no se pudo celebrar pese a los esfuerzos de la organización por salvar la cita. Posteriormente llegarán Expobiomasa, De Boda, Shooting Locations Marketplace, Fibar, Intur, Mercartes, Ultralan Gaming Festival, Feria de Invierno del Vehículo de Ocasión y Navival.

Capítulo aparte merece el deporte. La Concejalía ya tiene cerradas más de 40 competiciones a celebrar en Valladolid hasta finales de septiembre, casi la mitad de ellas competiciones regionales o nacionales. Destaca un campeonato de gimnasia rítmica en noviembre y otro de voleibol que atraerán a miles de participantes.

Un sector que tiene un impacto de más de 30 millones en Valladolid

El turismo MICE, es decir, el generado por reuniones, incentivos, conferencias y exposiciones, tiene un impacto de más de 30 millones y aportó el 16 por ciento de los visitantes alojados en los establecimientos hoteleros de la ciudad en 2019, según los datos recogidos en el Plan Estratégico de Turismo 2021-2023 del Ayuntamiento. Hace dos años se celebraron 555 eventos en la ciudad que atrajeron a unos 70.000 visitantes. «La notoriedad turística que genera representa un impacto difícil de cuantificar, pero que, sin ninguna duda, constituye un canal de promoción de gran relevancia», señala el documento, aunque reconoce que «el turismo de MICE ha sido uno de los grandes afectados por la crisis sanitaria provocada por la covid 19».